Dispositivo PLC qué es, para qué sirve y cómo funciona

Es posible que, si estás buscando la manera de mejorar la cobertura de tu conexión a Internet, te hayas topado con la palabra PLC. En esta guía te vamos a explicar qué es exactamente un PLC, cómo funciona y qué usos principales tiene. Además, te contamos todo lo que debes tener en cuenta antes de comprar uno para tu casa u oficina.

¿Qué es un PLC?

PLC son las siglas tras las que se esconde la expresión en inglés Power Line Communications. En español diríamos algo así como “comunicaciones en línea de potencia”. Es cierto que, por lo general, esta palabra se utiliza para identificar unos dispositivos concretos. Pero, en realidad, es una tecnología que usa la red eléctrica para transmitir datos y comunicar distintos sistemas informáticos. En esencia, PLC es el uso de una línea de energía para transportar datos digitales.

Es importante no confundir Power Line Communications con Programmable Logic Controller. Si te has dado cuenta, ambas frases corresponden a las mismas siglas. Un controlador lógico programable, o Programmable Logic Controller, es un dispositivo autómata que se encarga de controlar procesos secuenciales en maquinaria industrial. En este artículo nos centraremos en el primer concepto y en los dispositivos asociados con la tecnología de transmisión de datos mediante la red eléctrica.

¿Para qué sirve un dispositivo PLC?

Para qué sirve un dispositivo PLCPara qué sirve un dispositivo PLC

El objetivo de un dispositivo que emplea la tecnología PLC es siempre el mismo: aprovechar la infraestructura cableada existente para enviar información. De esta manera, se elimina la necesidad de instalar una red específica, por ejemplo Ethernet, para transmitir datos entre sistemas.

En la actualidad, el uso más frecuente de los dispositivos PLC se da en el ámbito doméstico. Se utiliza para ampliar la cobertura de la red a cualquier punto de la casa donde haya un enchufe. Estos dispositivos aprovechan el entramado de la instalación eléctrica de la vivienda. Así, son capaces de transmitir los datos necesarios para proporcionar conexión a la red de área local y a Internet.

El uso de dispositivos PLC es especialmente interesante en viviendas de grandes dimensiones. La conexión inalámbrica que proporciona el router es limitada. Si existe un gran número de obstáculos, como paredes o muros, lo más habitual es que la cobertura en ciertos lugares sea deficiente. Pero gracias a los dispositivos PLC, dispondrás de conectividad en alta velocidad en cualquier rincón de tu hogar.

Aunque este tipo de tecnología se utiliza principalmente en viviendas, a lo largo de los años ha tenido otros usos. Por ejemplo, las empresas del sector eléctrico emplearon la tecnología PLC para convertirse en proveedores de Internet. Gracias al uso de la infraestructura eléctrica existente, harían llegar la conexión a cada hogar. Es cierto que parecía una idea interesante, pero algunas limitaciones técnicas impidieron que este tipo de servicio se hiciera realidad. El resultado final fue que el uso de PLC por parte de estas empresas quedó relegado a un ámbito más técnico. Por ejemplo, permiten conocer el consumo de electricidad por parte de un abonado en tiempo real.

¿Qué es mejor PLC o repetidor wifi?

Extender la cobertura de tu conexión a Internet es fácil con un PLC. De igual forma, también es posible hacerlo con un repetidor Wifi. ¿Qué opción es la más recomendable? En los siguientes apartados analizamos esta cuestión.

Cómo funciona un repetidor Wifi

Una buena manera de ver las diferencias entre un PLC y un repetidor Wifi es descubriendo el funcionamiento de este último dispositivo. Aunque dedicaremos un apartado a hablar sobre cómo funcionan los dispositivos PLC, ya te hemos explicado que utilizan la red eléctrica para transportar paquetes de datos. El repetidor Wifi, por su parte, propone un sistema muy distinto. Es cierto que el objetivo principal es el mismo, es decir, ampliar la cobertura de la conexión a Internet en el hogar. Sin embargo, lo hace captando la señal inalámbrica del router y replicándola.

Para entenderlo mejor, piensa en una casa con tres plantas. El router, qué está ubicado en la planta baja, ofrece una buena cobertura en el primer y segundo nivel. No obstante, la señal no llega hasta la tercera planta. ¿Cómo soluciona este inconveniente un repetidor Wifi? Si se instala en la segunda planta, este recogería la conectividad inalámbrica y la extendería dentro de su rango máximo, ampliando la señal hasta el último nivel de la casa. Como ves, son dispositivos muy efectivos cuando se ubican en una zona intermedia entre la fuente de la señal y la estancia donde no se dispone de cobertura.

Ventajas y desventajas de un repetidor Wifi

Ventajas y desventajas de un repetidor WifiVentajas y desventajas de un repetidor Wifi

Un repetidor Wifi presenta algunas ventajas y desventajas que debes conocer. En cuanto a los puntos positivos, este sistema solo precisa la instalación de un aparato. Basta con un solo repetidor para extender la cobertura de la red Wifi. Además, son dispositivos que se configuran con mucha facilidad y no requieren conocimientos técnicos para ponerlos en marcha.

Si nos centramos en las desventajas de los repetidores Wifi, nos encontramos con que únicamente ofrecen conexión inalámbrica. Por sí misma, esta presenta algunos inconvenientes, como la dependencia de la señal del router, la pérdida de velocidad y un radio de cobertura limitado. De hecho, es posible que, dependiendo de las distancias que desees cubrir, debas instalar más de un repetidor.

Ventajas y desventajas de un PLC

Si hablamos de dispositivos PLC, también observamos algunos puntos fuertes y débiles. En cuanto a los primeros, los PLC son capaces de extender la red a cualquier rincón, siempre que haya disponible un enchufe. Además, la mayoría emiten señal Wifi, a la vez que disponen de un conector Ethernet. Evidentemente, esto hace que sean más versátiles que un repetidor. Asimismo, en términos generales, ofrecen un mayor rendimiento y una conexión más estable.

Pero no es oro todo lo que reluce. El buen funcionamiento de los PLC dependerá del estado de la red eléctrica de tu casa. La velocidad de conexión puede verse condicionada por la antigüedad de la instalación. Otro punto en contra es que siempre necesitarás dos dispositivos. Uno será el encargado de introducir la señal de datos en la red y el otro de recibirla. La dependencia de un enchufe es otro contratiempo. Esto suele ser un problema si se trata de llevar Internet a rincones concretos, como el jardín, donde es difícil encontrar un enchufe. Y si estabas pensando en utilizar tu PLC en una regleta, mejor olvídate. Su funcionamiento empeora notablemente en ese caso.

Entonces, ¿PLC o repetidor Wifi?

Depende de las características de tu vivienda, la distancia que desees cubrir y del tipo de conexión que necesites. El PLC es recomendable si buscas una conectividad más estable y quieres cubrir una superficie mayor. Además, como emiten su propia red Wifi, dispondrás de conexión inalámbrica en las estancias contiguas. El PLC es la opción acertada si entre tu router y el lugar en el que quieres extender la red hay muchos muros y paredes. Como la señal viaja por la instalación eléctrica, eso no supondrá un problema. Por supuesto, antes de lanzarte a comprar un dispositivo de estas características, asegúrate de que dispones de un enchufe allí donde quieres hacer llegar la cobertura.

Los repetidores Wifi son una buena opción en superficies de dimensiones comedidas. En ese caso, con adquirir un solo dispositivo será más que suficiente. Además, su precio suele estar por debajo de los PLC y no sufren interferencias por culpa de los aparatos conectados a la red eléctrica. Aunque si lo que buscas es una extensión de la cobertura amplia, deberás comprar más de un repetidor. Además, no ofrecen conexión cableada. Por eso, si precisas estabilidad y velocidad, el repetidor Wifi no es tu dispositivo.

¿Cómo funciona un PLC?

Para conocer cuál es exactamente el funcionamiento de los PLC, es necesario que aclaremos algunos conceptos técnicos. En primer lugar, debes saber que el voltaje y la frecuencia a la que viaja la electricidad por la instalación de tu hogar es de unos 220 V y 50 Hz, respectivamente. Por el contrario, los PLC envían los datos a una frecuencia más alta y a un voltaje más bajo. De esta manera, el dispositivo es capaz de separar la corriente eléctrica de la transmisión de datos. Ambas señales viajan por el mismo cable sin que haya interferencias entre ellas.

En un extremo de la conexión debe instalarse un PLC emisor. Una vez se encuentra conectado a la corriente y al router, envía los datos proporcionados por este último por toda la instalación. El PLC receptor se conecta a otro enchufe, recibiendo e interpretando la información proporcionada por el emisor. Para enviar la señal del router solo es necesario disponer de un PLC. No obstante, es posible instalar más de un dispositivo receptor para aumentar la cobertura de la red por toda la casa. Todos los PLC deberán estar sincronizados entre sí para funcionar correctamente. Este proceso puede variar dependiendo del fabricante.

¿Qué hay que tener en cuenta al comprar un PLC?

Qué hay que tener en cuenta al comprar un PLCQué hay que tener en cuenta al comprar un PLC

Finalizamos esta guía hablándote de todos los puntos que debes tener en cuenta antes de comprar un dispositivo PLC.

Conexiones

Las conexiones son uno de los puntos más importantes que debes conocer a la hora de hacerte con tu dispositivo PLC. Principalmente, incluyen dos tipos: Ethernet y Wifi.

  • Ethernet. La conexión cableada mediante Ethernet es la principal puerta de entrada a los datos recibidos por parte de tu receptor PLC. Los modelos básicos suelen incluir un solo puerto, mientras que otros más avanzados incluyen dos o más. En el caso de que desees usar la conexión mediante Ethernet con más de dos equipos, plantéate la posibilidad de adquirir un PLC con múltiples puertos. Asegúrate, además, que disponga de interfaz Gigabit para disfrutar de la máxima velocidad al conectar tu ordenador a la red.
  • Wifi. Disponer de Wifi en tu PLC te resultará muy útil en algunas circunstancias. Si te has planteado la compra de este tipo de dispositivos es porque tu router no es capaz de cubrir todas las estancias de tu hogar. Contar con conexión Wifi te permitirá usar teléfonos móviles, tabletas y otros equipos que no tengan puerto Ethernet. Un PLC con Wifi te ayuda a cubrir dos necesidades: proporcionar conexión a tu ordenador y repetir la señal inalámbrica de tu router. Eso sí, asegúrate que el dispositivo elegido dispone del último estándar Wifi del mercado.

Estándar empleado

Los PLC utilizan un estándar denominado Homeplug. Gracias a él, son dispositivos capaces de transportar datos mediante la red eléctrica. Este marco normativo utilizado por los PLC ha ido mejorando con el paso de los años. A continuación, te dejamos un listado con todas las versiones de Homeplug que existen. Recuerda que las versiones más recientes destacan por ofrecer un mejor rendimiento.

  • AV. Primer estándar conocido para transportar paquetes de datos mediante instalaciones eléctricas. Apareció en 2001, disponía de un ancho de banda máximo de 14 Mbps y una velocidad real de 4,2 Mbps.
  • AV200. Evolución de la primera versión con un ancho de banda potencial de 85 Mbps. Se empleó la interfaz Ethernet 10/100 Mbps.
  • AV500: Otra evolución que partía de la primera especificación. Fue capaz de ofrecer velocidades teóricas de 500 Mbps y coberturas por cableado de 300 metros.
  • AV600: Aumento de los 500 Mbps a los 600 Mbps con respecto al anterior estándar.
  • AV2. Es la segunda versión de Homeplug. En su momento, admitía velocidades desde hasta 600 Mbps a 1000 Mbps.
  • AV2-1200. Evolución de AV2 que eleva la velocidad a los 1200 Mbps. Se empleó un chipset compatible con MIMO que fue capaz de modular el tráfico de Ethernet en dos canales.
  • AV2-2000. Estándar más reciente con un rendimiento teórico de 2000 Mbps.

Velocidad de conexión

Este es un aspecto muy relacionado con el anterior punto. La velocidad máxima del modelo PLC que elijas debe ser igual o superior a la velocidad de tu conexión a Internet. Solo así podrás aprovechar al máximo su rendimiento. Sin embargo, ten en cuenta que la velocidad que admite cada estándar es teórica y hace referencia al máximo alcanzable en óptimas condiciones. Por poner un ejemplo, con un PLC AV2-1200 que admite hasta 1200 Mbps, es probable que navegues a una velocidad comprendida entre los 500 y los 700 Mbps.

Enchufe incluido

Usar un PLC significa perder, como mínimo, dos enchufes en casa. Afortunadamente, para este inconveniente existe una solución sencilla. Nos referimos a escoger un modelo que incluya enchufe. A él podrás conectar otro aparato eléctrico o incluso una regleta. Así conservas todos los enchufes de tu casa, a la vez que transportas la conexión a Internet por la red eléctrica.

Interferencias en la red eléctrica

Los dispositivos PLC sufren interferencias cuando se conectan junto a aparatos de gran potencia, como un lavavajillas. Esto afecta a la estabilidad de la conexión y a la velocidad. Para solventar este problema, es importante conectar el PLC a un enchufe que esté alejado de los principales electrodomésticos de tu vivienda. Si por algún motivo esto no es posible, valora la posibilidad de comprar un repetidor Wifi que no dependa de la red eléctrica.

Características de tu red eléctrica y tu vivienda

Algunas características de la instalación eléctrica de tu casa pueden condicionar el correcto funcionamiento de los dispositivos PLC. Por ejemplo, tanto el emisor como el receptor deben estar conectados a la misma red. Si tu intención es ampliar la cobertura entre dos edificios distintos, es necesario que compartan instalación. De la misma manera, es posible que tu casa cuente con dos redes distintas para cada planta. En ese caso, los PLC no funcionarán.

Por otro lado, echa un vistazo a las especificaciones del modelo elegido en busca del rango máximo admitido. Si la distancia entre los dos dispositivos es superior, deberás buscar opciones distintas, como la compra de un PLC más avanzado o la instalación de múltiples repetidores Wifi.

Precio

Cerramos este apartado hablándote del precio. Lo más habitual es que los fabricantes comercialicen sus PLC en pareja, incluyendo el emisor y el receptor. Como sucede habitualmente, los dispositivos que incluyen un mayor número de funciones son más caros. Así, el precio final dependerá de las características que necesites en tu caso. Una pareja PLC con velocidades de hasta 500 Mbps con Wifi tiene un precio aproximado de unos 80 euros.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado