VPN

Una VPN (Virtual Private Network) es una red virtual que se crea dentro de una red real, generalmente, la red de Internet, para proporcionar a un conjunto de usuarios un acceso privado a sus contenidos. Se suele emplear en empresas para dotar a los trabajadores de una red de acceso privado que emplearán como si estuviesen conectados en una red local.

De esta forma es posible acceder, desde cualquier punto que se haya configurado el acceso, a todo tipo de información corporativa: bases de datos, documentos internos, ... de una forma privada, pero haciendo uso de la red pública.

Para crear las redes virtuales privadas se emplea la tecnología denominada como tunneling que establece la conexión mediante la creación de unos túneles virtuales que establezcan la conexión entre dos puntos, usando métodos de cifrado y autenticación para mantener la confidencialidad y la integridad de los datos que se transmiten a través de la red pública de Internet.

En Windows, tenemos la posibilidad de configurar una red privada virtual. La mayoría de las VPN se basan en el modelo Cliente-Servidor, por lo que habrá que configurar tanto la parte Cliente como la parte Servidor:

  • Configuración de la parte Servidor, para que acepte Clientes:

    Para ello, vamos a Panel de control >> Conexiones de red. En el menú Archivo seleccionar "Nueva conexión". Entonces, se iniciará un "Asistente para conexión nueva", en el que deberemos seleccionar las siguientes opciones:

    • Tipo de conexión: "Configurar una conexión avanzada".
    • Opciones avanzadas de conexión: "Aceptar conexiones entrantes".
    • Dispositivos de conexiones entrantes: No seleccionamos nada.
    • Conexión de red privada virtual (VPN) entrante: "Permitir conexiones virtuales privadas".
    • Permisos de usuarios: Seleccionamos los usuarios que tendrán permiso para acceder a la VPN. También podremos crear nuevos usuarios e indicar con que contraseña accederán.
    • Software de red: Seleccionamos los protocolos que estarán habilitados en nuestra VPN, como por ejemplo, "Protocolo Internet (TCP/IP)" y "Compartir impresoras y archivos para redes Microsoft" para compartir archivos e impresoras.
    • Configuramos las propiedades del protocolo TCP/IP, seleccionándolo y pulsando "Propiedades".
  • Configuración de la parte Cliente, para que se conecte al servidor:
  • En este caso, volvemos a Panel de control >> Conexiones de red. Seleccionamos "Nueva conexión". Y en el "Asistente para conexión nueva", esta vez escogemos:

    • Tipo de conexión: "Conectarse a la red de mi lugar de trabajo".
    • Conexión de red: "Conexión de red privada virtual".
    • Marcamos "No usar conexión inicial".
    • Selección de servidor VPN: Escribimos la dirección del servidor VPN, que será la IP pública que tiene en Internet.

Ahora, simplemente introduciendo el usuario y la contraseña que hayamos establecido en el servidor, podremos acceder a la VPN.

Es importante remarcar que si estamos empleando un router habrá que realizar el mapeo de los puertos para que funcione la conexión. Si, además, tenemos activado el firewall debemos marcar la casilla "Conexión entrante VPN (PPTP)" y habilitar el puerto 1723 para el protocolo PPTP, o el puerto 1701 para el caso del protocolo L2TP.

En algunos casos se pueden requerir estos datos: el servidor de túnel, el tipo de túnel (PPTP o L2TP) y el protocolo de contraseña.

Si te da pereza configurar la VPN de forma manual existen alternativas que te facilitan enormemente esta operación. Se trata de aplicaciones como:

  • MicroVPN. En cuestión de minutos, te permite acceder remotamente desde cualquier ordenador a la red local del trabajo o de la Universidad, sin apenas necesidad de configuración del router y preservando tu privacidad, ya que mantiene oculta tu IP. Te permite crear tu propia LAN formada por hasta 50 equipos.
  • LogMeIn Hamachi. Configura por ti todas las opciones necesarias para que puedas acceder de forma remota a cualquier equipo, incluso si dispones de cortafuegos. Eso sí, funciona solo en modo texto, aunque es muy sencilla de utilizar.
  • Vedivi. Al igual que los anteriores, te permite configurar el acceso a tu equipo desde cualquier lugar, de forma que no sólo tendrás control sobre los archivos del disco duro, sino que también podrás trabajar con tu ordenador como si estuvieras en frente de él.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?