Tras varios años de espera, cientos de vídeos e imágenes recorriendo la red e incluso un anticipo de su creador de criaturas, Spore por fin ha llegado al mercado. Después de haberlo jugado durante varios días, os ofrecemos un análisis del juego. Debido a la profundidad y posibilidades del juego y para hacer la lectura más amena se ha dividido el análisis en varios posts que veremos los siguientes días.

Lo primero a indicar es que no se puede analizar este juego como un continuo, es decir, el juego se podría decir que tiene 6 “minijuegos” en su interior: Los creadores, la fase celular, la fase de criatura, la fase de tribu, la fase de civilización y la fase espacial.

Cuando abrimos el programa ya nos encontramos con la visión de nuestra galaxia en todo su esplendor, en ella se nos muestran varios planetas, teniendo que escoger uno de ellos para empezar nuestra partida. Una vez escogido, nombrado y tras elegir el nivel de dificultad y si queremos que nuestra criatura comience como carnívoro o herbívoro, comenzará nuestro viaje a través de la evolución.

La fase celular nos pone en el papel de una célula que acaba de formarse tras la caída de un meteorito en el agua, encontrándonos con un mar pletórico de vida y de alimento, que deberemos de tomar para ir obteniendo ADN que nos permita evolucionar. Esta fase recuerda al juego Flow o muy apuradamente, al Come-cocos. A través de esta fase iremos obteniendo mejoras que nos permitirán añadirnos partes que nos ayudarán a viajar más rápido, poder atacar a otras criaturas o cambiar nuestra alimentación. El creador en esta fase es bastante sencillo, aunque sus opciones nos van orientando acerca de cómo serán los creadores futuros. Cuando por fin hemos obtenido suficiente ADN, desarrollaremos un pequeño cerebro, que nos permitirá salir fuera del agua. Cabe mencionar que según la alimentación elegida (carnívoro, herbívoro u omnívoro) tendremos acceso a unas determinadas habilidades especiales y predeterminará el modo en que actúan las demás especies con nosotros. Por cada estadio que superemos se nos otorgarán más habilidades, que variarán en función de nuestro comportamiento en ese estadio.

La fase de criatura cambia completamente el modo de juego, asemejándolo más a un juego estilo MMORPG. En este estadio tomamos el control de uno de los miembros de nuestra especie, recién salido del agua y que debe de luchar por la supremacía, anteponiéndose a las demás especies y logrando desarrollar un cerebro lo suficientemente grande; para ello deberemos ir obteniendo ADN, al igual que la fase anterior, solo que esta vez lo obtendremos al matar o aliarnos con nidos de especies que no sean la nuestra. Además realizar estas acciones nos abrirá un mayor abanico de posibilidades en el editor, ya que nos desbloqueará nuevas piezas para nuestra criatura, las cuales también podremos conseguir recogiendo huesos que encontramos a través del mapa. Según las partes que posea nuestra criatura, aparte del lógico cambio de aspecto, también obtendrá diferentes habilidades, que van desde el canto o el baile, a los mordiscos, los golpetazos, el salto a gran altura o incluso el planeo y vuelo a baja altura; todas ellas con diferentes niveles. Una vez hayamos obtenido suficiente ADN pasaremos a la siguiente fase, no sin antes dar los últimos retoques al aspecto de nuestra criatura, ya que a partir de aquí no la podremos modificar.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?