Candado de seguridad en la red

El almacenamiento online o en la nube, como a muchos gusta llamar, se ha convertido para muchos en una preocupación. Y se ha convertido en una preocupación en la medida que han proliferado toda clase de servicios que se sirven de este método para gestionar información de los usuarios.

La nube, por tanto, se ha convertido en el objetivo de la ciberdelincuencia no institucionalizada como de la que sí lo está. De hecho recordemos que son distintas agencias de seguridad nacional y otros organismos gubernamentales los que han protagonizado escándalos relacionados con la privacidad de los ciudadanos.

¿Y cómo se protege el usuario contra ello? Pues en lo que es en un senso estrictamente de seguridad, pues seguirá igual que hasta ahora. Sin embargo, en lo que se refiere a la cobertura legal, Microsoft ha dado un paso para protegerlo.

Tus datos protegidos por un estándar legal

Microsoft se ha convertido en el primer gran proveedor de servicios de almacenamiento online en adoptar la norma ISO 27018. Se trata de la primera normativa internacional que regula la seguridad de los datos almacenados online. Por tanto, todos los servicios que ofrezca esta empresa y que incluyan el uso de datos personales almacenados en la nube se regularán bajo lo que estipule. Por ejemplo OneDrive.

Brad Smith, Consejero General y Vicepresidente Ejecutivo de Asuntos Legales y Corporativos de Microsoft, ha sido el encargado de hacer el anuncio a través del blog oficial de la empresa:

Los clientes sólo utilizarán los servicios en los que ellos confían. La certificación obtenida con esta norma adoptado con esta norma es una prueba más del compromiso adoptado con la protección de la privacidad de nuestros clientes en línea.

¿Por qué es importante?

Es importante porque lo que la norma elaborada por el comité ISO dictamina es que los usuarios son los dueños absolutos de su información. Y no se trata únicamente de controlarla (copiarla, borrarla y demás), se trata de que existe una garantía legal de que éste debe ser informado sobre cómo se tratan sus archivos, cómo se transfieren y cuándo y, por supuesto y más importante, quién más tiene acceso a ellos de acuerdo a la ley.

Se trata de que en caso de un acceso no autorizado a unos datos la empresa que se esté certificada con esta ISO 27018 está obligada a informar a su cliente, asegurando además una absoluta confidencialidad en relación a la información violada. Además se añaden que la empresa no puede utilizar estos datos con fines publicitarios.

A su vez se garantiza que el usuario es informado cuando algún organismo relativo a la seguridad del Estado ha accedido a la información almacenada.

Y mientras tanto en Mountain View...

Un buen puñado de kilómetros más al sur de la lluviosa área metropolitana de Seattle, en la muy soleada California, no parecen que estén muy por la labor de adoptar este estándar de calidad en sus servicios de correo y almacenamiento online. Evidentemente hablamos de Google, cuyas críticas en torno a su forma de tratar la información son directamente proporcionales al éxito cosechado con ella.

Se manifiesta con la estrategia de Microsoft la intención de esta empresa de ir poco a poco atrayendo a usuarios instatisfechos con el modelo de negocio del buscador, que deja bastante que desear en cuestiones de privacidad.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?