Antiguos ordenadores personales

En los años '90 del siglo XX Microsoft estaba a punto de apoderarse del mundo informático gracias a Windows 3.1. Esto sólo sería una confirmación de algo que ya se veía venir desde los días de MS-DOS, que como sistema operativo tenía una clara ventaja en el mercado con respecto a sus competidores. Obviamente, en estos tiempos en los que todo se hacía mediante texto y comandos en los ordenadores personales, el sistema operativo de Microsoft no era el único actor en escena. Se podían encontrar otros con una base muy similar como PC-DOS de IBM y algunos ordenadores, como los primeros Macintosh o los Atari ST, ya disponían de un entorno gráfico. Incluso los vetustos ZX Spectrum 128K ya disponían de algo que se asemejaba a los entornos gráficos actuales.

Hay una parte de esta historia que no muchos conocen. Antes del lanzamiento de Windows 3.1 hubo un sistema operativo basado en ventanas que fue lanzado en primera instancia para los Commodore 64, y que respondía al nombre de GEOS (siglas de Graphical Environment Operating System).

Este sistema fue bastante popular en su momento, en parte debido a que era muy funcional y en parte debido a que funcionaba en ordenadores muy baratos. Más tarde GEOS se movería al entorno de los PCs funcionando como un entorno operativo (igual que Windows 3.1) mucho más avanzado, donde cambiaría su denominación a GeoWorks Ensemble o simplemente Ensemble.

Pantalla de bienvenida de GEOSPantalla de bienvenida de GEOS / Aaron Parecki editada con licencia CC 2.0

Así era GeoWorks, el "otro Windows"

Al igual que GEOS, GeoWorks Ensemble también estaba pensado para ser liviano y funcionar en equipos con pocos recursos. Según podemos leer en Tedium, el entorno funcionaba a las mil maravillas en un PC con procesador 386, un disco duro de 40 MB y 1 MB de memoria RAM.

El sistema operativo instalado consumía 10 MB, y en una era en la que estar conectado a Internet no era algo primordial se comportaba más que bien. Entre sus características más interesantes podemos encontrar las que vamos a detallar a continuación.

Interfaces diferentes para distintos niveles de habilidad

MS-DOS no era un sistema operativo simple para los novatos. Lo sé por experiencia. Encontrarte con un vasto mundo donde todo funcionaba a base de comandos de repente obligaba a un arduo proceso de aprendizaje. En mis primeros pasos y a mis tiernos 8 años, recuerdo haber aprendido lo justo como para instalar programas, ejecutarlos, navegar entre directorios y desinstalar software que ya no utilizaba.

Pantalla de sistema en MS-DOSPantalla de sistema en MS-DOS / Tony Webster editada con licencia CC 2.0

Quienes tuvieron la suerte de contar con algo como Ensemble se encontraron con algo que hacía la informática mucho más accesible al usuario. Ofrecía distintos niveles de uso: Appliances, Professional y DOS Programs, lo que permitía ejecutar cualquier pieza de software externa al entorno desde dentro. Para quienes no habían usado un ordenador nunca era algo perfecto: se trataba de un entorno operativo "con ruedines", algo ideal para ir cogiendo confianza con un ordenador.

Herramientas de ofimática básicas

El software incluía un cierto número de aplicaciones que apenas se podían comparar con cualquier cosa que se encontrase en otros sistemas operativos. Tenía un procesador de texto básico, una herramienta de calendario y una hoja de cálculo. Estas aplicaciones no estaban tan bien terminadas como las de la competencia, pero para los usuarios domésticos (de los que Microsoft pareció olvidarse durante las primeras etapas de vida de Windows) eran más que suficientes.

Poco consumo de recursos

Lo que sitúa a GeoWorks Ensemble por encima de la competencia es que funcionaba muy bien en equipos limitados. Cierto, Windows 3.1 podía funcionar en un 286 o en un 386, pero para que el sistema sacase todo su potencial a relucir era necesario tener, al menos, un 486.

Antiguo ordenador NEC con procesador 286Antiguo ordenador NEC con procesador 286

Ensemble no necesitaba tanta potencia para funcionar. Con los 286 y los 386 funcionaba sin problema, era estable y, a pesar de que se trataba de un entorno gráfico que se ejecutaba sobre DOS, rara vez se colgaba. Como entorno operativo consiguió una devota base de seguidores, especialmente entre usuarios alemanes, que han intentado mantener su memoria viva.

¿Por qué GeoWorks Ensemble no funcionó?

Básicamente por lo mismo por lo que hoy en día Windows Phone está luchando en la industria móvil: por la falta de aplicaciones. Y al igual que ocurre con el caso del sistema para móviles de la empresa de Redmond, que GeoWorks no consiguiese despegar fue una auténtica pena.

El único desarrollador interesado en crear programas para GeoWorks Ensemble fue America Online. Se trataba de un nombre muy importante, pero no lo bastante como para convertir una plataforma en algo popular. Si más empresas no se interesaron en escribir software para este entorno operativo fue porque se necesitaba un ordenador de 7.000 dólares. Había que conseguir una estación de trabajo de Sun Microsystems, lo que suponía un desembolso enorme para componer programas que más adelante irían a parar al mercado doméstico.

Microsoft le ganó la partida a GeoWorks casi antes de que empezase, ya que estaban lanzando plataformas de desarrollo nativas como Visual Basic para recabar lealtades entre los programadores. El entorno operativo nunca consiguió tener una base de entusiastas enorme, y de haber sido así quizá la historia habría sido diferente. Incluso sus más fervientes defensores sabían que no tenían nada que hacer.

Un fan de GeoWorks escribía esto en PC Magazine en 1991:

Me sabe fatal que este gran programa no consiga una oportunidad, ya que Microsoft e IBM nunca lo permitirían. Espero que los desarrolladores se den cuenta de su potencial y empiecen a escribir programas. Sin aplicaciones de terceros Ensemble no sobrevivirá.

Las muchas vidas de GeoWorks Ensemble y GEOS

Cuando un sistema operativo no tiene éxito no significa que muera. En muchas ocasiones se reencarna en otras plataformas, tal y como ya sucedió con webOS de Palm, que actualmente forma una parte integral de las smart TVs de LG.

Con GeoWorks Ensemble y GEOS pasó algo similar. Muchas de sus partes aparecieron en proyectos de toda índole y en distintas plataformas. A continuación vamos a repasar algunos de los productos donde se pudo ver algún resto de este entorno operativo.

GEOS en PDAs

Antes de que apareciese el PalmPilot, el fundador de Palm, Jeff Hawkins, se atrevió con una primera toma de contacto con la plataforma usando una versión básica de GEOS en la Tandy Zoomer, que salió al mercado en 1993.

PDA iPAQ de Hewlett PackardPDA iPAQ de Hewlett Packard / seblinux78 editada con licencia CC BY-SA 2.0

El dispositivo no fue un éxito de ventas, pero la colaboración entre GeoWorks, Tandy y Casio sirvió como sujeto de pruebas para Hawkins y los suyos.

Los primeros smartphones

El rol de GeoWorks en la revolución móvil no se limitó a Palm. A finales de los '90, GEOS era una parte clave del Nokia 9000 Communicator, uno de los primeros smartphones y uno de los más queridos de su tiempo. Este teléfono era una máquina adelantada a su tiempo, ya que permitía procesar textos, explorar la web de forma gráfica e incluso editar una hoja de cálculo.

Hoy en día los usuarios de la telefonía móvil damos muchas cosas por supuestas, pero si no llega a ser por dispositivos como este nuestros teléfonos inteligentes no serían lo que son.

Máquinas de escribir electrónicas

Los años '90 prácticamente marcaron el fin de la era de las máquinas de escribir. Uno de los fabricantes más conocidos era Brother, que no pudo con la revolución que supuso Internet. Sin embargo, intentó sobrevivir colaborando con GeoWorks. La empresa incorporó GEOS a distintos dispositivos, añadiendo capacidades de proceso de texto básicas al aparato si se conectaba a un monitor.

Máquina de escribir electrónica fabricada por BrotherMáquina de escribir electrónica fabricada por Brother / Chris Hsia editada con licencia CC BY-SA 2.0

Netbooks primitivos con GEOS

El interés de Brother en GEOS no se quedó sólo en las máquinas de escribir. Quisieron expandir su modelo de negocio mucho más allá, lanzando en 1998 el GeoBook, un ordenador portátil de 500 dólares que predijo la llegada de los netbooks con casi una década de adelanto.

Permitía navegar por Internet y usaba casi la misma librería de software que GeoWorks Ensemble, pero no tenía disco duro para abaratar costes. Como ocurrió con los microordenadores portátiles que llegarían años después, los periodistas especializados que lo probaron lo odiaron con pasión.

De hecho, en una reseña publicada en 1998 en el New York Times podemos leer estas palabras tan poco amables:

Por lo que cuesta esta unidad, podrías encontrar fácilmente un ordenador descontinuado, reacondicionado o usado que ejecutase Windows. Incluso comprar uno nuevo. Hará cientos de cosas con las que esta máquina no puede ni soñar.

Hoy en día Ensemble y GEOS forman parte de la memoria colectiva de los usuarios. GeoWorks como empresa ahora mismo afronta un futuro incierto tras la repentina muerte de su fundador, con lo que sus actividades están en suspenso. Hasta ahora habían trabajado para desarrollar software educativo que funcionaría mano a mano con Android.

Die Medienzeitmaschine editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?