1 Cómo elegir el mejor altavoz guía de compra en 2021

Elegir unos nuevos altavoces no es una tarea sencilla. Si se quiere acertar en la compra, es imprescindible conocer bien qué características hay que tener en cuenta. De la misma manera, no todos los altavoces son iguales. De hecho, aquí te hablaremos de varias tipologías destinadas a cubrir diversas necesidades. Esta guía se ha elaborado con la intención de ayudarte a acertar en la compra de tu nuevo sistema de audio.

¿Qué hay que saber antes de comprar un altavoz?

Empezamos haciendo un repaso por las características que debes tener en cuenta sí o sí antes de decidirte por un modelo de altavoz concreto.

Respuesta de frecuencia

La respuesta de frecuencia es un dato que hace referencia a la variedad de sonidos que es capaz de emitir un altavoz. Nos explicamos. El ser humano puede percibir las frecuencias que se encuentran entre los 20 Hz y los 20.000 Hz aproximadamente. Los valores más bajos son aquellos que denominamos sonidos graves, situados entre los 10 Hz y los 256 Hz. Los sonidos medios se sitúan en entre los 256 Hz y los 2000 Hz. Todo lo que se encuentre por encima de esa última cifra y por debajo de 20000 Hz se considera un sonido agudo. En definitiva, cuanto mayor sea el rango de frecuencias de un altavoz, más capacidad tendrá de reproducir sonidos de todo tipo.

Número de vías

Una característica muy relacionada con la capacidad de reproducir distintas frecuencias es el número de vías. Por lo general, cuando usamos el término altavoz nos referimos al conjunto completo, es decir, a la caja acústica y los altavoces de una vía que la componen. El número de vías es la cantidad de altavoces que vienen montados en la caja. Cada uno suele estar diseñado para abarcar un rango de frecuencias concreto. A continuación te damos algunos ejemplos:

  • Altavoces con una vía. Son cajas acústicas que solo incluyen un altavoz. Este puede ser de rango completo o específico. Por ejemplo, los subwoofer son altavoces de una vía dedicados a las frecuencias graves.
  • Altavoces con dos vías. Son muy comunes en el mercado. Como habrás supuesto, vienen con dos altavoces. Lo más habitual es que incluyan un woofer, que cubre las frecuencias medias y bajas, y un tweeter, que se encarga de trabajar con las frecuencias agudas.
  • Altavoces de tres vías. También son productos habituales y versátiles. Cubren todas las frecuencias con un altavoz para cada rango. De esta manera, en la caja acústica viene instalado un woofer o subwoofer, un altavoz de medios y un tweeter.

Además de los ejemplos mencionados, es posible encontrar en el mercado otras configuraciones de cuatro, cinco o más vías.

Potencia

Qué hay que saber antes de comprar un altavozQué hay que saber antes de comprar un altavoz

En el ámbito de la potencia nos topamos con dos medidas importantes que debes conocer. Antes de continuar, recuerda que, en todos los casos, se utilizan los vatios como unidad de medida. En primer lugar, hablamos de la potencia nominal, también conocida como RMS o Root Mean Square. Es la potencia máxima que admite el altavoz antes de que el sonido se distorsione. Si se supera de manera continuada, es posible que el altavoz no vuelva a funcionar con normalidad. Asimismo, podría dañarse definitivamente al no ser capaz de disipar el calor de la bobina por completo. La potencia nominal es la cifra que debes tener en cuenta a la hora de comparar varios modelos.

En segundo lugar, se suele hablar de potencia admisible o potencia de pico. Esta medida hace referencia a los picos que puede llegar a soportar el altavoz durante un periodo de tiempo limitado. Para obtener esta información, se realizan pruebas durante intervalos muy cortos, de unos 10 milisegundos, y hasta que el altavoz deja de funcionar definitivamente. Muchas marcas utilizan esta información desde un punto de vista comercial. No obstante, de cara al consumidor, es un dato con escasa relevancia.

