Cajas acústicas

Las leyes que rigen el comportamiento del mercado de la tecnología son implacables. Y, aun así, con frecuencia nos sorprenden con resultados difíciles de prever debido a que no se alimentan únicamente de las necesidades racionales de los seres humanos, sino también de pasiones con un alto contenido emocional.

Muchos entusiastas del sonido han defendido durante años con parte de razón y cierto grado de vehemencia que la popularización de los formatos de audio comprimido con pérdida de calidad, de los que el MP3 es su máximo baluarte, provocaría que el nivel de exigencia de los usuarios más jóvenes, que no han conocido los discos de vinilo y apenas han escuchado CDs, cayese muy por debajo del mínimo deseable.

Pero no ha sido así. O, al menos, no del todo. Afortunadamente, esta ecuación no nos ha devuelto un resultado negativo en términos cualitativos debido a la decisiva influencia de una variable con la que algunos audiófilos no contaban: el desarrollo tecnológico.

Actualmente, los usuarios podemos comprar equipos de sonido domésticos de excelente calidad afrontando un desembolso que no es más que una fracción del que debíamos realizar hace menos de una década. Además, la enorme popularización de los teléfonos inteligentes (smartphones) y los PMPs (reproductores multimedia portátiles) está representando un enorme revulsivo para el mercado del audio, propiciando que la mayor parte de los usuarios adquiera unos nuevos auriculares o altavoces para sacar el máximo partido a su dispositivo multimedia.

Este mercado se ha desarrollado de manera proporcional a la demanda, por lo que para muchos entusiastas es complicado saber qué producto se adecua mejor a sus necesidades. Pero acertar no es difícil si conocemos cuáles son los parámetros realmente importantes para determinar la calidad de un conjunto de altavoces.

Cajas acústicas intro 1

Afianzando los cimientos

Los términos altavoz y caja acústica no son equivalentes, aunque suelen utilizarse como sinónimos. Si deseamos ser rigurosos debemos llamar caja acústica al dispositivo completo al que responsabilizamos de la restitución del sonido, y altavoz a cada uno de los elementos especializados en la transformación de la energía eléctrica en acústica.

Esta conversión responde al principio físico de conservación de la energía, y delata su auténtica naturaleza como elementos transductores, pues un altavoz realmente es un transductor electroacústico que transforma la energía eléctrica que recibe procedente del módulo de amplificación en acústica.

Cajas acústicas intro 2

Esta última se manifiesta a través de los cambios de presión en el aire que nuestro oído y nuestro cerebro interpretan como sonido. Por esta razón, una caja acústica no suele incorporar un único altavoz, sino varios, de manera que cada uno de ellos está especializado en la restitución de un espectro de frecuencias diferente.

Una caja acústica, al margen de su tipo y escenario de aplicación, está conformada por un recinto, un filtro divisor de frecuencias y unos altavoces (normalmente dos o más). El recinto es el chasis que hace las veces de soporte físico de los demás componentes de la caja acústica. Los materiales que suelen emplearse con más frecuencia en su fabricación son la madera (concretamente, tableros de densidad media conocidos como DM o MDF por su acrónimo en inglés) y el plástico (característico de las propuestas de gama baja).

No obstante, algunos fabricantes de cajas acústicas de alta gama emplean materiales más sofisticados, como el Marlan, utilizado por Bowers & Wilkins en sus cabezales Nautilus, o el compuesto X desarrollado por Wilson Audio, que combina celulosa y una resina fenólica. En cualquier caso, los mejores recintos son aquellos cuyo diseño geométrico interno les permite combatir con eficacia las ondas estacionarias y cuya frecuencia de resonancia no entra en conflicto ni deteriora la siempre compleja y delicada información musical.

El segundo elemento de las cajas acústicas al que vamos a prestar atención es el filtro divisor de frecuencias, un componente que incide sensiblemente en la calidad del sonido. Su objetivo es descomponer la señal que recibe desde el módulo de amplificación para suministrar a cada altavoz una señal que recoge únicamente el espectro de frecuencias que es capaz de restituir.

