La industria de los videojuegos es cada vez más monótona, repeticiones y copias de las mismas ideas se repiten sin cesar creando productos que no despiertan en el jugador sensaciones más allá del “esto ya lo he jugado”. Pero hay excepciones, y Portal es una de ellas.

Este juego, desarrollado por Valve bajo el motor de Half-Life 2, aprovecha todas las virtudes del motor de física Havok. En él tomamos el papel de una mujer, Chell, que está encerrada en un laboratorio de pruebas que debe ir superando para poder salir. Acompañados por la voz de un ordenador, GLaDOS, iremos recorriendo diferentes escenarios, resolviendo puzles que nos permitirán avanzar a través del juego. Por el momento un planteamiento habitual. Lo bueno está por llegar.

Portal

La industria que lleva el laboratorio de pruebas en el que se desarrolla el juego se llama “Aperture Science Laboratories” y se dedica a la investigación y el desarrollo de dispositivos que permitan interconectar dos puntos del espacio a través de portales que permitan el traslado instantáneo entre estos dos puntos. Armados únicamente con un dispositivo manual generador de portales, deberemos resolver todos los puzles que se nos planteen.

La miga del juego radica en la física utilizada, si por ejemplo creamos un portal en una pared vertical, otro en el suelo y nos arrojamos a este último desde un sitio alto, la velocidad obtenida en la caída se conservará al atravesar el portal, lo que nos permitirá alcanzar mayores distancias de salto. Otros ejemplos son el transporte de cajas o incluso de bolas de energía.

Otro de los alicientes del juego es el mismo ordenador que nos va guiando, GLaDOS, que con su mordaz y sarcástico humor nos acompañará durante todo el juego, siendo el único personaje aparte del protagonista que aparece en el juego. Además la interfaz de pantalla es mínima, limitándose al punto de mira del dispositivo de portales; no perder de vista tampoco las señales que aparecen a lo largo del juego, pequeños detalles que amenizan la partida.

En resumen, un juego original y divertido que todo el mundo debería probar. Atención especial a Still Alive, la canción que aparece durante los créditos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?