Cómo acelerar Windows 10 sin renovar hardware

Mi escritorio de Windows 10
Cuando pensamos en mejorar el rendimiento del ordenador, generalmente reemplazamos un componente. Hay trucos que nos pueden permitir hacerlo sin gastar un euro en hardware adicional

Windows 10 ya lleva un tiempo entre nosotros. La última versión del sistema operativo de escritorio de Microsoft ha pulido muchos de los aspectos que no gustaron a los usuarios en Windows 8 —especialmente aquella barra Charms que muchos recordamos con cierto desagrado— y, aunque en general funciona bien, algunas características consumen demasiados recursos como para que el ordenador en el que está instalado rinda a pleno rendimiento. Quizá en equipos con unas características potentes no se note demasiado, pero en un ordenador con componentes más limitados esto puede acabar por ser un problema. Basta con que tenga unos años o sea un equipo económico, esto ya es suficiente.

¿Cuál sería la forma más rápida y radical de acelerar Windows 10 en cualquier PC? Muy fácil: instalar un disco duro SSD. En general son más económicos que un procesador nuevo —que dependiendo del tipo de socket de la placa base o del equipo del que estemos hablando puede que no se pueda reemplazar— y sólo hace falta tener un puerto SATA libre para conectarlos. Ahora bien, no siempre es necesario recurrir a lo más radical para mejorar el rendimiento.

Es por eso que en este artículo vamos a recoger una serie de formas de “acelerar” Windows 10 sin usar un disco SSD, que sólo van a requerir unos cuantos clics por tu parte y no te obligarán a gastarte ni un duro.

Disco duro de estado sólido o SSDDisco duro de estado sólido o SSD

6 formas de mejorar el rendimiento de Windows 10

De acuerdo, Windows 10 es prácticamente nuevo y tiene un aspecto visual atractivo, pero es Windows. Con esto nos referimos a que siempre arrastrará problemas de rendimiento si lo instalamos en un equipo con limitaciones técnicas. Si tienes uno de esos ordenadores, entonces te interesan los trucos que vamos a darte a continuación.

Deshazte del menú Inicio transparente

Hacer opaco el menú InicioHacer opaco el menú Inicio

El regreso de un menú Inicio como Dios manda ha sido uno de los aspectos que los usuarios más han alabado de Windows 10. Se trata de una versión bonita y transparente del de toda la vida, pero la transparencia cuesta recursos. En un equipo potente no se notaría, pero si tienes un equipo que no cuenta con esa ventaja sus efectos se sienten.

Para deshacerte del menú Inicio transparente tienes que ir a Inicio > Configuración > Personalización > Colores y desactivar la opción Hacer que Inicio, la barra de tareas y el centro de actividades sean transparentes.

Desactiva los efectos especiales

Aparte de un menú Inicio transparente, Windows cuenta con otros efectos especiales que también consumen esos preciosos recursos que necesitas tanto. Para desactivarlos haz clic con el botón derecho en el menú Inicio y después en Sistema.

Para desactivar los efectos especiales primero entramos en SistemaPara desactivar los efectos especiales primero entramos en Sistema

Después haz clic en el apartado Configuración avanzada del sistema. Una vez ahí, haz clic en el botón Configuración del apartado Rendimiento.

Lo siguiente es acceder a las opciones avanzadasLo siguiente es acceder a las opciones avanzadas

Esto abrirá el menú de opciones de rendimiento. En la pestaña Efectos visuales podrás dejar que sea Windows el que elija las opciones que consideres oportunas o bien, a través de la opción Personalizar, desactivar a mano todo lo que consideres oportuno.

Aquí podremos desactivar todo lo que sobreAquí podremos desactivar todo lo que sobre

Desactiva las aplicaciones que arrancan con el sistema

Si a tu PC le cuesta mucho tiempo arrancar y tienes el inicio rápido activado, entonces quizá tienes demasiadas aplicaciones que arrancan cuando lo hace Windows. Para solucionarlo haz clic con el botón derecho encima del menú Inicio y selecciona el Administrador de Tareas. Ahí ve a la pestaña Inicio y busca en la lista de programas los que veas que no necesitan arrancar conforme lo hace el sistema operativo. Una vez los tengas localizados, haz clic en el botón Deshabilitar y listo. Puedes ordenarlos por el impacto que tienen en el inicio del sistema operativo, de forma que te sea más fácil identificarlos.

Programas que se inician con el sistemaProgramas que se inician con el sistema

Cómo encontrar y arreglar un problema

Una forma sencilla de encontrar otras trabas para el rendimiento en tu ordenador puede ser acudiendo al solucionador de problemas de rendimiento que Windows 10 lleva incorporado, que puede ayudarte a encontrar otros procesos que te estén dificultando un uso correcto de tu máquina sin que tú lo sepas. Para acceder a él haz clic con el botón derecho del ratón encima del menú Inicio y selecciona el Panel de Control. Una vez ahí entra en Sistema y seguridad y, bajo el apartado Seguridad y mantenimiento > Solucionar problemas habituales del equipo, haz clic en Ejecutar tareas de mantenimiento.

Solucionador de problemas del equipoSolucionador de problemas del equipo

Reduce la cuenta atrás del menú de arranque

Cuando el ordenador arranca en algunos ordenadores puede aparecer un menú antes de entrar en el sistema operativo. Este menú aparece durante un tiempo determinado y, entre otras cosas, nos permite entrar en Windows en modo seguro (por ejemplo). Este tiempo es de 30 segundos por defecto, pero se puede modificar.

Para ello haz clic con el botón derecho encima del menú Inicio, selecciona el Panel de Control y ve a Sistema y Seguridad > Sistema > Configuración avanzada del sistema. Allí aparecerán distintas opciones, entre ellas una que te permite modificar el tiempo que se puede permanecer en el menú antes de que el sistema operativo se cargue. Introduce el valor que más te convenga.

Cambio de tiempo del menú de arranqueCambio de tiempo del menú de arranque

Reiniciar el ordenador, la solución más sencilla

¿Puede que acelerar tu sistema operativo sea tan sencillo como reiniciar? Puede ser. Con un reinicio se limpia la memoria RAM y se detienen todos los procesos que pueden estar chupando recursos. Además, el reinicio no se ve afectado por el Arranque Rápido de Windows, que guarda un volcado del estado del ordenador cada vez que lo apagas. La única forma de limpiar todos los procesos es reiniciando el PC.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?