Protección a agua y polvo de un teléfono: así es cada certificación

¿Qué protección al agua y polvo tiene mi teléfono?
Últimamente todos los teléfonos tienen una resistencia al agua y al polvo conocida como IP67. ¿Pero qué significa esto? ¿De qué nos protege en realidad?

La resistencia al agua y al polvo es algo que muchas empresas utilizan como reclamo a la hora de vender un dispositivo. Si volvemos al año pasado, es fácil recordar un buen número de teléfonos que contaban con una certificación IP. Esta certificación permite a las empresas clasificar este producto -y ponerle un precio- y al usuario conocer qué nivel de resistencia tiene un producto al agua y al polvo.

El grado de protección IP

Este código IP ha sido creado por la International Eletromechanical Comissions, y busca establecer un estándar de resistencia que pueda ser aplicado de igual manera a todos los dispositivos electrónicos. Gracias a él, podemos ver de manera rápida y visual que resistencia tiene el dispositivo que vamos a adquirir, pero para eso, tenemos que comprenderlo bien.

Por lo general, cualquier smartphone wearable que compramos tiene una certificación IP. Este certificado nos da una idea de cuál es el nivel de resistencia de dicho dispositivo al agua y al polvo. Dicho certificado viene expresado, por ejemplo, como certificado IP67. Esos dos números simbolizan bajo qué condiciones estos dispositivos son resistentes.

Primer dígito de la protección IP

El primer dígito de la protección IP (el 6 de IP67) hace referencia a la resistencia que el dispositivo tiene hacia la entrada de elementos sólidos. Cuando se hacen las pruebas de resistencia, por lo general, este elemento suele ser el polvo. Según el número, tendremos:

0 No ofrece ninguna
1 Protege contra un objeto de hasta 50 milímetros de diámetro, pero no debe llegar a entrar por completo
2 Protege contra un objeto de hasta 12,5 milímetros de diámetro, pero no debe llegar a entrar por completo
3 Protege contra un objeto de hasta 2,5 milímetros de diámetro, pero no debe entrarni lo más mínimo
4 Protege contra un objeto de hasta 1 milímetro de diámetro, pero no debe entrar ni lo más mínimo
5 No se puede evitar la entrada, pero entrará tan poco que no afectará al rendimiento del dispositivo
6 Con esta protección el polvo no debería entrar en el dispositivo

Lo que venimos a decir es que si tenemos una protección IP07 significará que nuestro dispositivo tiene resistencia al agua, pero no tiene ningún tipo de resistencia al polvo. Básicamente, se podría resumir en que cuanto mayor sea el número, el polvo contra el que nos protege es más fino -que es más peligroso- y debería entrar muy poco o nada. A mayor número, más protección.

Lee también: 6 móviles waterpoof que son lo más

Segundo dígito de la protección IP

Por su parte, el segundo dígito de la protección IP (el 7 de IP67) simboliza la resistencia que el dispositivo tiene contra los líquidos. Mientras que el primero tiene 7 protecciones distintas, el segundo tiene 8. Según el número, obtendremos la siguiente protección:

0 Ninguna resistencia al agua, esta entrará de manera irremediable
1 Resiste al agua vertida desde arriba a dos centímetros de altura y durante 10 minutos
2 Resiste al agua vertida cuando se inclina el dispositivo 15 grados en cuatro pruebas distintas durante 10 minutos
3 Resiste al agua rociada por un spray. Se rocían 11 litros por minutos durante 5 minutos, y el dispositivo están inclinado 60 grados
4 Resiste a las salpicaduras, y el agua no debería entrar desde ningún ángulo. Se usan 10 litros por minutos durante 5 minutos
5 Resiste a chorros de agua a baja presión disparados desde un máximo de 3 metros durante 3 minutos. Se usan 12,5 litros por minuto
6 Igual que el 5, solo que los chorros de agua son disparados a alta presión
7 Resiste a la inmersión en el agua durante un tiempo máximo -que depende del fabricante- y una profundidad de, por lo general, 3 metros

Al igual que la anterior, cuanto más alto sea el número mayor protección nos ofrecerá. La que más nos interesa es la número 7, ya que es la única que nos permite sumergir el teléfono por completo. De esa manera, el agua no entra en el terminal y permite usar la cámara, leer el WhatsApp y todo lo que queramos, aunque no indefinidamente. Independientemente de eso, si algo malo puede pasar, pasará, por lo que intentar evitar meter los dispositivos electrónicos dentro del agua.

En el vídeo de abajo podréis ver un test hecho con un Samsung Galaxy S5, que cuenta con protección IP67 -lo máximo de todo-. Como veis, a pesar de que es sometido a todo tipo de pruebas, el teléfono sigue funcionando sin problema.

La polémica del Sony Xperia Z5

Sony ha sido una marca que removió el mundo Android cuando hizó sus últimas presentaciones. El cambio de políticas ha hecho que la empresa se retracte de uno de sus elementos diferenciadores más atractivos: la resistencia al agua. El nuevo buque insignia de la marca, el Sony Xperia Z5, a diferencia de todos sus hermanos pequeños no tiene resistencia al agua.

En las características de la certificación de Sony nos dicen lo siguiente:

“Recuerde que no debe utilizar el dispositivo bajo el agua”. “La certificación IP de su dispositivo se logró en condiciones de laboratorio, por lo que no debe sumergirse ni siquiera para tomar fotografías”.

Aunque sea un caldo de cultivo para críticas hacia Sony, lo cierto es que la marca tiene toda la razón. Hacer fotos debajo del agua es muy bonito, pero el certificado no garantiza que el teléfono sea impermeable. Todo lo probado por Sony ha sido en un laboratorio bajo condiciones completamente controladas, mientras que todo lo que ocurra fuera de él no puede ser controlado.

Sin ir más lejos, el agua de la piscina tiene una serie movimientos por la gente que hay en ella, una concentración de cloro y otros productos que, en el laboratorio, no estaban presentes. Por lo tanto, está bien tener esta certificación por lo que pueda pasar, pero mejor no abusa de ella.

¿Y a qué puede deberse? Pues aunque Sony no ha dictaminado nada, podemos sobreentender que es por un abuso de garantía. Si metemos el teléfono en el agua y las condiciones no son las del laboratorio, los resultados pueden ser fatales. ¿Qué hacemos entonces? Usamos la garantía, que Sony está obligada a aceptar porque anuncian la resistencia al agua cuando, en realidad, no lo es tanto. Lo que buscan con este nuevo terminal es que eso se acabe. 

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?