Los 10 mejores discos duros internos y externos fiables del 2021

La irrupción del almacenamiento en la nube ha hecho que muchos usuarios hayan dejado de preocuparse por el tamaño y las características del disco duro de su equipo. Sin embargo, esto suele ser un error, sobre todo cuando se busca el mejor rendimiento en un ordenador. Al fin y al cabo, el almacenamiento es uno de los factores que más influyen en ese campo. 

De igual manera, todavía hay quien confía en un disco local para mantener seguros todos sus datos. No terminan de ver del todo claro que toda su información se encuentre en servidores remotos. En cualquier caso, en esta guía de compra te contaremos cuáles son los mejores discos duros que puedes comprar ahora mismo y todo lo que debes tener en cuenta para que tu nueva adquisición cumpla tus expectativas.

Comparativa de discos duros: ¿cuáles son los mejores en calidad precio?

Un disco duro de la marca SeagateUn disco duro de la marca Seagate

Empezamos con una comparativa de los mejores discos duros internos, externos y SSD que puedes comprar ahora mismo. Como hacemos habitualmente, hemos querido incluir opciones variadas para todo tipo de usos.

Kingston A400 SSD 240GB

El pistoletazo de salida lo da este SSD, una unidad interna capaz de ofrecer una velocidad de respuesta muy superior a los discos duros tradicionales. Respectivamente, alcanza velocidades de lectura y escritura de 500 MB/s y 450 MB/s. Su capacidad es de 240 GB. Es un dispositivo con una relación calidad precio muy alta, pues ofrece una velocidad considerable por menos de 35 euros.

Kioxia EXCERIA 480GB SSD SATA

Seguimos con opciones de precio comedido con este Kioxia EXCERCIA, un SSD que trata de ofrecer una mejora sobre los HDD en cuanto a velocidad de transferencia y rendimiento, pero manteniendo un precio asequible. Destaca su consumo de energía optimizado y la lectura y escritura de datos a más de 500 MB/s. Tiene una capacidad de 480 GB. Puedes adquirirlo por menos de 50 euros.

WD My Cloud Home NAS 8TB USB 3.0

Cambiamos de tercio para recomendarte una unidad NAS. Además de la interfaz de red, incluye los discos duros necesarios para funcionar. Lamentablemente, en este caso no son extraíbles. Tiene una capacidad total de 8 TB y su configuración es muy sencilla. Te permite acceder a tus archivos mediante sus aplicaciones oficiales y compartirlos con otros usuarios, si es necesario. También puede conectarse mediante USB 3.0 a tu ordenador. Su precio aproximado es de 250 euros.

Seagate Game Drive HDD 2TB USB 3.0

Si eres de esos usuarios a los que les gusta jugar, aquí tienes un disco duro desarrollado especialmente para esta tarea. Sus 2 TB te permitirán almacenar hasta 50 juegos en tu PS4. Podrás jugar a ellos como si lo hicieras con la unidad interna de tu consola y podrás transportarlo con facilidad gracias a su tamaño reducido. Por supuesto, también te brinda la capacidad de usarlo en tu equipo de escritorio. Dispone de USB 3.0 y un precio inferior a los 90 euros.

Toshiba Canvio Basics 2.5" 2TB USB 3.0

Gracias a la conexión USB 3.0, esta opción de Toshiba será ideal para transferir archivos a alta velocidad, con una tasa máxima de hasta 5000 MB/s. Dispone de una capacidad de 2 TB, unas dimensiones reducidas de 2.5 pulgadas y un diseño de gran durabilidad. Es una solución práctica y efectiva para crear copias de seguridad o para llevarte tus documentos donde quiera que vayas. Puedes hacerte con él por menos de 55 euros.

WD Black P10 Game Drive 5TB USB 3.2

Western Digital también ofrece una opción para los aficionados a los videojuegos. El P10 Game Drive tiene un tamaño muy pequeño, con un formato de 2.5 pulgadas, y una capacidad total de 5 TB. Es el único de la lista con una interfaz USB 3.2, capaz de alcanzar velocidades de transferencia de hasta 5000 MB/s. Actualmente, su precio ronda los 130 euros.