Algunos fabricantes de cajas acústicas de elevada calidad defienden la necesidad de reducir tanto como sea posible la complejidad de este circuito para dar prioridad al filtrado mecánico efectuado por los propios transductores, pero lo cierto es que algunos de los filtros más musicales son complejos.

Y, por último, no debemos olvidar los componentes que definen en mayor medida la personalidad sonora de una caja acústica: los altavoces. Son los responsables de recibir la señal eléctrica que procede del filtro divisor de frecuencias y de transformarla en energía mecánica primero, y acústica después.

Su estructura es bastante compleja, de hecho, los electrodinámicos están conformados por una bobina móvil, un imán, un entrehierro y el diafragma, entre otros elementos. El material empleado en la fabricación del cono determina en gran medida la personalidad sonora de cada altavoz, motivo por el que cada fabricante tiene sus propias «recetas».

Tipos de altavoces

Los transductores más conocidos y los que con mayor frecuencia encontramos en las tiendas son los electrodinámicos, en los que la señal eléctrica se propaga sobre la bobina móvil y genera un campo magnético que interactúa con el creado por el imán. La bobina está adosada al diafragma, lo que provoca que este último se desplace de acuerdo a las variaciones de intensidad del campo magnético y, de esta forma, induce en el aire los cambios de presión constantes que nosotros percibimos como sonido.

No obstante, existen otros tipos de altavoces que se rigen por principios de funcionamiento muy diferentes. De todos ellos los más populares, después de los electrodinámicos, son los electrostáticos. Incorporan una placa fija y un diafragma móvil de considerables dimensiones que responde a la variación de energía provocada por la señal musical.

La principal peculiaridad de estos altavoces es que son capaces de restituir con precisión prácticamente todo el espectro de frecuencias audible (que abarca desde 20 Hz a 20 KHz), pero su calidad de sonido es muy sensible a la posición de la persona que escucha y restituyen las frecuencias más bajas con menos contundencia que los electrodinámicos.

Cajas acústicas intro 3

También resultan interesantes los dispositivos de cinta, los piezoeléctricos y las bocinas, aunque son menos frecuentes. Estas últimas son muy apreciadas por los entusiastas de los equipos de sonido de alto rendimiento, pues proporcionan niveles de presión sonora elevados con secciones de amplificación de potencia moderada.

El material empleado en la fabricación del diafragma y su tamaño determinan el carácter y el espectro de frecuencias que un altavoz es capaz de restituir. Los tweeters, por ejemplo, materializan las frecuencias más altas del espectro (habitualmente por encima de los 2-4 KHz), y suelen tener un diámetro que oscila alrededor de los 25 mm. Pueden ser de aluminio, seda, titanio, diamante, berilio, etc.

Por otra parte, el diámetro de los altavoces de medios, que son los responsables de la restitución de las frecuencias que abarcan desde los 400-800 Hz hasta los 2-4 KHz, suele oscilar entre los 40-60 mm de las propuestas para PCs de escritorio, hasta los 150-200 mm de las cajas acústicas de grandes dimensiones. Su diafragma puede ser de madera, papel, plástico, kevlar, aluminio, etc.

Y, por último, los altavoces de graves y subgraves son los que tienen los diafragmas de mayor diámetro, precisamente, para provocar el desplazamiento de una mayor cantidad de aire y, así, ofrecer un mayor impacto. Su tamaño suele oscilar entre 200 y 300 mm, y son capaces de restituir las frecuencias por debajo de 400-800 Hz. Los mejores subwoofers pueden materializar, incluso, frecuencias por debajo de los 20 Hz, que nosotros percibimos como vibraciones de alta intensidad. El diafragma de estos altavoces suele ser de fibras de papel, madera, Rohacell, etc.

Cómo evaluar la calidad de una caja acústica

Probar un conjunto de altavoces no es sencillo. Pero la dificultad, más que en el propio proceso de evaluación, reside en lo complejo que resulta hacerlo en el entorno propicio. En los grandes establecimientos es casi imposible disponer de un espacio con poco ruido, que es lo que necesitamos, pero en algunas tiendas especializadas sí nos ofrecen este servicio.

