Cómo cambiar de fondo de pantalla en Windows 10

Cambiar el fondo de pantalla en Windows 10 es muy sencillo. Tan solo tienes que seguir estos pasos:

  1. Paso 1: haz clic con el botón derecho del ratón sobre el fondo de escritorio y selecciona Personalizar.
  2. Paso 2: llegarás automáticamente a la ventana de Fondos, donde puedes ver el fondo actual y, justo debajo, seleccionar nuevos fondos. Elige en el menú desplegable entre Imagen, Color sólido o Presentación.
  3. Paso 3: en función de la opción escogida en el paso anterior las opciones serán distintas. Si eliges Imagen podrás usar algunas propuestas o usar el botón Examinar para encontrar una imagen en tu disco duro. Si seleccionas Color sólido se te mostrará una paleta de colores predeterminados y la opción de crear un color personalizado. Si por el contrario eliges Presentación, podrás seleccionar una carpeta con fotos, establecer cada cuánto tiempo deben cambiarse o si quieres orden normal o aleatorio al mostrarlas.

Además hay algunas opciones adicionales que podrían interesarte relacionadas con la configuración de la pantalla, el contraste y otros ajustes extra.

Se puede llegar al mismo menú desde el menú Inicio del sistema operativo. Si lo haces visible y entras en los ajustes solo tienes que ir al apartado Personalización, que agrupa distintas configuraciones accesibles desde el menú lateral izquierdo. Allí la primera de todas las opciones de la lista es Fondo, en referencia al fondo de pantalla y a sus configuraciones. De la misma manera, si abres el menú Inicio y tecleas fondos el sistema operativo te mostrará el acceso directo hasta la herramienta, solo hay que clicar sobre él.