Las 10 mejores tarjetas gráficas calidad precio del 2021

La tarjeta gráfica es un componente fundamental en cualquier ordenador. Sin importar si se trata de una GPU integrada o dedicada, es imprescindible para poder visualizar la interfaz del sistema operativo, jugar a videojuegos o realizar edición de vídeo. Si te hayas inmerso en la búsqueda de una nueva tarjeta gráfica para tu equipo, con esta guía de compra te ayudamos a realizar la elección correcta. Además de recomendarte las mejores que puedes comprar en relación calidad precio, te contamos qué tipos de tarjetas existen, qué cosas debes tener en cuenta a la hora de adquirir una GPU y cuáles son los fabricantes más destacados.

Antes de comenzar, es necesario que puntualicemos que los precios indicados corresponden al momento en el que se escribió este artículo. Debido a la situación actual, el precio de las tarjetas gráficas está al alza y es muy volátil. Ahora mismo, existe una gran demanda de este componente y los suministros por parte de AMD y NVIDIA son escasos. Se prevé que esta situación se extienda a lo largo de este año. Tenlo en cuenta a la hora de realizar tu elección definitiva.

Comparativa tarjetas gráficas: las 10 mejores

Aquí tienes las diez mejores tarjetas gráficas que puedes comprar ahora mismo. En esta selección se incluyen diversos modelos de diferentes gamas. Todas ellas tienen una relación calidad precio muy alta.

Asus GeForce GT 1030 OC 2GB GDDR5

Esta propuesta de ASUS viene con motor gráfico de NVIDIA. Utiliza memoria GDDR5 y cuenta con 2 GB en total. Tiene una frecuencia de reloj base de 1252 MHz. Dispone de una salida HDMI en su versión 2.0 y de un conector DVI. La resolución máxima que soporta es de 7680 x 4320 píxeles. Su bus de memoria es de 64 bits. Es compatible con DirectX 12 y OpenGL 4.5. Tiene un precio aproximado de 105 euros

MSI GeForce RTX 3070 GDDR6

La MSI GeForce RTX 3070 utiliza una de las últimas GPU de NVIDIA. Pese a ello, su precio no se dispara en exceso. Puedes hacerte con ella por unos 1100 euros. Cuenta con la tecnología G-Sync, sistema automático de refrigeración con tres ventiladores, una resolución máxima de 7680 x 4320 píxeles y 5888 núcleos CUDA. El conjunto se redeondea con 8 GB de memoria GDDR6 y una velocidad de reloj de 1905 MHz

PNY Quadro P2200 5GB GDDR5X

La PNY Quadro P2200 usa el motor gráfico de NVIDIA en este modelo. Su resolución máxima es de 5120 x 2880 píxeles. Dispone de un ancho de banda de memoria de hasta 200 GB/s y una memoria GDDR5X de 5 GB. Los conectores de salida que ofrece son cuatro Display Port en su versión 1.4. Es compatible con DirectX 12.0 y OpenGL 4.6. Dispone de un solo ventilador como sistema de refrigeración. Su precio es de 450 euros aproximadamente.

AsRock AMD Radeon RX 6700 XT Challenger Pro OC 12GB GDDR6

Elevamos el nivel y saltamos hasta la gama más alta con esta AsRock con cerebro AMD. Su frecuencia de reloj base es de 2375 MHz. Cuenta con 12 GB de memoria GDDR6. Su sistema de refrigeración es muy completo, formado por tres ventiladores especialmente silenciosos. Con esta tarjeta dispondrás de una salida HDMI 2.1 y 3 Display Port 1.4. Es compatible con DirectX 12 Ultimate y OpenGL 4.6. Este despliegue de especificaciones tiene un coste cercano a los 1150 euros.

Asus GeForce GTX 1050 Ti 4GB GDDR5

De la mano de Asus regresamos a NVIDIA. Esta es una tarjeta de gama media con 4 GB de memoria GDDR5, una frecuencia base de 1290 MHz y una resolución máxima de 7680 x 4320. Las salidas de vídeo son diversas, optando por una configuración de un HDMI, un DVI y un Display Port. El precio de esta interesante tarjeta gráfica se sitúa en los 400 euros.

Sapphire Pulse Radeon RX 550 4GB GDDR5

La Sapphire Pulse Radeon RX 550 es una propuesta llamativa que utiliza el motor de AMD. Dispone de una frecuencia de reloj base de 1750 MHz y una memoria GDDR4 de 4 GB. Dispone de tres salidas con conexiones variadas, incluyendo un HDMI, un Display Port y un DVI. El ensamblador ha agregado diversas funciones adicionales, como un sistema inteligente de control de la ventilación. Esta tarjeta puede ser tuya por unos 245 euros.

MSI GeForce GT710 2GB DDR3 Low Profile

MSI comercializa esta tarjeta de bajo coste con el motor NVIDIA GeForce GT710. Su frecuencia de reloj base se sitúa en los 954 MHz y dispone de una memoria DDR3 de 2GB. Dispone de salidas DVI, HDMI y VGA. Su resolución máxima es de 4096 x 2160 píxeles. Es una tarjeta sencilla recomendada para la ampliación de equipos cierta antigüedad. Su precio no supera los 65 euros.

Gigabyte GeForce GTX 1050Ti D5 4GB GDDR5

Volvemos a la gama media con una de las propuestas de Gigabyte. La compañía utiliza el motor de NVIDIA, capaz de alcanzar los 1316 MHz de base. Su resolución máxima de 7680 x 4320 y su memoria GDDR5 de 4 GB son algunas de sus virtudes. Dispone de compatibilidad con DirectX 12 y OpenGL 4.6. Ofrece una conexión HDMI, una DVI y un Display Port. Es una tarjeta silenciosa con unos FPS altos por menos de 415 euros.

MSI GeForce GT 1030 AERO ITX 2G OC 2GB GDDR5

MSI GeForce GT 1030 AERO está dotada del motor de NVIDIA. Tiene una memoria GDDR5 de 2 GB combinada con una frecuencia de reloj base de 1265 MHz. Su comedido precio de 155 euros, combinado con la compatibilidad con DirectX 12 y OpenGL 4.5, además de su conexión DVI y HDMI, la convierten en una propuesta muy aconsejable.

XFX SPEEDSTER MERC319 AMD Radeon RX 6700XT BLACK Gaming

Cerramos este listado desde la gama más alta. Con cerebro AMD, esta tarjeta de XFX es perfecta para sacarle todo el partido a tus videojuegos. Su frecuencia base es de 2457 MHz. Dispone de 12 GB GDDR6 y un sistema de refrigeración de tres ventiladores. Es capaz de retransmitir vídeo en resolución 8K y funciona con PCI Express 4.0. En cuanto a las salidas, ofrece un puerto HDMI y tres Display Port. Su precio se eleva hasta los 1450 euros.

¿Cuál es la mejor tarjeta para gaming?

Si buscas una opción con una relación calidad precio elevada, la Sapphire Pulse Radeon RX 550 se convertirá en la elección correcta. Debemos dejar claro que no estamos ante una de las tarjetas gráficas de más alta gama. Con todo, es capaz de desenvolverse con soltura ante la mayoría de los juegos. Dispone de tres conexiones distintas, entre las cuales se incluye un Display Port, un HDMI y un DVI-D. Por supuesto, su precio también es un factor decisivo. En el caso de que dispongas de un presupuesto ajustado, los 245 euros que cuesta seguro que te suenan muy bien. Evidentemente, para usos muy intensivos o más extremos, deberás decantarte por tarjetas con unas especificaciones mayores, como la AsRock AMD Radeon RX 6700 XT Challenger Pro.

¿Cuál es la mejor tarjeta gráfica para editar vídeos?

Si tu idea es utilizar la tarjeta gráfica para programas de edición de vídeo, diseño en tres dimensiones o arquitectura, una opción muy recomendable es la PNY Quadro P2200 5GB GDDR5X. Su precio se sitúa en los 450 euros, solo ocupa una ranura en la placa base y su rendimiento es bueno en el ámbito profesional. Además, es capaz de manejar hasta cuatro monitores a resolución 5K, una configuración que puede resultar muy útil para fines profesionales.

¿Cuál es la mejor tarjeta gráfica para minar criptomonedas?

A la hora de minar criptomonedas, uno de los factores más importantes que se debe tener en cuenta es el consumo energético. Debido al uso continuado de la GPU, es importante que sea muy eficiente. Pero tampoco hay que dejar de lado la potencia bruta de su procesador. En este caso, una de las mejores candidatas es la Zotac Gaming GTX 1660. Aunque su precio es un tanto elevado, la relación entre potencia y consumo es muy buena.

¿Qué tipos de tarjetas de vídeo existen?

Tipos de tarjetas de vídeoTipos de tarjetas de vídeo

Si te estabas preguntando cuántos tipos de tarjetas de vídeo existen, en este apartado las clasificamos teniendo en cuenta diferentes criterios.

Tarjetas gráficas dedicadas e integradas

De entrada, podemos discriminar entre dos tipos de tarjetas gráficas. Por un lado, las integradas. Son aquellas que se encuentran dentro del SoC, en la propia CPU. Sus desventajas saltan a la palestra rápidamente. No disponen de memoria RAM propia, así que emplean la que se halla instalada para uso general. Por otro lado, su rendimiento es más discreto, aunque para usos de ofimática y alguna partida ocasional suelen ser más que suficiente. Los competidores en este campo son AMD e Intel. Esto es así porque una GPU integrada esta estrechamente relacionada con el procesador principal o la CPU.

En el otro bando se encuentran las tarjetas gráficas dedicadas. Son aquellas que se conectan a la placa base usando las ranuras PCI Express. Disponen de su propia memoria RAM y su función es exclusivamente la de procesar datos gráficos. Todas disponen de su propio sistema de refrigeración y, dependiendo del modelo, deben alimentarse de manera independiente. Es la opción ideal cuando se trata de jugar durante muchas horas o para tareas relacionadas con la edición de vídeo en alta resolución y el diseño 3D.

Tarjetas gráficas por uso

Las tarjetas gráficas pueden utilizarse con diversos fines. Por eso, los fabricantes incluyen características concretas en sus diferentes variantes que es importante mencionar.

  • Tarjetas gráficas para jugar. Es el uso más frecuente de una tarjeta gráfica. Con el objetivo de destacar sobre la competencia, en este tipo de modelos se añaden algunas tecnologías especialmente desarrolladas para el mundo de los videojuegos. Muchas de estas mejoras vienen de la mano del software. Un ejemplo puede ser Ansel de NVIDIA, que nos permite situar la cámara en diferentes puntos durante la partida y extraer capturas. También es interesante el Freesync de AMD, una tecnología de refresco adaptativo para enriquecer la experiencia al ejecutar videojuegos.
  • Tarjetas gráficas para diseño 3D y edición de vídeo. Además de la potencia, muy necesaria en este campo, las GPU pensadas para usos profesionales deben ofrecer la posibilidad de utilizar más de una tarjeta de forma simultánea. Esta tecnología se denomina crossfire o SLI. De esta manera, se multiplica la potencia disponible a la hora de renderizar o diseñar elementos en tres dimensiones.
  • Tarjetas gráficas para minar criptomonedas. Las mejores candidatas para minar son aquellas que tienen un mejor consumo y que, por tanto, podemos considerar como las opciones más eficientes. Esta cifra, expresada en vatios (W), toma especial relevancia debido a funcionamiento continuado que se le va a dar a la tarjeta gráfica. En definitiva, tener en cuenta cuál es el coste del uso de tu tarjeta gráfica es más importante en este campo que en cualquier otro.

Tarjetas gráficas por gama

Como suele suceder con la mayoría de los productos, las tarjetas gráficas también pueden clasificarse en diferentes gamas. En primer lugar, la gama baja, en la que se incluyen las opciones menos potentes, con menor conectividad y sin refrigeración activa. Los productos incluidos en esta gama han dejado de ser competitivos. ¿Por qué? Porque la mayoría de CPU ya cuentan con una GPU integrada, más que suficiente para los usos comunes.

En segundo lugar, nos encontramos con la gama media. Estas GPU están pensadas para aquellos que juegan de forma ocasional o que no exigen unos gráficos de alta definición. Suelen contar con un solo ventilador y sus especificaciones le permiten mover con soltura juegos en FullHD. Sin embargo, es posible que no sean capaces de hacerlo con el nivel de detalle máximo.

Por último, te hablamos de la gama alta. En ella se incluyen aquellas tarjetas con las máximas especificaciones, que cuentan con la mayor fuerza bruta, la mejor refrigeración y una cantidad de memoria muy alta. Están pensadas para lidiar con los juegos más exigentes y tareas de peso como el diseño en 3D. Evidentemente, su precio es más elevado y van dirigidas a públicos concretos.

Tarjetas gráficas por fabricante

A la hora de clasificar las diferentes tarjetas gráficas, no podemos obviar al fabricante. Aunque son muchas las marcas que comercializan este tipo de productos, los dos actores principales son AMD y NVIDIA.

Las gráficas AMD suelen tener una mejor relación calidad precio. Esto significa que ofrecen unas prestaciones y características superiores en un rango de precios menor. Su productos son recomendables si se busca una gráfica solvente y el presupuesto es limitado. Con todo, si hablamos de gama alta, los precios suelen estar bastante parejos con su competidor más directo. Es una compañía muy abierta que ha liberado muchas de sus tecnologías, permitiendo que otros fabricantes, en los que se incluye la propia NVIDIA, las usen.

Por su parte, NVIDIA es la competencia directa de AMD en el campo del procesamiento gráfico. Históricamente ha sido conocida por ofrecer productos con un mejor rendimiento. Sin embargo, en los últimos años ambas compañías se mantienen igualadas en lo que a potencia se refiere. Los precios de NVIDIA suelen ser más elevados. De la misma manera, se ha encargado de lanzar tecnología y software asociado a sus tarjetas. Su filosofía es más cerrada, acotando el uso de estos añadidos a su propia plataforma.

Factores para tener en cuenta antes de comprar una gráfica

Antes de comprar una gráficaAntes de comprar una gráfica

Antes de lanzarte a comprar tu nueva tarjeta gráfica, hay algunos detalles que te recomendamos tener en cuenta. Hacemos un repaso por los aspectos más importantes en los que debes fijarte antes de comprar tu nueva tarjeta gráfica.

Potencia de la GPU

La potencia de la unidad de procesamiento gráfico, es decir, la GPU, será determinante a la hora de jugar o editar vídeo en alta definición. Hay diversos indicadores que te pueden ayudar a evaluar si una tarjeta gráfica es potente o no. Por ejemplo, los TFLOPS indican la cantidad de cálculos matemáticos que es capaz de realizar el procesador. Es una variable estrechamente relacionada con la potencia bruta de la tarjeta. Con todo, no es lo único que debes comprobar. También es muy importante tener en cuenta los núcleos CUDA, en el caso de las tarjetas de vídeo NVIDIA, y los procesadores de transmisión, en el caso de las tarjetas AMD. Ambas cifras no son equiparables y solo te permitirán comparar tarjetas del mismo fabricante. Para terminar, fíjate en la frecuencia de reloj de la GPU, expresada habitualmente en MHz y, más recientemente, en datos como los giga-rays por segundo y el RTX-OPS.