En cualquier caso, lo realmente importante es utilizar música que conozcamos perfectamente y no solo los temas que nos ofrezcan en la tienda. La reproducción de temas musicales es más exigente que la de las bandas sonoras de las películas y los juegos debido a que tenemos referentes sonoros en el mundo real con los que podemos comparar (es importante que no nos dejemos «engañar» por la espectacularidad de las bandas sonoras).

De todas formas, no hay reglas infalibles, sino métodos bastante eficaces aunque supeditados a cierta componente subjetiva. Uno de los que más nos gusta es el conocido como «Sigue la melodía», que es el que los ingenieros de Linn proponen en sus audiciones. Grosso­ modo, consiste en escuchar una pieza musical con naturalidad intentando discriminar cada instrumento. Un buen equipo de audio debería permitirnos hacerlo sin esfuerzo y, además, no debería provocarnos fatiga auditiva ni siquiera a niveles de presión sonora elevados.

Elige la configuración ideal

El abanico de opciones en lo que concierne a la distribución de las cajas acústicas para PC que el mercado pone a nuestra disposición actualmente es muy amplio. Los usuarios que van a emplear su equipo mayoritariamente para escuchar música y ver vídeos en Internet, o bien, tienen problemas de espacio y no pueden alojar un número elevado de altavoces, pueden decantarse por cajas acústicas de una sola pieza (idóneas también para convivir con smartphones y PMPs), configuraciones 2.0 o 2.1.

La única diferencia existente entre estas dos últimas consiste en que la distribución 2.1 incorpora un altavoz de subgraves que proporciona una extensión en bajas frecuencias mucho mayor. Pero lo ideal es que los entusiastas que van a emplear su ordenador para jugar y ver cine opten por distribuciones multicanal 5.1, 6.1 o, incluso, 7.1.

No obstante, la utilidad actual de estas dos últimas configuraciones es discutible porque existen pocos juegos y películas que las utilicen y, además, hay muy pocas propuestas para PC dotadas de 6 o 7 cajas acústicas de tipo satélite.

Glosario de términos

  • Respuesta en frecuencia: Este parámetro mide la salida proporcionada por un dispositivo de audio ante una señal de entrada determinada. En unas cajas acústicas para PC de calidad debe oscilar, al menos, entre 50 Hz y 20 KHz.
  • Relación señal/ruido: Gracias a este valor podemos conocer en qué medida una señal puede ser corrompida por el ruido al ser manipulada por un dispositivo de audio. Se mide en dB y debe ser lo más alto posible.
  • Impedancia: Mide la resistencia que opone un medio físico, como el cableado y el filtro divisor de frecuencias de una caja acústica, al paso de la corriente eléctrica. Se mide en ohmios.
  • Sensibilidad: Determina la capacidad de un dispositivo que le permite percibir una señal de entrada y generar una de salida de distinta magnitud o tipo. Las cajas acústicas con una sensibilidad baja son más exigentes con la sección de amplificación.
  • Distorsión armónica total (THD): Cuantifica las componentes armónicas introducidas en la señal de entrada por un componente de audio al generar la señal de salida.

Sabías que…

La distorsión es el peor enemigo de los altavoces. Un amplificador genera una tasa de distorsión armónica total (THD) mayor a niveles de presión sonora elevados, por lo que si nos excedemos con el potenciómetro del volumen, uno de baja calidad podría dañar los altavoces de nuestras cajas acústicas. Los más sensibles a la distorsión son los altavoces de agudos (tweeters).

Propuestas en configuración multicanal 5.1

Bose Lifestyle V 35

La extrema sencillez de instalación, su mejor baza

El sistema de entretenimiento Lifestyle está equipado con pequeños altavoces en forma de cubo y permite conectar hasta seis fuentes de audio y vídeo HD. Sin embargo, una de sus cualidades más apreciadas reside en la exclusiva tecnología Unify, que facilita el proceso de integración de equipos a la consola de control. Escuchar música tampoco supone un problema gracias a una base de conexión para iPhone y iPod.

