Comparativa redes WiFi

Cuando contratas una conexión de Internet con alguno de los proveedores actuales, generalmente consigues, además de la conexión, un equipamiento de red básico. Esto es el módem, necesario para convertir las señales empleadas por los proveedores en un formato compatible con las redes Ethernet, y un router para distribuir esta señal entre todos los equipos de la casa o la oficina.

Por lo general, se trata de un router WiFi, que además incorpora varios puertos Ethernet, junto con un módem ADSL. De este modo, en una única pieza de hardware, tienes todo lo necesario para crear una red local en casa. Bueno, te falta un elemento imprescindible para hacer que sea realmente tuya: la administración personalizada del dispositivo de red.

Los proveedores de servicios de Internet dejan instalado el router WiFi con una pegatina que contiene el SSID y la clave de la red WiFi. En la mayor parte de los casos, es todo lo que necesitas para conectarte a Internet. Y, si el router tiene puertos Ethernet, con un cable de red puedes también conectar el equipo sin problemas. Pero, tan pronto como quieras acceder a él para configurarlo, te toparás con una barrera casi infranqueable. Afortunadamente, en Internet hay guías que facilitan este paso, por no hablar de la opción de instalar uno comprado por el propio usuario.

En esta comparativa, te ofrecemos distintas alternativas a los equipos de red que instalan las operadoras. Son alternativas para mejorar la infraestructura de red, ampliarla o directamente sustituirla.

 

Tu router o tu módem router

ADSL, 3G, cable, fibra, WiFi abierto o satélite, entre las posibles opciones que tienes para llevar Internet a casa, las que te encontrarás con más frecuencia son ADSL, cable, 3G, la novedosa fibra óptica, el cuestionable e ilegal hackeo de redes WiFi o la conexión vía satélite. En general, el sistema de acceso es el mismo: se necesita un módem para convertir en una conexión Ethernet las señales empleadas en la transmisión de los datos a través de las redes de comunicaciones usadas por los ISP (Internet Service Providers).

Es un proceso en cadena donde tú puedes empezar a tomar decisiones sobre cómo administrar tu red al nivel de los dispositivos conectados o del router con los datos de acceso necesarios para ello. En cuanto al módem, poco puedes hacer salvo configurarlo con la información que te ofrezca el proveedor, en el caso de ADSL, o dejarlo como está en el del cable. Por ejemplo, con la compañía ONO, cada dispositivo de red tiene registrada su dirección MAC, de modo que no se pueda usar un aparato alternativo sin su consentimiento.

Comparativa routers wifi 1

Los dispositivos conectados en la casa o el trabajo aumentan, y no siempre es posible gestionar todo con un único hardware. Consolas, televisiones, sobremesas, portátiles, móviles, tabletas, cadenas de alta fidelidad o reproductores multimedia están ávidos de conectividad, y no siempre un mismo ingenio es capaz de ofrecerla de forma óptima. Los dispositivos de doble banda, por ejemplo, están pensados para ofrecer dos vías de comunicación inalámbrica usando el canal de 2,4 y el de 5 GHz, un tanto más exótico, pero capaz de descongestionar la banda más habitual de 2,4 GHz.

También puedes combinar la conectividad mediante cable allí donde sea posible con la inalámbrica, así como vía PLC (Power Line). Y, si es necesario, es factible recurrir a un repetidor WiFi o configurar un router compatible con esta funcionalidad como tal. Para casos excepcionales, puedes también emplear un switch para conectar mediante cable un número de dispositivos mayor que cuatro, que es el número convencional de puertos en los routers domésticos.

Como ves, todo un universo de posibilidades de conexión. La parte complicada es elegir la fórmula más adecuada. Hay que tener en cuenta, de primeras, que las velocidades que se indican en las cajas no son reales. Son teóricas, pero en la práctica, por mucho que digan que el router va a 300 o 450 Mbps, la realidad es que tendrás un ancho de banda real de unos 60–70 Mbps (unos 8,34 Mbytes/s). Por comparar, un USB 2.0 tiene un rendimiento real de unos 35 Mbytes/s.

Aunque parezcan iguales, los routers también se diferencian por rendimiento, alcance, facilidad de configuración, posibilidades de ajustes avanzados… Incluso hay tendencias como la de incluir conectividad USB en ellos para montar un servidor de impresión en la red local o uno de archivos sin más que conectarles un disco duro o una llave USB.

 

Consejos para montar tu red

La parte buena de las redes inalámbricas es que son muy robustas. La parte mala es que esa robustez la consiguen a costa de la velocidad. Las especificaciones teóricas de 300 Mbps para redes 802.11n solo se cumplen en condiciones ideales. Sin ir más lejos, la distancia hace que el rendimiento caiga, así como las interferencias con otros dispositivos que usen la misma banda de frecuencias, como los Bluetooth o incluso un microondas.

Además, puedes no disponer de un método para medir la velocidad de la conexión. Uno indirecto pasa por examinar la de programas como eMule o BitTorrent, aunque resulte «poco científico». Webs como http://speedtest.net o www.testdevelocidad.es permiten llevar cuenta de las velocidades a nivel general, donde la red doméstica es una caja negra, detectando cuellos de botella.

Comparativa routers wifi 2

Calcula qué dispositivos vas a conectar ahora o en el futuro. Ten en cuenta que son susceptibles móviles, televisiones, reproductores multimedia, ordenadores con conexión WiFi, discos duros, tarjetas de memoria Eye-Fi, cámaras de fotos, impresoras, consolas de videojuegos, cámaras IP, tabletas, etcétera.

Repasa la distribución de tu vivienda. Si la entrada ADSL está en una esquina junto a la terraza y quieres conectarte desde el dormitorio en el otro extremo de la casa, o la distribución es de varias plantas, tendrás un problema desde el principio. Lo mismo sucede si dispones de jardín y quieres montar una red para conectarte desde la piscina, o si tienes un bar enfrente y quieres acceso mientras tomas un aperitivo. La ubicación física de los dispositivos de red cuenta, y mucho.

Ojo con los cuellos de botella. Si cuentas con una conexión de 20 Mbps ADSL y un router 802.11g, el cuello de botella será este. Aunque las especificaciones indiquen hasta 54 Mbps de ancho de banda PHY (el ancho de banda en bruto disponible en el canal de comunicaciones), superior a 20 Mbps, la realidad es que «el que se puede usar» es incluso menor de la mitad de esos 54 Mbps. Si a eso unimos que el ancho de banda se reparte entre los dispositivos conectados, la situación es más que ajustada.

Comparativa routers wifi 3

Examina la compatibilidad. Lo recomendable es configurar el router para que trabaje únicamente bajo el estándar 802.11n, pero si tienes dispositivos que no sean compatibles con esta tecnología, no funcionarán. Como mucho, deberías tener dispositivos 802.11g. Por debajo, lo mejor es comprar unos más modernos. La mezcla de tecnologías 802.11 supone, en algunos casos, reducir la velocidad de la red en varios órdenes de magnitud.

Usa cables donde sea posible. Si tienes un portátil al lado del router, no dudes ni por un momento en usar un cable de red para conectarlo. Por un lado, liberarás la red WiFi de un dispositivo; por otro, tendrás la máxima velocidad posible.

Mide la velocidad. Te explicaremos en el apartado de pruebas cómo hacerlo entre distintos puntos de la red para que puedas estar seguro de que todo está en orden. Es la única forma de detectar problemas y solucionarlos.

Selecciona las bandas. Si tienes un router de doble banda, tendrás que definir qué dispositivos se conectan con la de 2,4 GHz y cuáles con la de 5 GHz. Por lo general, los que no necesiten de una velocidad extrema irán en la de 2,4 y los más exigentes en la de 5 GHz. Eso siempre y cuando los dispositivos sean compatibles con 5 GHz.

Seguridad ante todo. Si tienes vecinos cerca o vives en una ciudad en un piso bajo, ten en cuenta que tu WiFi será visible para un número de personas muy elevado. Lo mejor es que protejas tu red con WPA2 y una contraseña robusta. Algunos routers permiten crear cuentas para invitados, que por defecto ya están protegidas para que no se pueda tener acceso más que a Internet. En casos extremos, siempre puedes usar el filtrado MAC, con el que solo los dispositivos de red con una dirección MAC determinada podrán entrar en la red.

Elige Gigabit Ethernet. En el caso de las conexiones cableadas, la tecnología que tienes que buscar es la Gigabit Ethernet, con capacidad para mover 1.000 Mbps de datos. Puedes pensar que es excesivo teniendo en cuenta que las conexiones de ADSL o cable llegan como mucho a los 100 Mbps, pero hay que tener presente que, en una red local, gran parte del tráfico es interno. Por ejemplo, el que se genera llevando una película de tu disco duro a la consola o moviendo archivos a un NAS.

Compra con inteligencia. Una vez que tengas la red montada, incluye en tus exigencias a la hora de comprar dispositivos con conectividad inalámbrica que tengan la tecnología más avanzada posible compatible con el router que tengas instalado y configurado.

