El contenedor-aula DigiTruck

Tanzania es un país africano, situado en la costa este del continente, que como el resto de territorios del entorno sufren las penurias de una situación económica precaria y un escaso desarrollo.

Sus habitantes tienen una esperanza de vida que apenas supera la cincuentena, la tasa de alfabetización, según datos de hace tres años, a duras penas alcanza el 67,8 % en jóvenes de 15 años y sus infraestructuras, gravemente deterioradas, no facilitan la situación. Si hablamos de conocimientos digitales, las cifras naturalmente se agravan.

Clases-contenedor para reducir la brecha digital africana

Este preocupante contexto es el que ha motivado que en el país se despliegue como primera experiencia un proyecto, DigiTruck, que tiene por objetivo llevar la alfabetización digital —y en un futuro atención sanitaria— a zonas rurales. ¿Cómo? Llevando a estos enclaves contenedores de mercancías, autosuficientes energéticamente hablando, completamente adaptados a esta concreta necesidad.

Los containers son dotados por las organizaciones no gubernamentales Close the Gap y Hoops of Hope, en colaboración con la compañía Arrow Electronics, con todo lo necesario para la actividad docente digital. En primer lugar, para que la electricidad no sea un problema, su techo se recubre de placas fotovoltaicas. Más tarde, para asegurar la confortabilidad del habitáculo, se aíslan sus paredes con diferentes materiales.

Y por último, tras la abertura de una puerta y ventanas, lo más importante: se instala el material informático encargado de instruir a los dieciocho alumnos que puede albergar cada contenedor. O lo que es lo mismo, todo esto:

  • 20 ordenadores portátiles
  • 1 pantalla LED
  • 1 impresora
  • 2 routers
  • 2 discos SSD
  • Luces LED

De momento el primero, que ha pasado varios meses en el orfanato Tuleeni de la localidad tanzana de Rau, busca nueva ubicación para el 2016. Los ordenadores portátiles, tabletas, impresoras y varios routers que incorpora se han quedado en la institución infantil y, en su nuevo emplazamiento, el Digi Truck contará con material actualizado.

El contenedor, fabricado por trabajadores locales en Arusha, en la misma Tanzania, se prevé que cuente con iguales pronto. Ojalá en los próximos meses nuevas zonas africanas puedan contar con este pequeño grano de arena para su futuro. Las competencias digitales, en este mundo en el que vivimos y al que nos dirigimos, son y serán imprescindibles.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?