Cajas acústicas escaparate 1

• Características: Sistema de integración Unify. Calibración de audio ADAPTiQ. Escalado de vídeo automático. Mando a distancia universal

• Precio: 4.499 euros

Creative Inspire T6160

Compañero fiel para jugar y ver películas en PC y portátil

Un motor de subwoofer de largo recorrido y cinco altavoces satélite para un audio posicional 5.1 más preciso convierten al modelo de Creative en una elección interesante para obtener un sonido envolvente multicanal inmersivo. Con diseño clásico y facilidad de uso, presume de bajos más limpios y mejor dispersión de la alta frecuencia gracias al amplio tubo acampanado de su subwoofer y su potente sección de amplificación.

Cajas acústicas escaparate 2

• Características: Potencia de los altavoces: 6 vatios RMS por canal (5 canales) / 20 vatios RMS en el subwoofer. Respuesta en frecuencia: 40 Hz - 20 kHz. Relación señal/ruido: > 75 dB

• Precio: 79,99 euros

Logitech Speaker System Z906

Calidad de sala de cine para películas, juegos y música

Este sistema 5.1 con certificación THX ofrece 500 vatios (RMS) de sonido, entradas digitales y analógicas, una consola de control digital fácil de instalar y un mando a distancia inalámbrico. Capaz de conectar hasta seis dispositivos (Xbox 360, PS3, Wii, iPod, PC, etc.), sus altavoces convierten el sonido estéreo de dos canales en una experiencia realmente envolvente similar a la ofrecida por las bandas sonoras Dolby Digital y DTS.

Cajas acústicas escaparate 3

• Características: Potencia de los altavoces: 67 vatios RMS por canal (5 canales) / 165 vatios RMS en el subwoofer. Certificación THX. Mando a distancia inalámbrico

• Precio: 349 euros

Trust SoundForce 5.1

Instalación sin esfuerzo para conseguir un sonido envolvente

La apuesta de Trust para disfrutar los juegos, la música y las películas desde cualquier dispositivo doméstico es este paquete de altavoces 5.1 que incluye un subwoofer de madera con una potencia total de salida RMS de 40 vatios. Su diseño, compacto y reducido, permite un sonido de calidad en los rangos medio y alto, mientras que la existencia de un puerto Bass Reflex en el subwoo­fer ofrece especial realce de los bajos.

Cajas acústicas escaparate 4

• Características: Subwoofer y cinco altavoces satélites. Potencia total de salida RMS de 40 Vatios. Puerto Bass Reflex en subwoofer. Control de bajos suplementario

• Precio: 49,99 euros

Soluciones compactas y en distribución 2.0 / 2.1

blu:sens bee:blu

Divertido altavoz de bolsillo disponible en cuatro colores

Compatible con reproductores MP3, MP4, teléfonos móviles y, en definitiva, cualquier dispositivo con salida de auriculares de tipo jack, la propuesta de esta compañía gallega es capaz de crear un campo sonoro de 360 grados gracias a su desenfadado diseño cónico.

Además, el conmutador permite utilizarlo en dos posiciones para disfrutar de diferentes volúmenes de sonido. El altavoz, de 36 milímetros y 56 gramos de peso, cuenta con una autonomía de hasta doce horas y un indicador de energía LED.

Cajas acústicas escaparate 5

• Características: Micro altavoz de 36 mm y 4 Ohmios. Capacidad de la batería: 300 mAh. Cable de conexión jack de 3,5 mm. Dimensiones: 50 x 50 x 35 mm. Peso: 56 g

• Precio: 19,90 euros

Bowers & Wilkins Zeppelin Air

Un sonido de auténtica alta fidelidad

Concebido para convivir con un iPod o un iPhone, este producto promete llenar cualquier sala con un sonido estereofónico limpio. Su diseño está lejos de ser una concesión a la galería, ya que sus formas puntiagudas reducen los efectos de difracción, logrando una amplia dispersión del sonido y suavizando la curva de respuesta en frecuencia global. Gracias a su amplificador para el subwoofer y dos altavoces de medios de fibra de carbono, sus prestaciones superan las de la mayoría de altavoces convencionales.

