RAID

Las necesidades de almacenamiento masivo, cada vez son mayores para los usuarios domésticos, debido a las capacidades multimedia de los equipos (películas, fotos, música etc.). Al mismo tiempo, se precisa mayor velocidad en los medios de almacenamiento, como mayor seguridad en su conservación. Esta situación, sin embargo, no es nueva para las empresas, por lo que se han venido desarrollando sistemas multidisco que resuelven el problema, cual es el caso del RAID. Los precios que tienen actualmente los discos duros, y el hecho de que una gran mayoría de placas base soporten este sistema, ahora ya en S-ATA, permiten que sea utilizado cada vez más por los usuarios domésticos.

Un sistema RAID, se basa en el montaje de dos o más discos duros montados en ARRAY, formando un bloque de trabajo, para obtener desde una ampliación de capacidad a mejoras en velocidad y seguridad de almacenamiento. Según las características que queramos primar, se establecen los distintos sistemas de RAID que a continuación enumeramos.

  • RAID 0: Este sistema se define para aumentar la velocidad de trabajo con los discos duros. Se montan dos o más discos duros, de tal manera que la información se reparte en todos ellos. De esta manera la controladora puede escribir simultáneamente en varios de ellos y leer también simultáneamente, con lo que se consigue un espectacular incremento de la velocidad, pero al estar distribuida la información entre todos los discos, en el caso de que alguno se averíe, se pierde toda la información. La capacidad de almacenamiento es el producto del número de discos por la capacidad del menor, siendo aconsejable que todos tengan la misma capacidad.
  • RAID 1: También llamado en espejo, utiliza dos o más discos duros, pero contrariamente al anterior, graba y lee simultáneamente en dos de todos ellos. La velocidad es la misma que si tuviéramos un solo disco (en lectura mejora), pero tenemos la misma información en todos los disco, por lo que si uno de ellos se avería (el sistema nos informa), podemos seguir trabajando, y además, es como si tuviéramos tantas copias de seguridad como discos haya en el ARRAY. La capacidad de almacenamiento, es la del disco más pequeño.
  • RAID 5: Requiere por lo menos tres discos. La escritura de datos se realiza en bloques repartidos entre todos los discos (parecido a RAID 0), y también escribe información para control de errores, de tal forma, que si un disco se avería, se puede reconstruir a partir del resto. La capacidad es la suma de las de todos los discos menos uno.
  • RAID 0+1: Requiere al menos cuatro discos y es una combinación entre 0 y 1. Se montan dos conjuntos en RAID 0, y después estos dos conjuntos en RAID 1.Si falla un disco, la información se recupera del otro conjunto.
  • RAID 10: Es el caso contrario al anterior, se montan dos conjuntos en RAID 1 y después los dos conjuntos en RAID 0. Con esta configuración se gana en velocidad y seguridad con respecto a la anterior.

Finalmente, existen otros tipos de configuración RAID, pero prácticamente no se usan.

Visto lo anterior, solo queda ver nuestras necesidades y disponibilidad económica, para elegir el sistema más conveniente.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?