Seagate BarraCuda 3.5" 1TB SATA3

Seagate sigue ofreciendo opciones clásicas, es decir, discos duros mecánicos de 3.5 pulgadas. En este caso, incluye una conexión SATA en su versión 3, 1 TB de almacenamiento y una velocidad de giro de hasta 7.200 RPM. Este modelo también puede adquirirse con una capacidad de hasta 10 TB. Es un disco versátil, rápido y fiable. Todo, por menos de 35 euros.

Transcend StoreJet 25H3 4TB 2.5" USB 3.1 Morado

El Transcend StoreJet 25H3 pone a tu disposición 4 TB y una conexión rápida con USB 3.1 por menos de 140 euros. Gracias a este disco duro, podrás llevarte tus datos a cualquier sitio con mucha comodidad. Además, integra algunas funciones adicionales muy interesantes. Por ejemplo, tiene un diseño antigolpes, un botón de copia de seguridad instantánea y diversas herramientas gratuitas para gestionar tu información.

Toshiba N300 NAS 6TB 3.5" SATA3

Si estás buscando una unidad de almacenamiento para tu NAS, Toshiba te propone el N300 de 6 TB. Guarda un formato clásico de 3.5 pulgadas, admite el funcionamiento en sistemas multi-RAID y está diseñado para funcionar de forma ininterrumpida. Es rápido, pues gira a más de 7200 RPM, tiene control de temperatura y viene con 3 años de garantía. Es una opción excelente si buscas fiabilidad por menos de 160 euros.

Seagate Nytro 3031 SAS SSD 2.5" 15TB

Terminamos el listado con una auténtica bestia. Somos conscientes que este SSD de 15 TB no es para todo el mundo. Con todo, no nos hemos podido resistir a incluirlo. Con este producto, Seagate ofrece una fiabilidad y seguridad mejoradas, con tecnologías específicamente diseñadas para proteger todos tus datos. Pese a su alta capacidad, es un disco de pequeño formato, con 2.5 pulgadas. Su ancho de banda puede alcanzar los 24 GB/s mediante una interfaz SAS. Evidentemente, todas estas características elevan el precio considerablemente, situando a este Nytro 3031 por encima de los 4000 euros.

Mejor disco duro externo

El mejor disco duro externo que puedes comprar ahora mismo es WD My Cloud Home NAS 8TB USB 3.0. Gracias a él, disfrutarás de una gran capacidad de almacenamiento, de la edición de tus documentos en remoto y de la posibilidad de crear tu nube personal. Además, dispone de conexión USB y tiene herramientas de gestión de usuarios y copias de seguridad. En definitiva, es un producto muy completo y sencillo de utilizar.

Mejor disco duro interno

El mejor disco duro interno que puedes adquirir en este momento es el Kioxia EXCERIA 480GB. Es un dispositivo de almacenamiento rápido, de alta capacidad, ideal para optimizar juegos y tareas de ofimática. También es una unidad perfecta para instalar aplicaciones y el sistema operativo de tu ordenador, disminuyendo el tiempo de carga. Tampoco podemos obviar que uno de sus puntos fuertes es el precio.

Diferencias entre disco duro interno y externo

La diferencia principal entre un disco duro interno y externo es la posibilidad de movilidad que ofrece. La realidad es que ambos tienen el mismo funcionamiento y precisan de los mismos componentes para funcionar. No obstante, los discos duros externos van recubiertos con una carcasa que les permite dar servicio en cualquier lugar.

El propósito final de cada uno tampoco es el mismo. Los discos duros internos, además de utilizarse para almacenar datos personales, se emplean para instalar el sistema operativo que te permitirá utilizar tu ordenador. Por su parte, los discos duros externos suelen utilizarse de forma exclusiva para guardar información o hacer copias de seguridad.

La elección entre un tipo de almacenamiento u otro dependerá, mayormente, del uso que le vayas a dar. Evidentemente, si necesitas transportar tu información en viajes o desplazamientos frecuentes, precisas de uno externo con dimensiones reducidas. Si tu intención es hacer copias de seguridad del contenido de tu equipo o tener información personal en un solo lugar, como en el caso de un ordenador de sobremesa, un disco duro externo de mayor tamaño o uno interno que complemente al principal son la mejor opción. 

Para terminar, otra gran diferencia es la durabilidad. Como los discos duros internos no son transportable, suelen soportar mejor el paso del tiempo. Por su parte, los discos duros externos, sobre todo los que están pensados para desplazamientos habituales, se desgastan con más facilidad, es más probable que presenten fallos en los puertos de conexión y pueden sufrir golpes y caídas.

Tipos de discos duros

Hay diversas maneras de clasificar a los diferentes dispositivos de almacenamiento Seguidamente, te proponemos tres.

Tecnología

La tecnología empleada en cada dispositivo de almacenamiento es el primer hecho diferencial. Por un lado, dispones de discos duros mecánicos, que utilizan cabezales y discos magnéticos para guardar y leer los datos. Son unidades robustas, pensadas para equipos de sobremesa, servidores o NAS. Suelen ofrece una buena relación entre capacidad y precio, pero son más lentos, pues dependen del giro físico de los discos para funcionar.

Los SSD son la alternativa perfecta para aquellos que buscan mucha velocidad. Utilizan un sistema de memoria flash que no requiere un accionamiento físico. Erróneamente se les conoce como discos duros, aunque su denominación más adecuada es la de discos en estado sólido. Su diseño sigue la estructura de los discos duros mecánicos para encajar en las ubicaciones estandarizadas. Sin embargo, la realidad es que requieren menos espacio. Son más eficientes y veloces, pero su relación entre capacidad y precio es peor.

Ubicación

La ubicación también define la tipología de un dispositivo de almacenamiento. Podemos distinguir hasta tres ubicaciones distintas. En primer lugar, los que se instalan de forma interna. Son todos aquellos que van dentro del cuerpo del ordenador, ya sea un portátil o una torre. Se utilizan para almacenar datos, pero también para instalar el sistema operativo o aplicaciones. Es importante que sean capaces de funcionar a gran velocidad, sobre todo si se requiere un gran rendimiento. Pueden ser SSD o HDD.

En segundo lugar, los discos duros externos de ubicación fija. Suelen ser dispositivos de grandes dimensiones, que no están pensados para la movilidad, aunque se sitúan fuera del ordenador. Se conectan mediante USB y, en el caso de los NAS, mediante cable de red. Entre sus virtudes encontramos una mayor durabilidad y una gran capacidad de almacenamiento. Los hay SSD y HDD, aunque esta última tecnología es la más utilizada.

La tercera categoría la componen los discos duros externos. La principal ventaja es que cuentan con un tamaño comedido y un peso reducido. Son perfectos para llevar archivos de un lugar a otro o transferirlos entre diferentes equipos. La mayoría son SSD.

Conexiones

Ponemos punto final a este apartado en el que analizamos los diferentes tipos de discos duros con las conexiones. El puerto más empleado en discos duros internos es SATA, aunque también hay opciones con SCSI y SAS, enfocados a servidores y NAS. En la actualidad, SATA3 es la interfaz más veloz, con transferencias de hasta 600 MB/s.

Si hablamos de almacenamiento externo, la conexión más habitual es el USB en su versión 3.0. Algunas opciones también ofrecen USB 3.2, que eleva la transferencia de datos a los 2,42 GB/s. En cuanto a los NAS, por lo general, acceden a la red local o a Internet mediante un cable Ethernet, conectado directamente en el rúter. En este caso, las velocidades de transferencia varían considerablemente dependiendo de diversos factores.

¿Vale la pena comprar un SSD frente a un disco duro normal?

Antes de responder de manera dogmática a esta pregunta, es necesario entender qué diferencias hay entre un disco duro tradicional y un SSD. Los primeros utilizan un sistema magnético para grabar los datos. Cuando el usuario o el sistema operativo hace uso del almacenamiento, varios platos metálicos giran mientras un cabezal lee o escribe la información necesaria. Cuanto más rápido giren los discos, mayor tasa de lectura y escritura se logra.

Por su parte, los SSD no requieren movimientos físicos para leer o escribir datos. Más bien, utilizan microchips con diversas memorias flash que se interconectan entre sí. En realidad, este tipo de almacenamiento es exactamente el mismo que se utiliza en las tarjetas de memoria y los lápices USB.

Después de conocer estos datos, es mucho más sencillo obtener una respuesta a la pregunta que planteábamos. En pocas palabras, en la mayoría de los casos es más interesante decantarse por un SSD que por un HDD, o disco duro. El primero es más rápido y silencioso. Como contrapartida, es una opción que suele ofrecen una menor capacidad a un mayor precio. En vista de esto, una configuración habitual es la combinación de ambos discos, usando el SSD para datos del sistema o de las aplicaciones y el HDD para almacenar mucha información personal.

¿Comprar un disco duro normal o NAS?

NAS o disco duro tradicionalNAS o disco duro tradicional

Con el objetivo de evaluar la necesidad de adquirir un NAS, es necesario conocer qué es exactamente. Las siglas NAS corresponden a Network-attached storage, es decir, almacenamiento en red. Los NAS se componen de dos elementos principales. El primero es el almacenamiento, que incluye el uso de uno o varios discos duros tradicionales ubicados en bahías. El segundo es la interfaz de red, que se encarga de habilitar el acceso remoto a toda la información que contienen los discos. Ten en cuenta que, en la mayoría de los casos, los discos duros utilizados en un NAS deben comprarse por separado.

¿En qué casos es ventajoso contemplar la adquisición de un NAS? Siempre que desees un acceso remoto a tu información. El uso más habitual de este tipo de dispositivos es la creación de una nube privada o personal, en la que tus archivos están disponibles desde cualquier sitio, pero alojados físicamente en un lugar de tu propiedad. También se utilizan para almacenar contenido multimedia y permitir su reproducción en televisores o equipos de música.

¿En qué casos es ventajoso comprar un disco duro tradicional? En todos aquellos que no requieras un acceso remoto de tu información. Esto te supondrá un ahorro considerable, tanto a la hora de realizar la compra como en el consumo energético. Y, si hay cierta información que deseas tener disponible en cualquier parte, puedes emplear soluciones más efectivas, como lápices de memoria o discos duros externos de pequeñas dimensiones.

Consejos y factores para tener en cuenta al comprar un disco duro

Dependiendo de sus características, cada disco duro tiene una finalidad distinta. En los siguientes apartados, tendremos en cuenta los detalles más diferenciales entre las diversas opciones del mercado. Así, te ayudaremos a definir cuál es la mejor opción para ti.

Uso interno o externo

La principal diferencia entre discos ya la apuntábamos en un apartado anterior de este artículo. Se trata de si son internos o externos. Los primeros son indispensables como dispositivo de almacenamiento principal, donde alojar un sistema operativo y todos aquellos datos vinculados a él. Los segundos suelen ser un buen complemento para crear copias de seguridad y guardar información personal. Además, ofrecen la posibilidad de usarlos en más de un equipo y durante cualquier desplazamiento. Si, en tu caso, no necesitas transportar tus datos de un lugar a otro, los discos internos son los más recomendables. Pero, si la idea es disponer de tu información en cualquier sitio, piensa en adquirir un disco duro externo de tamaño comedido.

Tamaño físico

Los discos duros también pueden diferenciarse por su tamaño. En la actualidad, el usuario puede elegir entre discos de 2.5 pulgadas, utilizados frecuentemente en los portátiles y en dispositivos externos de dimensiones reducidas, y discos de 3.5 pulgadas, instalados, principalmente, de forma interna en equipos de sobremesa. De nuevo, el uso final y de la disponibilidad que esperes de tus archivos son factores determinantes a la hora de elegir.

Capacidad de almacenamiento y velocidad

La capacidad y la velocidad también definen los diferentes tipos de discos que se comercializan en la actualidad. En el primer caso, esta puede ser muy limitada, de 64 o 128 GB, o realmente generosa, de 10 o 15 TB. En lo que a velocidad se refiere, existen unidades más lentas, con velocidades de lectura y escritura de unos 100 MB/s, y muy rápidas, con tasas de hasta 1 GB/s. Aquí será determinante tu presupuesto, pues las opciones más veloces y con mayor capacidad son más caras. Para usos ocasionales, como por ejemplo realizar copias de seguridad con poca frecuencia, un disco con una tasa de transferencia media será suficiente. De igual manera, si vas a emplear el disco para instalar el sistema operativo o para copiar datos constantemente, merece la pena decantarse por un disco duro rápido. En cuanto a la capacidad, esta dependerá de la cantidad de información que quieres almacenar.

Conectividad

La conectividad en un disco duro se puede dividir en dos apartados. Primeramente, la interfaz que utiliza para conectarse al equipo. En el caso de los discos duros internos, con frecuencia estos se vinculan por SATA. Si hablamos de discos externos, la conexión suele ser por USB. En ambos casos, es importante que se disponga de las últimas versiones de cada interfaz, como SATA3 o USB 3.0. 

En segundo lugar, en el mercado hay opciones con conexión de red. Estos siempre son externos y se conoce como discos NAS. Una de sus funciones principales es la de crear una nube privada, haciendo accesible la información del usuario desde cualquier parte con el único requisito de tener conexión a Internet. Es necesario indicar que, aunque son discos externos, no están pensados para la movilidad. Con todo, la favorecen, pues habilitan el acceso remoto a cualquier fichero alojado dentro del disco.

Mejores marcas de discos duros

Mejores marcas de discos durosMejores marcas de discos duros

Antes de sacar a la palestra las conclusiones de todo lo que hemos analizado, te invitamos a que nos acompañes en un repaso de las mejores marcas que fabrican discos duros en la actualidad.

Seagate

Compañía estadounidense fundada en 1979. Es uno de los mayores fabricantes de discos duros del mundo y sus soluciones se implementan en todo tipo de equipos. Además de portátiles, consolas y ordenadores de escritorio, también proporciona almacenamiento para servidores. Ofrece opciones de consumo tanto internas como externas.

Western Digital

Western Digital, también conocida como WD, es una empresa ubicada en Estados Unidos de componentes tecnológicos que nació en 1970. Aunque es conocida mundialmente por sus discos duros, fabrica otras piezas fundamentales, como circuitos integrados. Empezó su andadura vendiendo chips para calculadoras.

SanDisk

Sin dejar Estados Unidos, te hablamos de SanDisk. Es una corporación especializada en el diseño y fabricación de memorias flash. Es la empresa que inventó los dispositivos de memoria más pequeños del mundo, entre los cuales se incluyen los lápices USB o las tarjetas SD, CompactFlash y MemoryStick. Hoy en día vende productos de almacenamiento externos, pero también internos.

Samsung

Samsung es un conglomerado de empresas con ramas muy diversas, como la venta de seguros, productos químicos o teléfonos móviles. También fabrica discos SSD para portátiles y equipos de sobremesa. Su fundación se remonta a 1969 bajo el nombre de Samsung Electronics. Ofrece, mayoritariamente, dispositivos de almacenamiento interno de hasta 4 TB.

Toshiba

Al igual que sucede con Samsung, Toshiba es una compañía que desarrolla una gran variedad de productos, entre los que se encuentran los discos duros. Fue fundada en el año 1939, después de la fusión de dos compañías japonesas. En el campo del almacenamiento, dispone de un gran catálogo de opciones, entre las cuales se incluyen soluciones internas y externas.

Opiniones finales: ¿existen los discos duros baratos, fiables y duraderos?

Sí, hoy en día es posible encontrar discos duros a precios razonables, de gran fiabilidad y con una durabilidad excepcional. Todas las opciones que te hemos propuesto en esta guía de compra cumplen con estas tres premisas. Evidentemente, dependiendo de las características, las funciones añadidas y el uso principal que le vayas a dar a tu nuevo disco, el precio será mayor o menor. Con todo, los discos duros que te hemos recomendado han sido desarrollados por marcas de primer nivel, que ofrecen muchas garantías a los consumidores.

Antes de terminar, permítenos una recomendación. Previamente a la compra, evalúa cuáles son tus necesidades y qué esperas exactamente de tu nuevo disco duro o SSD. ¿Necesitas movilidad o puedes prescindir de ella? ¿Vas a usar el disco para copias de seguridad poco frecuentes o para instalar un sistema operativo? ¿Utilizas juegos en tu ordenador o editas vídeo? Recuerda que, solo cuando tengas claras estas respuestas, podrás encontrar el mejor producto y conseguir el precio más competitivo.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado