Assassin

Uno de los juegos más aclamados de los últimos meses llegó a nuestros compatibles hace bastante poco: Assassin’s Creed (literalmente, el Credo del Asesino), un interesante juego de sigilo y acción en tercera persona.

El juego comienza en 2012, cuando un hombre es secuestrado por una organización que pretende extraer las memorias de uno de sus antepasados a través de su ADN. Este antepasado es Altair, un asesino de la orden de Hashshashin en el Jerusalén del siglo XIII. A lo largo del juego iremos cumpliendo misiones, que básicamente consistirán en ir “eliminando” a distintos objetivos mientras profundizamos en la trama general.

El juego corre bajo el motor Scimitar, y tan solo hay que echar un ojo a cualquier fragmento del juego para percatarse de la potencia de este, pudiendo presenciar una recreación de Tierra Santa llena de vida y detalles y que además permite crear y mover personajes dotados de una gran agilidad y amplitud de movimientos, por lo que ha sido escogido como motor de la futura nueva edición de “Prince of Persia”. Altair tiene una gran variedad de movimientos, y pese a lo lineal que pueda resultar la trama principal, tendremos bastante libertad a la hora de movernos por las ciudades, trepando muros, saltando de tejado en tejado y siendo cautelosos a la hora de aproximarnos a las víctimas para acabar con ellas de un certero corte. O de un preciso lanzamiento de uno de nuestros cuchillos. O en brutal lucha con nuestra espada; las posibilidades de acción que el juego ofrece son amplísimas.

Si bien el juego puede resultar excesivamente corto, merece la pena prestarle atención y probarlo, aunque tan solo sea para disfrutar de los maravillosos escenarios que el juego es capaz de generar.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?