Cajas acústicas escaparate 6

• Características: Integra cinco altavoces. Potencia de salida de 100 vatios más otros 50 dedicados a las frecuencias más bajas. Compatible con AirPlay de Apple

• Precio: 599 euros

Logitech Wireless Speaker Z515

Un altavoz portátil que garantiza diez horas de música

Lograr un sonido estéreo pleno con el ordenador portátil, iPad, iPhone o cualquier dispositivo con puerto USB, es el objetivo que se ha marcado Logitech con esta solución. Dos transductores de 5 centímetros, su tecnología «audio sin cables» (a una distancia de hasta 15 metros), su diseño compacto, una pila recargable de diez horas de duración y un estuche de viaje incluido convierten a este altavoz en una propuesta solvente para llevar la música a cualquier parte.

Cajas acústicas escaparate 7

• Características: Respuesta en frecuencia: 122 Hz - 20.000 Hz. Conexión inalámbrica: 2,4 GHz (15 metros). Fuente de alimentación: 120 a 240 voltios. Estuche de viaje blando

• Precio: 99,99 euros

NGS Black Diamond 2.1

Audio realista a un precio apto para todos los bolsillos

Nuestra segunda recomendación de origen español es un completo sistema de sonido 2.1 de 20 vatios de potencia. La intención de NGS con el modelo Black Diamond 2.1 es buscar la mayor calidad de sonido posible, y para conseguirlo cuenta con una caja del subwoofer realizada en madera y sencillos controles de volumen, agudos y graves. Su diseño, de líneas sobrias y elegantes, lo convierte en una propuesta capaz de encajar con naturalidad en cualquier ambiente.

Cajas acústicas escaparate 8

• Características: Sistema de sonido 2.1 (subwoofer + 2 satélites). Potencia RMS: 20 vatios (subwoofer 10 vatios y satélites 2 x 5 vatios). Respuesta en frecuencia: 30 Hz - 20 kHz

• Precio: 40,64 euros

Terratec SubSession Traveller 5

Resultados nítidos y unas dimensiones muy ajustadas

Muy fácil de conectar a un ordenador a través de un puerto USB o a cualquier dispositivo de audio portátil que disponga de una entrada para auriculares de 3,5 mm, esta propuesta 2.1 de Terratec dispone de un sistema de cinco altavoces internos que permite crear la atmósfera óptima para disfrutar los juegos, las películas y las canciones. Por lo demás, cuenta con un diseño sofisticado y dimensiones reducidas (290 x 110 x 72 mm).

Cajas acústicas escaparate 9

• Características: Altavoces de 2 pulgadas y subwoofer de 2,25 pulgadas. Potencia RMS: 0,6 vatios (altavoces) y 1,2 vatios (subwoofer). Amplificadores en clase D. Dimensiones: 290 x 110 x 72 mm. Peso: 440 g

• Precio: 59,99 euros

Creative ZiiSound T6

Emisión envolvente sin necesidad de cables

Disfrutar de un sonido de alta fidelidad desde cualquier dispositivo Bluetooth estéreo es posible con este sistema de altavoces 2.1 de Creative. Su subwoofer, ajustado con precisión para proporcionar unos graves potentes, y un diseño que permite girar los altavoces satélites para pasar sin esfuerzo del modo estéreo al envolvente, consigue un sonido realista y repleto de detalles que sacará el melómano que todos llevamos dentro.

Cajas acústicas escaparate 10

• Características: Dos altavoces satélites y un subwoofer. Tecnología Bluetooth y códec de audio apt-X. Audio 5.1 digital mediante USB. Control remoto de infrarrojos

• Precio: 399,99 euros

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado