Como optimizar y reparar Internet Explorer 8

El navegador de Microsoft, aunque ha mejorado mucho en sus últimas versiones, no es que sea precisamente la panacea de la estabilidad. Aunque es justo...
TEXTO ALT

El navegador de Microsoft, aunque ha mejorado mucho en sus últimas versiones, no es que sea precisamente la panacea de la estabilidad. Aunque es justo reconocer que muchas veces no tiene la culpa. Por ser el navegador más utilizado (una posición que Firefox empieza a amenazar), también es el que recibe más desarrollos de calidad dudosa que muchas veces hacen más daño que otra cosa. Por eso, si notamos que Internet Explorer 8 funciona excesivamente lento, con ralentizaciones y algunos cierres inesperados, es posible que necesitemos darle un repaso a todas las barras de herramientas, plugins y extensiones que tengamos instalados. Uno de los plugins que más dolores de cabeza suelen traer es Flash Player, ya que se actualiza de forma más o menos frecuente pero es habitual no tener la última versión con los parches y mejoras que integre.

1.- Restaura Internet Explorer a sus ajustes por defecto.

En el menú de Herramientas de Internet Explorer, seleccionamos Opciones de Internet y en la pestaña Opciones avanzadas tenemos el apartado Restablecer las Opciones de Internet, si pinchamos en Restablecer, una vez reiniciemos Internet Explorer, lo obtendremos como si estuviera recién instalado. En el momento de confirmar, se nos informa de todo lo que va a ser desactivado y se nos da la opción de eliminar (o no) toda nuestra información personal y configuraciones que guarde el navegador. Los complementos y demás añadidos al navegador no serán borrados pero sí que quedarán desactivados.

2.- Instala un Flash Player actualizado

El plugin Flash Player es el que tiene más papeletas para estar causando problemas, así que lo mejor será descargar la última versión de Flash Player e instalarla en este momento, que el navegador está limpio. Para ello, lo mejor será desinstalar la versión que tengamos instalada mediante el Panel de Control de Windows o con alguna herramienta especializada como CCleaner y, posteriormente, descargar la última versión de este imprescindible plugin.

3.- Reactiva los plugins y addons que realmente necesites.

En el paso dos se han desactivado todos los plugins, addons y extensiones de Internet Explorer 8, pero no se han eliminado del sistema, así que si hay alguno que sea especialmente útil o necesitado, ahora es el momento de activarlo en el menú Herramientas, seleccionamos Administrar complementos y activamos únicamente aquellos que creamos necesarios. A pesar de que conozcamos algunos, es posible que no sean necesarios, así que en caso de duda, es mejor dejar desactivado el complemento.

Gracias a estos sencillos pasos, tendremos un Internet Explorer 8 más limpio y totalmente optimizado, de forma que si tenemos aún algún problema en cuanto a fallos extraños, ralentizaciones y cierres inesperados, tal vez sea un problema más profundo del propio navegador o un conflicto con otra aplicación.

Fuente: ZDNet

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?