ZFS, el sistema de archivos que no llegó a OS X por culpa de Steve Jobs

Cuartel general de Apple
En 2007 Apple y Sun Microsystems llegaron a un acuerdo para portar ZFS de Solaris a OS X. Los usuarios aclamaron la decisión, pero nunca se llegó a materializar por culpa del ego de Steve Jobs

Existen muchos sistemas de archivos distintos que pueden acabar dando formato a un disco duro en blanco. En el caso de Windows hablamos de FAT en las versiones anteriores a Windows 2000 y de NTFS de ahí en adelante. En el de Linux tenemos la familia de sistemas de ficheros extX —con ext4 como la iteración más reciente— o Reiser FS, aunque desde hace unos años es común también encontrar el sistema de archivos ZFS dentro de los disponibles para el sistema operativo del pingüino. Este surge en primer lugar como una exclusiva para Solaris, la solución para servidores de Sun Microsystems. Sin embargo, cuando se convirtió en software open source muchos decidieron adoptarlo.

¿Qué es el sistema de ficheros ZFS?

En 2005 Sun Microsystems anunció la llegada del sistema de archivos ZFS. Entre sus características encontramos protección contra la corrupción de datos, soporte para capacidades de almacenamiento altas, compresión eficiente de datos, integración de los conceptos de sistema de archivos y gestión de volúmenes, clonado por snapshots, comprobación continua de la integridad y reparación automática, RAID-Z y NFSv4 ACLs nativo. El nombre se registró como una marca comercial de Oracle y en sus inicios era un sistema de archivos propietario de código cerrado desarrollado de forma interna por Sun como parte del sistema operativo Solaris. Más adelante el código de Solaris se abrió, incluyendo el sistema ZFS.

Lo que nos interesa de todo este asunto es que en 2007 Apple intentó portar ZFS a OS X, un proyecto que tuvo a miles de entusiastas salivando ante la idea de contar con el mismo sistema de archivos seguro de Solaris en sus Macs. Sin embargo, esto nunca se llegó a producir. Encontramos las claves para ello en el blog de Adam Leventhal, coautor de DTrace, contribuidor de ZFS y, en general, personalidad destacada en el mundo del software.

¿ZFS en OS X? No tan rápido

Más allá del uso de snapshots —que permitirían hacer copias de seguridad en muy poco tiempo—, ZFS sunpondría un avance importante en cómo se almacenan los datos en OS X. HFS llegó con Mac OS 2.1, mejorando el rendimiento añadiendo jerarquía al sistema. Esto significa que se podían agrupar en directorios, de forma que los archivos quedasen mucho mejor organizados.

Los Macbook modernos utilizan HFS+Los Macbook modernos utilizan HFS+

HFS lleva con nosotros 30 años, resistiendo a través de diversas reescritutras, pero nunca pasando por una remodelación completa. Incluso en su forma más moderna —HFS+—, el sistema de archivos todavía no tiene la funcionalidad necesaria para garantizar la integridad de los datos. Distintos tipos de circunstancias negativas llevan a alterar de forma inadvertida para el usuario los datos de su disco duro, con lo que para los más conscientes de esto las copias de seguridad regulares son un must.

ZFS iba a llevar la integridad garantizada de los datos a OS X en 2007. Junto con ella llegarían los tan codiciados snapshots, la compresión eficiente ya mencionada y más cosas. Sin embargo, el entonces CEO de Sun, Jonathan Schwartz, acabó con el impulso que ZFS había estado ganando en el mundo de Apple. ¿La razón? Muy simple. En la era de un retornado Steve Jobs, el único que anuncia productos nuevos es Steve Jobs. Schwartz cometio la audacia de ser él el que diera la noticia.

Al parecer, y siempre según Leventhal, el CEO de Sun Microsystems habría querido aumentar la credibilidad de su empresa. Una semana más tarde, Apple anunciaba que ZFS estaría presente como sistema de sólo lectura. Por ahora se encontraba en una fase muy temprana y no había que ponerse a celebrarlo tan rápidamente.

Stand de Sun Microsystems en Linuxtag 2004Stand de Sun Microsystems en Linuxtag 2004 / Igelball editada con licencia CC BY-SA 3.0

En el WWDC de 2008 parecía que los pecados de Sun y Schwartz habían sido perdonados. ZFS aparecía en las keynotes y se podía encontrar en el disco para programadores que asistieron a la conferencia. Incluso se mencionó en la web de OS X Server. Apple había estado trabajando en el port y parecía que por fin iba a llegar. Quienes lo probaron pudieron catar sus bondades y quedaron complacidos.

El sueño de ZFS se desvanece

Para cuando Snow Leopard llegó en 2009 sólo un examen minucioso de la web de Apple podía devolverle la vida a ZFS. Cualquier clase de impulso que el sistema de archivos hubiese ganado en OS X había acabado por desaparecer. ¿Por qué paso esto? Leventhal tiene sus propias teorías al respecto.

En primer lugar Sun Microsystems estaba muriendo. Después de historias de amor que no llevaron a ninguna parte con IBM y HP, Oracle recogió a la empresa en un proceso de adquisición que duró casi un año. Durante este período se creó un enorme ambiente de incertidumbre que afectó a su futuro y dañó su valor de mercado. Teniendo en cuenta que Steve Jobs y Larry Ellison —CEO de Oracle— eran buenos amigos, esta incertidumbre seguramente tuvo un impacto importante a la hora de decidir la continuidad de ZFS en OS X.

Mientras tanto, Sun y NetApp llevaban litigando por ZFS desde 2007, entre otras tecnologías de almacenamiento. Jonathan Schwartz hablaba por aquella época de proteger a Apple y a sus usuarios, pero esto también aumentó la incertidumbre. Además las transiciones de un sistema de archivos a otro son muy complejas. Cuando DTrace apareció en OS X fue porque no podía generar ningún problema legal. Una vez que los datos de usuario llegaran a sistemas ZFS costaría años revertir totalmente la decisión. Además, los litigios entre Sun y NetApp representaban un riesgo para Apple.

Frontal de un servidor ZFSFrontal de un servidor ZFS / Markus Then editada con licencia CC BY-SA 4.0

Por último, los egos jugaron su parte. Según se recoge, los trabajadores de Apple de por entonces decían que ciertos jefes y gerentes preferían construir su propio material en lugar de adoptar tecnología externa, aunque fuera de la mejor clase. Hicieron lo imposible por sacar adelante su propio proyecto, que debería llevar las tecnologías de los sistemas de almacenamiento modernos a OS X.

Dado que ZFS estaba dirigido a servidores, para estos ingenieros suponía menos esfuerzo empezar con algo nuevo en lugar de adaptar ZFS. Si a esto le sumamos la incertidumbre ya mencionada, los detractores de ZFS ganaron la partida.

Por sorprendente que pueda parecer, en 2010 ZFS no estaba muerto del todo. El principal impulsor del proyecto en Apple se había marchado y éste había quedado aparcado, pero hubo conversaciones entre los de Cupertino y Sun para revivir el port.

Finalmente, la agónicamente larga adquisición de Sun por parte Oracle se completó. El trato de Apple para ZFS se llevó ante Larry Ellison para que lo aprobase. Este se negó a hacer negocios con Steve Jobs, al parecer por la buena amistad que les unía. Y aquí sí terminó todo.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?