 

Las femtocell del futuro

Comparativa routers wifi 4

El futuro de las conexiones a Internet pasa por las redes femtocell. Lo que hacen es convertir una conexión de banda ancha ADSL o cable en un punto de acceso 3G visible para un dispositivo móvil. De este modo, se consiguen dos fines: mejorar la calidad de la cobertura 3G en lugares cerrados o alejados de una antena de telefonía y hacer más cómoda la experiencia de uso de un dispositivo móvil, que ya no necesitará echar mano de WiFi para conectarse.

La tecnología existe y está en fase de optimización, y no será raro que empiece a verse primero en establecimientos públicos o centros comerciales como sustituto de la tradicional red WiFi protegida por contraseña. De cara al usuario se parecerán a un router 3G. Por un lado tendremos la conexión con la banda ancha o la red que vaya a proporcionar el ancho de banda y, por otro, la señal 3G propiamente dicha, que estará configurada para un operador determinado o para varios operadores.

 

Las antenas y su relación con la velocidad

A la hora de elegir un router, necesitarás que tenga tres antenas para alcanzar la máxima velocidad de 450 Mbps. Con dos antenas, tendrás como máximo 300 Mbps. Por otro lado, es conveniente usar routers de doble banda para descongestionar la frecuencia de 2,4 GHz, generalmente saturada. Ten en cuenta que a 5 GHz, el alcance es menor, pero al mismo tiempo, permite que haya menos inferencias por parte de redes locales de las casas cercanas.

Comparativa routers wifi 5

Además, para conseguir la velocidad máxima, necesitas que el equipamiento de red, tanto del lado del router como del dispositivo receptor, sea compatible con canales de comunicación de 40 MHz frente a los 20 MHz del WiFi tradicional.

 

Megabits y megabytes

Para que salgan las cuentas de la velocidad de conexión de una red, hay que tener en cuenta que las unidades de medida son un tanto diferentes de las habituales. Cuando se habla de 20 megas en ADSL, por ejemplo, no se trata de 20 megabytes por segundo. Se habla de 20 megabits por segundo de velocidad de bajada. Si tenemos en cuenta que un byte son ocho bits, veremos que 20 Mbps se traducen en unos 2,5 Mbytes/s (megabytes por segundo).

Es decir, la cantidad en Mbps se tiene que dividir entre ocho para obtener la medida de velocidad en Mbytes/s aproximadamente. Aproximada porque realmente las unidades de Kbyte y Mbyte implican trabajar con bloques de 1.024.

Comparativa routers wifi 6

Razones para comprar un router

  • La posibilidad de ajustar los puertos en aplicaciones que así lo requieran.
  • El establecimiento de políticas de seguridad avanzadas diferentes a las establecidas por el proveedor ISP, como por ejemplo el filtrado MAC.
  • La configuración del acceso a tu red desde el exterior para compartir archivos, acceder a tus cámaras IP o para montar tu propio servidor web.
  • Es factible definir direcciones IP estáticas para dispositivos de red, en vez de dejar que el servidor del router las asigne automáticamente.
  • Permite configurar servidores de impresión o de archivos usando las conexiones USB que algunos routers incluyen.
  • Maximizar la velocidad de las conexiones. Los routers que entregan los ISP no siempre disponen de la última tecnología.
  • Podrás ampliar la cobertura de la red configurando extensores de rango allí donde sea posible.
  • Admite su gestión remota (por ejemplo, para dar soporte a familiares o amigos que no estén muy duchos en la materia).
  • En todo momento es posible comprobar quiénes están conectados a tu red accediendo a la lista de equipos conectados.
  • Configurar el control parental o filtros para que no haya peligro de accesos a Internet no deseados por parte de niños.
  • Acceder a los logs del sistema para llevar un seguimiento de la actividad de red del hogar.
  • Actualización de su firmware, de modo que se pueda mejorar aspectos tales como la seguridad o el rendimiento.

 

Glosario de términos

  • Dirección IP: Etiqueta numérica que identifica de forma unívoca a un equipo dentro de una red dada que utilice el protocolo IP. Las direcciones IP en una red local no sirven para identificar a un equipo o dispositivo en Internet. Se necesita un router que sí tenga una dirección de Internet válida y que establezca una ruta de comunicación entre Internet y la red local.
  • Dirección IP dinámica: Es la que generalmente asignan los ISPs a sus abonados. Cuando apagamos el módem o en periodos de inactividad, el proveedor puede «quitarnos» una dirección de Internet y asignársela a otro abonado. Del mismo modo, en una red local puede que las direcciones las asigne de forma dinámica el router sin que haya una correspondencia fija entre un ordenador y una IP.
  • Dirección MAC: Identificador de 48 bits único para cada tarjeta de red, ya sea la de un ordenador, un equipo multimedia, una televisión, etc.
  • Dual Band (doble banda): Tecnología que permite que convivan dos bandas de frecuencia diferentes en un mismo router inalámbrico. Por lo general, son las de 2,4 GHz y 5 GHz. Se pueden usar para segmentar la conexión de dispositivos en una misma red y descongestionar las bandas.
  • LAN (Local Área Network o red de área local): Es un conjunto de ordenadores o dispositivos de red conectados localmente en una casa o una oficina, sin visibilidad directa hacia el exterior. Los equipos en una red local tienen direcciones IP.
  • MIMO (Multiple Input Multiple Output): Se trata de combinar varias antenas para aumentar la capacidad de transmisión de datos, o la fiabilidad. Es posible conseguir teóricamente hasta 600 Mbps, aunque lo máximo que se puede obtener en la práctica a un precio razonable es 450 Mbps usando 3 x 3 antenas (tres en el router y tres en el receptor).
  • Módem (modulador / demodulador): Dispositivo que hace de puente entre la conexión ADSL o la de cable y una conexión Ethernet convencional compatible con una infraestructura de red Ethernet o WiFi.
  • NAT (Network Address Translation): Mecanismo que permite que varias equipos en una red local accedan a Internet a través de un dispositivo de red que tenga asignada una dirección visible en la Red. Esta dirección «buena» la asigna nuestro ISP.
  • WAN (Wide Area Network o red de área amplia): Es el conjunto de ordenadores y dispositivos de red visible en Internet. La red que provee de servicio de conexión a un país o a un continente.

 

Conoce las pruebas realizadas por PCA Lab

Los routers inalámbricos tienen una métrica esencial para caracterizarlos: la velocidad de conexión. Pero esta velocidad no es constante, sino que varía con la distancia al emisor (el router) desde el equipo o los equipos que se conecten. Las pruebas de rendimiento pasan precisamente por evaluar, para unas mismas condiciones, cómo manejan la transmisión de datos los distintos equipos.

Para ello, hemos usado el mismo ordenador, con el mismo software, conectado inalámbricamente al mismo router, al cual hemos conectamos un ordenador de sobremesa mediante un cable Ethernet e instalado uno de los puntos de conexión. El otro lo instalamos en el equipo portátil, haciendo medidas en tres puntos: uno justo al lado del dispositivo; otro en la habitación contigua a la sala de pruebas; y el último en el punto más alejado de la casa donde se realizan las pruebas.

Para el caso de los dispositivos con doble banda, también medimos en un punto algo menos alejado debido al menor alcance de la banda de 5 GHz. En todos los casos, hemos empleado la misma tecnología para la seguridad de la red, sin que haya otros dispositivos conectados a la red ni aplicaciones compitiendo por el ancho de banda disponible.

 

Las aplicaciones de prueba

Dos de las aplicaciones usadas para las mediciones son Ixia Chariot y Speedtest en modo local, así como en modo remoto conectándose a Internet a través de una línea ONO de 50 Mbps de bajada y 5 Mbps de subida.

Chariot es un software especialmente interesante, al mostrar la evolución del ancho de banda en el tiempo. En esta comparativa, hemos definido dos conexiones con el PC donde se monitorizaban las conexiones desde el portátil que hemos usado para las pruebas en diferentes ubicaciones: una conexión mediante cable desde el router y otras mediante WiFi 802.11n usando un adaptador WiFi USB. Así, vemos cómo se gestionan dos conexiones desde el router, aunque el ancho de banda total está limitado por el enlace WiFi del portátil hacia aquel dispositivo.

Comparativa routers wifi 7

Por su parte, con PassMark Wireless Monitor, se puede monitorizar la potencia con la que llega la señal a cada ubicación donde se mide el rendimiento de red. Adicionalmente, se realizarán pruebas de medida de consumo eléctrico en funcionamiento para evaluar el coste de tenerlo encendido de continuo todos los días del año.

Para la evaluación del router ADSL primará el apartado del asistente de configuración y facilidad para poner a punto la conexión. La parte complicada de cambiar el router que ofrece el operador por otro propio es precisamente la de trasladar la configuración que ofrece el ISP al nuevo ingenio. No siempre es fácil si no se cuenta con todos los datos o no se tiene un asistente que facilite la tarea.

Comparativa routers wifi 8

Aspectos como la conectividad o las posibilidades avanzadas de configuración de la red se valorarán en el apartado de características de la tabla publicada en las páginas precedentes, como es habitual en PC Actual. El resultado final es un compendio de las pruebas de velocidad y las características y herramientas que pone en manos de los usuarios cada equipo para configurar la red de un modo eficaz y versátil.

 

Routers inalámbricos analizados

 

La opinión de PC Actual: La velocidad se ha de pagar

Tras el análisis de los diez routers que conforman esta comparativa, la primera conclusión a la que llegamos es que la máxima velocidad se encuentra en los dispositivos con tecnología de transmisión dual, a 2,4 GHz y 5 GHz. Asus, Linksys y Trendnet destacan claramente sobre el resto. De los que usan solo tecnología de 2,4 GHz. D-Link hace un buen papel con su equipo Dir 657.

Pero, en todos los casos, el precio está por encima de 120 euros. Hay modelos muy económicos, pero a la vista está que no son una elección aceptable para usuarios entusiastas que busquen la máxima velocidad y versatilidad en sus redes domésticas.

De hecho, conociendo del comportamiento de los routers ADSL, casi merece más la pena desactivar la red WiFi del dispositivo que entregue el operador, dejarlo en un modo de funcionamiento exclusivamente como módem y usar un router de gama alta para configurar la red usando como entrada WAN la salida del router ADSL.

Comparativa routers wifi 10

De otro modo, el cuello de botella estará simple y llanamente en la entrada de la banda ancha en el domicilio. Cambiando el equipo del proveedor por uno nuevo ADSL, en principio mejorarían las posibilidades de configuración de parámetros de red, al no tener que depender de las modificaciones que los proveedores de Internet hubieran hecho en sus routers. Pero pocas posibilidades adicionales obtendríamos, al menos con los equipos que hemos probado en esta comparativa, donde los mejores son claramente los de doble banda sin módem ADSL.

En caso de elegir modelos de banda única, tened en cuenta detalles como la tecnología de red Ethernet. Si es 10/100, será un cuello de botella si hay ordenadores en la red local con tecnología Gigabit (10/100/1.000).

Funcionalidades extra

Además de la posibilidad de configurar dos redes paralelas de comunicaciones, los routers con doble banda exhiben cifras de hasta 450 Mbps de velocidad. Tened presente que a día de hoy son pocos los equipos que integran tecnología inalámbrica de 450 Mbps. Necesitas tres antenas y configurar el canal de comunicaciones con un ancho de 40 MHz, que no siempre es posible activar sin que aparezcan problemas de compatibilidad. Así, lo más probable es que tengas que usar el modo de 300 Mbps, que por otro lado funciona muy bien cuando está correctamente implementado.

Los servidores DLNA, de impresión o archivos son funcionalidades adicionales que no siempre son tan útiles como se podría pensar en un principio. La impresión en red es una buena aplicación que justifica la adquisición de un router avanzado, así como otras relacionadas con la descarga de archivos de redes P2P de forma autónoma en el router. Asus integra esta funcionalidad en su modelo, pero ni Zyxel, Trendnet, SMC, TP-Link o SMC apuestan por ello.

La compatibilidad con pinchos 3G está contemplada (de nuevo) en el equipo de Asus, que hace que sea un producto redondo donde apenas falta de nada. Al final, la calidad se paga y, si se quiere un dispositivo de red de calidad, que no sea un freno para tus conexiones multimedia o de datos, tendréis que apostar por los modelos de gamas más altas y doble banda.

Lo mejor: Diseño y prestaciones

La velocidad de los equipos más solventes es apta para manejar contenidos multimedia. Además, las posibilidades de configuración son excelentes tanto en funcionalidades como en seguridad. La creación de redes estancas para invitados, por ejemplo, es un acierto presente de un modo u otro en los routers del informe. Y no olvidamos la apuesta por el diseño en algunos equipos.

Comparativa routers wifi 11

Lo peor: Algunos no justifican su precio

Los equipos compatibles con ADSL no son especialmente llamativos y no acaban de justificar su compra para sustituir a los que envían los ISP. Además, la velocidad de transferencia se demuestra que depende de variables como la distancia, las interferencias o de si tienes equipos que aprovechen las velocidades con las que trabajan los routers más veloces. Hay equipos que aún emplean interfaces Ethernet 10/100.

Comparativa routers wifi 12

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado