Samsung Galaxy S6 edge, posiblemente el mejor smartphone Android

Samsung Galaxy S6 edge de pie
Cae en nuestras manos el Samsung Galaxy S6 edge y analizamos sus características. Los coreanos han echado el resto diseñando un teléfono difícil de superar aunque su diseño raye en lo excéntrico

El 1 de marzo Samsung presentaba al mundo, hasta que otro fabricante demuestre lo contrario, el rock and roll de los teléfonos Android. El Samsung Galaxy S6 llegaba para dejar boquiabierto a más de uno. No sólo por las prestaciones técnicas de esta pequeña bestia de la marca coreana, sino porque una de sus versiones (Samsung Galaxy S6 edge) llegaba con una pantalla de bordes curvados.

Precisamente ha sido la sobrada de Samsung la que hemos podido tener en nuestras manos y para comprobar si es verdad todo eso que dicen de él, que es mucho muy bueno.

Samsung Galaxy S6 edge: Això ho pague jo!

Pues si echas un vistazo a las especificaciones técnicas del aparato puedes fácilmente exclamar un "¡J**ER!". Porque sí, amiguitos, en Samsung han dicho como se dice en Valencia cuando alguien muy echado hacia delante y en un gesto que a veces se confunde con la soberbia, como demostrando que para testiculina la suya, se ofrece para pagar cualquier cosa exagerada a la que nadie se atreve: Això ho pague jo! (¡Eso lo pago yo!). Parece que han querido demostrar que por dinero no es... Lo que pasa es que en realidad lo pagarás tú si te lo compras, pero bueno, eso ya lo sabías.

Características y precio del Samsung Galaxy S6

Sistema Operativo Android 5.0.1 Lollipop con capa TouchWiz
Memoria RAM 3GB
Espacio Interno 32 GB / 64 GB / 128 GB
Pantalla 5,1" Super AMOLED / 5,1" Super AMOLED DUAL edge
Resolución Quad HD 2.560x1.440 557ppi
Procesador Exynos 7420 Octa-core
Procesador Gráfico Mali-T760
Cámara Principal 16 Mpx OIS
Cámara Secundaria 5 MPx
Dimensiones 143,4x70,5x6,8mm / 142,1x70,1x7mm (edge)
Peso 138 g. / 132 g. (edge)
Batería 2.550mAh / 2.600mAh (edge)
Otros Modo de ultra ahorro de energía, acelerador de descargas, NFC

En cuanto a sus precios, estos son variados en función de si son edge o no y de la capacidad de almacenamiento. Así pues son los siguientes:

  • Samsung Galaxy S6 32 GB: 699,00 €
  • Samsung Galaxy S6 64 GB: 799,00 €
  • Samsung Galaxy S6 128 GB: 898,99 €
  • Samsung Galaxy S6 edge 32 GB: 849,00 €
  • Samsung Galaxy S6 edge 64 GB: 949,00 €
  • Samsung Galaxy S6 edge 128 GB: 1049,00 €

Diseño y ergonomía

No seré yo quien diga que un teléfono es bonito. Quizá esto sea un prejuicio mío y piense que un teléfono no puede serlo (si me lo puede parecer determinado modelo de coche), aunque sé que los fabricantes se esfuerzan en hacer teléfonos visualmente atractivos. Bueno, no todos.

En cualquier caso hay que reconocer que el diseño se lo han trabajado, sobre todo en lo que la versión edge se refiere. La no edge es más normal, más Samsung. No cabe la menor duda que los bordes curvados de la pantalla le dan al teléfono un aire distinto. Consigue ese efecto visual de fundir carcasa del terminal con pantalla, por lo que no ves los bordes y todo es más estético.

El diseño edge con pantalla curva le otorga un aspecto visual más atractivoEl diseño edge con pantalla curva le otorga un aspecto visual más atractivo

A su vez encontramos que a la hora de cogerlo el tacto es mucho más suave. Es lógico porque hay curvas, no aristas. No he tenido muchos teléfonos en mis manos que con carcasas de estas características hayan conseguido convencerme en cuanto a tacto, siempre los encontré demasiado resbaladizos. Sin embargo este S6 consigue hacerlo.

La pantalla es de 5,1", que es grande, pero no se va a las 6" exageradas de algunos dispositivos. Podríamos decir que está justo en el límite de ser manejado con una mano. El tamaño es suficiente para disfrutar de las comodidades de una pantalla grande pero sin tener la sensación que estamos manejando una placa de vitrocerámica para la que necesitamos las dos manos. La pantalla ocupa aproximadamente el 72% del frontal del teléfono. Frontal en el que encontramos en la parte inferior los tres botones de siempre de Samsung y en la superior cámara y altavoz.

Otra de las cosas con la que ha sorprendido gratamente es que su delgadez (7 milímetros) no le resta sensación de robustez, de teléfono contundente. Y eso a pesar de sus 132 gramos de peso, que lo hacen bastante ligero. A ver, no es aconsejable ponerse a doblarlo para ver si podemos emular el éxito de iPhone 6 porque se partiría, pero no da sensación de fragilidad. Claro que ayuda su cuerpo construido en parte con Corning Gorilla Glass 4.

Se ha utilizado  el resistente Corning Gorilla Glass 4 para construir el teléfonoSe ha utilizado el resistente Corning Gorilla Glass 4 para construir el teléfono

Y ya puestos a gastar dinero, pues le damos al teléfono distintos colores que además son reflectantes: blanco perla, negro zafiro, oro platino, azul topacio y verde esmeralda... cuando le da la luz natural produce reflejos llamativos. Ahora bien, habrá quien lo considere un problema: si está sobre la mesa distrae demasiado si está en un ángulo en el que se pueda ver de reojo. ¿Solución? Una funda. Ahora bien, que si tu teléfono es la versión edge dicha funda te costará más encontrarla...

Pantalla

Pues lo que decíamos: 5,1". En concreto 5,1" Quad HD Super AMOLED y con los bordes curvados (de los que hablaremos más tarde y específicamente). Consigue una densidad de píxeles por pulgada de 577.

La pantalla del S6 consigue una excelente calidad de imagenLa pantalla del S6 consigue una excelente calidad de imagen

Se nota también que la visibilidad exterior, independientemente de las condiciones lumínicas en las que se encuentre el usuario con su teléfono, ha mejorado sensiblemente gracias al incremento de brillo. Se hace fácil tratar con él en entornos con mucha luz, uno de los problemas más habituales que nos encontramos en cualquier teléfono.

Procesador y rendimiento

Pues de CPU a día de hoy va sobrado: un procesador Exynos 7420 (un Quad-core Cortex A53 a 1,5 GHz y un Quad-core Cortex A57 a 2,1 GHz). Ayudada una GPU Mali-T60 y por los 3GB de memoria que incorpora, encontramos un teléfono potente que mueve sin problema cualquier aplicación. Es suave y rápido, y el cambio entre aplicaciones (uno de los lastres más habituales de estos dispositivos) es totalmente fluido.

Eso sí, habrá que ver cómo se comporta la capa de personalización TouchWiz de Samsung. Se ha convertido en menos intrusiva de lo que era pero hasta ahora soporta mal las actualizaciones de Android. Es posible que dentro de un tiempo y actualización tras actualización, termine ralentizándose demasiado. Esperemos que no sea así y que en Samsung hayan tomado nota.

No hubo noticia de cierres abruptos o bloqueos y las aplicaciones se lanzan de inmediato. No se ralentiza con juegos exigentes y además el sistema arranca desde el apagado a una velocidad más que satisfactoria.

Sistema Operativo

Viene equipado de serie con Android 5.0.2 Lollipop aunque precisamente ha recibido recientemente su actualización. Como decíamos antes, se ha renovado TouchWiz y veremos si en el futuro vuelve a ser un problema, como lo ha sido en anteriores modelos de Samsung, o si por el contrario se ha solucionado.

El sistema operativo viene con la capa de personalización TouchWiz aunque esta vez es menos invasivaEl sistema operativo viene con la capa de personalización TouchWiz aunque esta vez es menos invasiva

Se ha simplificado toda la interfaz y se han atribuido nuevos códigos de colores para reconocer las categorías de los ajustes con mayor facilidad. En lo que respecta precisamente a este menú de Ajustes encontramos que se han reducido las opciones disponibles que encontrábamos en él. Ahora todo es más simple, más sencillo: no es necesario dar 40 vueltas para encontrar cualquier opción para su configuración. En definitiva, mayor simplicidad y mayor usabilidad.

Encontramos además distintas funciones que contribuyen a un mayor atractivo en lo que a software se refiere: su servicio de pago Samsung Pay (aunque puede que tenga las de perder frente a Android Pay y Apple Pay) y las mejoras sustanciales en su lector de huella dactilar y en general, en seguridad. Lo convierten en una herramienta fiable de pago.

Cámara de fotos

Si por algo ha de destacar Samsung S6 Galaxy tiene que ser por la cámara de fotos. No nos atreveremos a decir que es la mejor de cuantas hay (porque no las hemos probado todas) pero no nos cabe duda que si hay alguna que le supere, no lo hará con mucha distancia.

La cámara es una de las características más apreciadas del S6La cámara es una de las características más apreciadas del S6

La calidad de las fotos es excelente, sea cual sea la condición del entorno a la que se haya enfrentado su sensor. El nivel de detalle es altísimo y la reducción de ruido está muy trabajada, así como el enfoque, que permite fotografiar a muy poca distancia con gran profundidad de campo. Eso sí, éste falla un poco en condiciones de poca luz.

En entornos altamente iluminados consigue muy buenos resultados. En estos es donde normalmente han sufrido más otras cámaras, no así ésta: la nitidez es indiscutible. Buen rango dinámico y un buen balance de blancos. A la inversa, con poca luz, el resultado es también excelente y consigue imágenes de gran calidad como con pocas cámaras de smartphone hemos visto antes.

La cámara se comporta muy bien en entornos muy iluminadosLa cámara se comporta muy bien en entornos muy iluminados En situaciones de poca luz los resultados siguen siento excelentesEn situaciones de poca luz los resultados siguen siento excelentes En planos cortos también se comporta a la perfecciónEn planos cortos también se comporta a la perfección

En cuanto a la aplicación en sí de cámara, es de lo mejor que ha pasado por nuestras manos. Ofrece numerosas opciones que permiten al usuario la obtención de fotografías con resultado profesional. No deja de sorprender la velocidad con la que responde a cualquier orden y, sobre todo, enfoca el objetivo: abrir y disparar. A esto hay que sumarle las distintas opciones de vídeo que, la verdad, van a satisfacer con creces las necesidades de la mayoría de usuarios.

Pero, ¿qué pasa con el sensor? Pues pasa que, como ya os contábamos, en teoría debería ser el IMX240 de Sony pero la alta demanda de fabricación de éste ha acabado haciendo que Samsung instale en muchos de sus terminales el ISOCELL que ellos mismos fabrican. El del dispositivo que ha sido objeto de las pruebas ha sido el de Sony que nos ha dejado muy satisfechos.

Batería

La batería tiene sus pros y sus contras. Su capacidad de 2.600 mAh debería ser suficiente para un día normal pero con un uso intenso puede verse un poco comprometida. Está claro que jugar o grabar vídeos son cosas que consumen gran cantidad de batería... pero en el S6 y en cualquier otro teléfono. Aunque también es cierto que la propia tecnología usada en la configuración del hardware ofrece una eficiencia energética mayor de la que estábamos acostumbrados a pesar de contar con uno más potente que en el S5.

La batería ofrece una duración adecuada para todo el día además de la carga rápidaLa batería ofrece una duración adecuada para todo el día además de la carga rápida

Eso sí, una de las grandes virtudes está en su carga rápida: podemos cargar la tercera parte de la batería en un cuarto de hora y tres cuartas partes en no llega a tres cuartos de hora. En hora y cuarto el 100% de la batería estará cargada. No está nada mal.

Y es precisamente la carga inalámbrica otra de las ventajas... a través de los estándares Qi y PMA es posible cargar el teléfono con su plug de carga sin tener que estar conectando y desconectando cables. Eso sí, los tiempos no son tan buenos como si utilizamos el cable de toda la vida.

edge

Sí, muy bonito el borde curvado, pero útil, lo que se dice útil... nos da la sensación que Samsung ha desarrollado una pantalla de bordes curvados simplemente porque puede hacerlo. Más allá de que resulte agradable a la vista y al tacto no consiguen convencernos las características de la misma con las que la empresa coreana quiere convencernos.

En los bordes podemos ver la hora y otros avisos del teléfonoEn los bordes podemos ver la hora y otros avisos del teléfono

Sí, le puedes asignar un código de colores a determinadas personas de tu agenda de contactos, por lo que si tienes el teléfono bocabajo puedes ver quién te llama sin tener que darle la vuelta. Y entonces uno se pregunta: ¿Y no es mejor dejarlo bocarriba y ya está?

Otra de sus funciones la encontramos en que tanto mensajes como hora del reloj aparecen en el borde izquierdo o derecho cuando la pantalla está bloqueada. Es decir, que lo puedes tener en tu mesilla de noche y ver la hora sin problema desde la cama... pero tampoco vemos que sea un motivo de peso que empuje a alguien a decidirse por este modelo.

Los bordes curvados ofrecen la posibilidad de asignar un código de colores a cada contactoLos bordes curvados ofrecen la posibilidad de asignar un código de colores a cada contacto

Hay que tener en cuenta por tanto que si buscas una utilidad en este borde curvo de la pantalla la broma te puede salir por casi 150 euros más respecto al Samsung Galaxy S6 no edge. ¿En serio alguien los pagaría por ver la hora o por asignar códigos de colores? Resumiendo, un detalle totalmente superfluo.

Conclusión

Pues sí, es un excelente teléfono. Por encima de la grandísima mayoría de teléfonos Android y un competidor de tú a tú con iPhone 6 con las diferencias que sus sistemas operativos suponen. En líneas generales está muy bien pero se echa de menos la ranura microSD o la batería extraíble (sí, ya sabemos que parte del diseño depende de ello).

El rendimiento es buenísimo: una rapidez endiablada en todas sus funciones y procesos que nos hará apreciar con creces lo que tenemos entre las manos. Y, como no, por no hablar de la cámara de fotos, envidiable por cualquier teléfono del mercado.

Lo mejor que se puede decir sobre él es respondiendo la siguiente pregunta de forma afirmativa: ¿Te lo comprarías? Ahora bien, es una respuesta afirmativa matizada porque no me compraría nunca el Samsung Galaxy S6 edge. Nunca a menos que el dinero me importase tan poco como para gastarme sin pestañear esos 150 euros de diferencia entre un edge y un no edge. Un alarde de diseño y tecnología, desde luego, pero totalmente inservible desde un punto de vista no estético.

Si eso a ti te da igual e incluso te gusta porque consideras que un móvil puede y debe ser bonito, entonces es tu teléfono. No te defraudará en nada. En cualquier caso, y pantallas curvadas aparte, el resultado del Samsung Galaxy S6 es sencillamente excepcional.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?