Tipo de memoria

Cuando hablamos de memoria, es necesario atender a dos términos: GDDR y HMB. El primero se comercializa en sus versiones GDDR5 y GDDR6. La principal diferencia entre ambas está en la eficiencia y la velocidad máxima. En cuanto al HMB, es especialmente interesante en tarjetas que se van a utilizar para aplicaciones de realidad virtual o en el campo computacional. Es cierto que funcionan a menor velocidad, pero, por el contrario, disponen de una latencia de acceso mucho menor. En general, los productos de NVIDIA se decantan por el tipo de memoria GDDR y los de AMD por HMB. Este segundo se suele utilizar en la gama más alta.

Resolución máxima y FPS

La resolución máxima permitida en una gráfica debe estar en consonancia con otros elementos. Principalmente con el monitor, que debe ser capaz de mostrar contenido en la misma resolución que la GPU. Ahora mismo las resoluciones más utilizadas son aquellas que conocemos como FullHD y 4K. La segunda cada vez gana más fuerza y se va imponiendo poco a poco. Dependiendo de la resolución máxima elegida, disfrutarás de unos gráficos más detallados y realistas. Por su parte, los FPS definen el número de imágenes por segundo que es capaz de mostrar una GPU de manera continuada. A mayor capacidad en este aspecto, mayor fluidez al jugar. Dar atención a ambos datos es muy necesario, sobre todo si buscas una tarjeta para usarla en el ámbito de los videojuegos. 

Conectividad

Al hablar de conectividad no centramos primero en aquella que enlaza la tarjeta gráfica con la placa base. La mayoría de las tarjetas comercializadas en la actualidad utilizan la conexión PCIe o PCI Express. Algunas usan este puerto para abastecerse de electricidad. No obstante, otras precisarán de alimentación externa. Si es el caso, debes disponer de un conector libre en la fuente de alimentación de tu equipo. Por otra parte, la conectividad también engloba las salidas disponibles. Un detalle básico que debes tener en cuenta es si tu nueva adquisición permite conectar más de un monitor. La mayoría incluyen una o varias salidas HDMI, además de otros puertos como DVI o Display Port.

Tamaño

El tamaño de tu nueva GPU no es un detalle nimio. Dependiendo del modelo elegido, una tarjeta gráfica puede ocupar mucho espacio físico dentro de la torre. Si tu adquisición es para un ordenador que ya tienes, comprueba previamente que podrás combinarla con otras tarjetas que tengas instaladas en la placa base. Si, por el contrario, la tarjeta es para un ordenador que vas a montar desde cero, es imprescindible que el resto de los componentes, como la caja, sean adecuados para su tamaño. En el caso de que estés pensando en construir un ordenador de pequeñas dimensiones, opta por soluciones especialmente diseñadas para este fin.

Refrigeración

Al igual que sucede con los procesadores, las GPU necesitan mantenerse bien refrigeradas para ofrecer el mejor rendimiento. El método más habitual es la combinación de ventiladores y disipadores. Dependiendo del diseño de la tarjeta, estas pueden incluir de 1 a 3 ventiladores, aunque también existen modelos de gama baja que solo disponen de disipador. Estos, a su vez, pueden tener un formato de torre o de perfil bajo. Los primeros se montan en vertical y los segundos en horizontal. En el caso de la configuración horizontal, suelen aventajar al formato vertical por su menor tamaño y la mejor integración en el cuerpo de la tarjeta gráfica. Asimismo, es posible emplear refrigeración líquida, aunque en el ámbito del procesamiento gráfico es una práctica poco frecuente.

Ruido generado

Siguiendo al hilo del anterior apartado, el ruido también es un factor de mucha importancia a la hora de elegir una nueva tarjeta gráfica. Y es precisamente el sistema de refrigeración el que más influye en este aspecto. Antes de decidirte por una nueva GPU, te recomendamos que investigues si es realmente silenciosa. Encontrar el equilibrio entre una buena refrigeración y un nivel de ruido bajo es posible.

Consumo: eficiencia y temperatura máxima

Es difícil especificar exactamente cuánto va a consumir una tarjeta gráfica. No obstante, sí es posible conocer las especificaciones mínimas necesarias en este ámbito para un correcto funcionamiento. Este dato suelen darlo los fabricantes y te permitirá conocer los requisitos que debe cumplir tu fuente de alimentación, en el caso de que sea necesario. Otro valor interesante es la temperatura máxima que puede soportar la tarjeta. Se suele conocer como TDP, o Thermal Design Parameter, y te orientará a la hora de definir si necesitas un sistema de refrigeración adicional o no. 

Diseño

El último aspecto del que te hablamos es el diseño. Quizá para muchos este sea el punto menos importante de todos. Sin embargo, algunos usuarios buscan la estética a la hora de construir su ordenador. Algunas firmas ofrecen diseños muy llamativos e incluyen cintas de LED con colores RGB. Esta función a menudo puede controlarse mediante software para ajustar la experiencia de usuario al máximo.

Mejores marcas de tarjetas gráficas

Mejores marcas de tarjetas gráficasMejores marcas de tarjetas gráficas

Cerramos este artículo repasando cuáles son las mejores marcas de tarjetas gráficas que existen ahora en el mercado.

MSI

MSI es una firma taiwanesa que desarrolla todo tipo de productos informáticos. Fundada en el año 1986, su línea de tarjetas gráficas abarca todo tipo de gamas, desde la más baja a la más alta. La más popular es la serie Gaming X, destacando por su eficiencia y por ser muy silenciosas. A la hora de desarrollar sus productos, MSI está asociado con AMD y NVIDIA.

Asus

Asus es una compañía muy popular en el mundo de la informática por sus portátiles, monitores e incluso teléfonos inteligentes. Su fundación se produjo en Taiwán, en el año 1989. Lleva muchos años trabajando en el campo de las tarjetas gráficas y es reconocida popularmente por las iniciales RoG, Republic of Gamers. Sus productos destacan por ser eficientes y por un diseño agresivo con la inclusión de luces RGB. Está asociada con NVIDIA y AMD.

Gigabyte

No nos movemos de Taiwán para seguir hablando de las mejores marcas de tarjetas gráficas. Gigabyte es una empresa fundada en el año 1986 que destaca, entre otras cosas, por la fabricación de periféricos para sistemas informáticos. Por supuesto, también es muy conocida por sus tarjetas gráficas. Asociada con AMD y NVIDIA, su línea más reconocida es Aorus. Como sucede con Asus, llama la atención por el diseño de sus tarjetas.

Sapphire

Asociada en exclusiva con AMD, Sapphire es una marca con sede en Hong Kong. Su fundación es mucho más reciente, produciéndose en el año 2001. Su negocio se basa, fundamentalmente, en la comercialización de GPU, aunque también fabrica placas base. Durante sus años de historia ha destacada por ser la primera firma que lanzó una tarjeta con 1 GHz. También fue la primera en incluir el conector HDMI.

EVGA

EVGA es una corporación fundada en el año 1999 en Estados Unidos, más concretamente en Brea, California. Está asociada con NVIDIA para fabricar sus tarjetas gráficas. En el caso de las placas base, cuenta con el soporte de Intel. Adicionalmente, fabrica otros productos de hardware, como fuentes de alimentación. Es una compañía que destaca por sus programas de garantía, ofreciendo en algunos casos hasta 10 años.

Zotac

Zotac es una empresa fundada en el año 2006 en Hong Kong. Es la marca con menos años de experiencia del este listado. En la gama más alta de tarjetas gráficas que comercializa nos encontramos con la línea AMP. Destacan también sus modelos de tamaño compacto, ideal para ordenadores de dimensiones reducidas. Está asociada con NVIDIA para la fabricación de sus productos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado