Cómo quitar programas de inicio de Windows 10 para un arranque más rápido

Si quieres arrancar Windows más rápido es recomendable depurar los programas que se inician de forma automática con la sesión. Puedes hacerlo de la siguiente manera:

  1. Paso 1: abre el Administrador de tareas haciendo clic con el botón derecho sobre la barra de tareas.
  2. Paso 2: abre la pestaña titulada Inicio. Si no puedes ver la pestaña pincha sobre la flecha que aparece junto al título Más detalles de la zona inferior izquierda.
  3. Paso 3: en esa pestaña aparecen todos los programas que se inician por defecto cuando abres tu sesión. Para evitar que un programa se inicie selecciónalo y pincha sobre el botón Deshabilitar. También puedes encontrar esta opción haciendo clic con el botón derecho sobre cada programa.

Si después te arrepientes sigue los mismos pasos para volver a activar los programas. Antes de desactivar el inicio automático de todos los programas ten en cuenta que algunos de ellos son necesarios para un correcto funcionamiento del equipo. Por ejemplo, no deberías desactivar las aplicaciones de seguridad, como antivirus y firewalls. También es recomendable dejar activos los elementos del sistema y de hardware. Y, por supuesto, deberías conservar en el listado los programas relacionados con impresoras, dispositivos periféricos y los servicios básicos de Windows.

También puedes desactivar programas de inicio de una manera muy sencilla que ha implementado Windows 10:

  1. Paso 1: pincha el icono de Windows de la esquina inferior izquierda.
  2. Paso 3: selecciona la rueda dentada de la columna izquierda para abrir la configuración del equipo y selecciona Aplicaciones.
  3. Paso 4: pincha en Cuentas de usuario.
  4. Paso 5: selecciona Inicio en el menú de la izquierda.
  5. Paso 6: desde aquí podrás desactivar los programas que se inician con Windows moviendo las palancas, aunque necesitarás la contraseña de un administrador del equipo.