Sensibilidad

La sensibilidad se mide en decibelios (dB). En términos coloquiales, esta medida sirve para definir cuál será el volumen máximo del altavoz. Tener presente este dato es importante si queremos preservar nuestra salud auditiva. No es recomendable someter al oído a más de 100 decibelios. Por lo tanto, no tiene demasiado sentido decantarse por altavoces que superen esa cifra. Disponer de mayor volumen solo es interesante cuando los altavoces se destinarán al mundo del espectáculo o a la música en directo.

Impedancia

Llegamos a un punto muy importante a la hora de definir la calidad de sonido de un altavoz. Se trata de la impedancia. Para medirla se utiliza una unidad llamada ohmios (Ω). En esencia, este es un indicador de la resistencia a la conducción de corriente eléctrica a través del altavoz. Debes saber que utilizamos el término impedancia y no resistencia porque el amplificador hace llegar corriente alterna y no corriente continua. Los altavoces con una impedancia menor permiten un mejor paso de la corriente eléctrica. Eso se traduce en mayor fidelidad a la hora de reproducir el sonido original que proporciona el amplificador. 

La mayoría de los altavoces vienen con una impedancia de 6 u 8 Ω, siendo estas unas cifras ideales para emparejarlos con casi cualquier amplificador. Si te decantas por altavoces de menor impedancia, por ejemplo de unos 4 Ω, deberás optar por un amplificador que tenga la suficiente potencia.

Rendimiento

El rendimiento es un indicador de la sensibilidad del altavoz. Se expresa en forma de porcentaje y establece la relación que hay entre la potencia acústica radiada y la potencia eléctrica de entrada. Lo habitual es que esta cifra no supere el 5%. Tomando en cuenta este dato, si entran 100 vatios, el altavoz proporciona una salida de 5 vatios.

Direccionalidad

Cuando hablamos de la direccionalidad de un altavoz, nos referimos a la dirección que toma el sonido al expandirse por el espacio en el que se encuentra. Dependiendo del tipo de dirección en la que se disipa el audio, podemos hablar de tres tipologías. Si el sonido se emite en 360º, nos referimos a un altavoz omnidireccional. En el caso de que el sonido se desplace en forma de ocho o simétricamente, estamos ante un altavoz bidireccional. Por último, los unidireccionales son aquellos que disipan el sonido en una sola dirección.

Distorsión

La distorsión es habitual en los altavoces. Una de las causas más frecuentes es el flujo de entrehierro, las vibraciones parciales o la modulación de la frecuencia sobre el diafragma. Lo más normal es que se dé en los tonos más graves, en los que la distorsión se sitúa en el 10%. En frecuencias más altas no llega al 1%.

Tipos de altavoces

Tipos de altavocesTipos de altavoces

<p">Después de repasar todas las características importantes que debes tener en cuenta antes de comprar tu altavoz, hay que centrarse en otra cuestión importante. ¿Qué tipos de altavoces puedes encontrar en el mercado? En el siguiente listado te sacamos de dudas para que elijas aquella tipología que más se ajuste a tus necesidades.

Altavoces de estantería

Los altavoces de estantería son aquellos que se sitúan sobre un mueble o una balda. Su principal ventaja radica en la buena relación entre prestaciones y precio. Es común que sean altavoces de dos vías, con un tweeter especializado en las frecuencias agudas y un woofer para el resto. Sin embargo, no es extraño encontrar algunos modelos de tres vías.

Otro punto positivo es que sus dimensiones son comedidas. Decantarse por este tipo de altavoces es recomendable cuando el espacio disponible es limitado. Admiten diversos usos, aunque lo más habitual es instalarlos en sistemas 2.1 en estéreo. Es cierto que pueden encontrarse altavoces de estantería con buena calidad de sonido. Con todo, si buscas la máxima fidelidad, no son el tipo de altavoz que debes elegir.

Altavoces de exteriores

Aunque los altavoces de exteriores se asemejan mucho al resto de las opciones mencionadas en este artículo, tienen una característica distintiva. Son más resistentes y son capaces de soportar la incidencia del sol, además de contar con cierta impermeabilidad. Muchos altavoces para exteriores que verás en el mercado son activos y disponen de las conexiones necesarias para usarlos con reproductores externos. Si, por el contrario, son pasivos, recuerda que deberás realizar una instalación cableada que los conecte al amplificador.

Si pensamos en un uso doméstico, son una buena opción para escuchar música en el jardín o en una terraza. Habitualmente incluyen un soporte para su instalación en paredes o techos. Las dimensiones de los altavoces exteriores son muy variadas. Te encontrarás tanto con modelos pensados para funcionar de manera discreta como con altavoces de gran tamaño muy parecidos a los monitores empleados en los conciertos.

La gran desventaja de estos altavoces es su instalación. Si este asunto es un problema, piensa en opciones inalámbricas con batería. No es difícil encontrar modelos impermeables, con conexión Bluetooth y con una calidad de sonido aceptable. Quizá esta sea la opción más simple a la hora de escuchar música en el exterior.

Altavoces de pie

Los altavoces de pie también son conocidos como torres. Incluyen un soporte que permite situarlos en cualquier lugar de la estancia, sin necesidad de contar con un mueble o estantería. Según los expertos, son la mejor opción a la hora de escuchar música y disfrutar de la máxima calidad posible. Gracias a su diseño, es posible incluir en la caja acústica una gran cantidad de controladores o altavoces de una vía. De hecho, esta es una de sus principales virtudes. Los altavoces de pie son perfectos si se busca cubrir el mayor rango de frecuencias. En la mayoría de los casos, ni tan siquiera será necesario adquirir un subwoofer adicional.

Los altavoces de pie se comercializan con diversos formatos y tamaños. Aun así, lo más normal es que sean pesados y que ocupen mucho. Es un producto aconsejable cuando se dispone de suficiente espacio o de un lugar reservado para escuchar música. Asimismo, muchos usuarios los instalan al lado del televisor y los utilizan como sistema de audio para cine en casa.

Sistema envolvente

Cuando hablamos de sistemas envolventes nos referimos a un conjunto de altavoces. Existen distintas configuraciones, aunque todas tienen el mismo objetivo: ofrecer una sensación de inmersión al usuario. Para lograrlo se utilizan dos tipos de altavoces.

  • Altavoces satélite. Cuentan con dos vías, una centrada en las frecuencias más agudas y otra en las medias. En las configuraciones 5.1 y 7.1 se incluyen cinco y siete altavoces satélite respectivamente. Deben colocarse en distintos puntos estratégicos de la estancia para que cumplan con la premisa de ofrecer un sonido envolvente. Los sistemas 5.1 son recomendables para su uso con el PC o un sistema de cine en casa.
  • Altavoces subwoofer. Es imprescindible para complementar las frecuencias medias y altas de los altavoces satélite. Lo más habitual es que se instale en el suelo, en una zona céntrica, para que su sonido se perciba en toda la estancia. Además de sistemas de cine en casa, también se utilizan para reforzar los graves a la hora de escuchar música y para mejorar el sonido en videojuegos.

Altavoces activos

Dentro de la categoría de altavoces activos englobamos todos aquellos modelos que incluyen un amplificador ubicado dentro de la caja. Así, puede funcionar de manera independiente para emitir sonido, sin más componentes que el propio altavoz. También es habitual que cuenten con conexiones para reproductores o mezcladoras, como un RCA o jack. Esta última también se utiliza para conectar micrófonos. Adicionalmente, identificamos como altavoces activos aquellos que funcionan de manera inalámbrica. Por lo tanto, no disponen de conexiones cableadas externas pero sí de amplificador.

Altavoces pasivos

En contraposición a los anteriores, los altavoces pasivos son todos aquellos que no son capaces de amplificar el sonido por sí mismos. Por eso, si compras uno de estos deberás adquirir, además, un amplificador. En ningún caso puedes usarlos para conectar un reproductor directamente. Mas bien, todas las fuentes de audio deben dirigirse al sistema de amplificación, que se encargará de enviar el sonido a los altavoces.

Monitores de estudio

Los monitores de estudio son altavoces que han sido diseñados para su uso en estudios de grabación. Destacan por ofrecer un sonido muy fiel a la realidad. Es lo que se denomina respuesta plana. Con ellos es posible detectar fallos o baja calidad en el sonido durante el grabación de una canción. Los monitores de estudio de campo cercano se emplean en salas pequeñas. Por otro lado, los de campo medio pueden usarse a mayor distancia y reproducen frecuencias más graves. Por último, los monitores de campo lejano abarcan todas las frecuencias que el oído humano es capaz de escuchar. Por lo general, se utilizan empotrados en la pared.

Barras de sonido

Este concepto se ha hecho muy popular en los últimos tiempos. Las barras de sonido se instalan con la idea de mejorar el audio del televisor. Pero eso no impide que se utilicen para escuchar música. De hecho, la mayoría de los modelos incluyen conexiones para vincular teléfonos móviles y otros dispositivos. Existen barras de sonido que se venden individualmente, aunque algunos fabricantes las comercializan junto a un subwoofer. Debido a su diseño, no tienen la capacidad de cubrir las frecuencias más bajas, por lo que el subwoofer de suelo es un compañero recomendable. Las barras de sonido son fáciles de instalar, ocupan poco espacio y muchas son capaces de ofrecer una calidad relativamente alta.

Altavoces portátiles

Los altavoces portátiles funcionan gracias a una batería. De esta manera, se pueden utilizar en cualquier sitio sin demasiadas complicaciones. Frecuentemente, emplean conexiones inalámbricas como fuente de audio, permitiendo vincular un teléfono móvil o un ordenador. La calidad de sonido varía dependiendo del modelo, del rango de precio y de las características técnicas. En el caso de los altavoces de gama alta, suelen ofrecer muy buenos resultados. Con todo, su principal ventaja está relacionada con la facilidad de transporte y la capacidad de funcionar sin cables. Ciertos modelos están preparados para ser utilizados en exteriores, incluso cerca del agua gracias a la resistencia proporcionada por el fabricante.

Altavoces inteligentes

Finalizamos con una opción que se ha puesto de moda. Los altavoces inteligentes son aquellos que incluyen uno o varios micrófonos para que el usuario interactúe con un asistente de voz. Lo más habitual es que se trate de altavoces de pequeñas dimensiones y de una calidad de sonido limitada. Sin embargo, también hay opciones con buenas especificaciones centradas en ofrecer una experiencia auditiva de alta fidelidad.

¿Cuáles son los 5 mejores altavoces calidad precio?

Una vez identificadas las características importantes de los altavoces y los tipos que existen, es momento de echar un vistazo a cinco opciones que brillan por su excelente relación calidad precio. La selección que te proponemos incluye opciones enmarcadas en diversas tipologías de altavoces.

Yamaha NS-P41

Este equipo de sonido envolvente 5.1 de Yamaha es perfecto para disfrutar de películas y música en el salón. Los altavoces satélite tienen una potencia RMS de 100 W, un rango de frecuencia de 28 a 25000 Hz y una impedancia de 6 Ω. Disponen de dos vías por altavoz. El conjunto se complementa con un altavoz central de 30 W y un subwoofer de 100 W. El precio se sitúa en los 230 euros.

Bose 201

Siguiendo el arriesgado diseño de Bose, el modelo 201 dispone de dos vías que incluyen un woofer de 16,5 centímetros y un tweeter de 5 centímetros. La resistencia nominal de cada altavoz es de 4 a 8 Ω. Son compatibles con las bases FS-01 de la compañía, lo cual permite instalarlos de pie. Su potencia máxima es de 120 W. Tienen un precio de 320 euros.

Sonos Roam

Miramos hacia una opción más tecnológica. El Sonos Roam es un altavoz portátil con Wifi que es compatible con el asistente de Google. Además, es capaz de recargar su batería de forma inalámbrica. Disfruta de un alto grado de protección gracias a la certificación IP67. Es compatible con AirPlay 2 y cuenta con conexión Bluetooth. Este altavoz de dos vías para agudos y medios cuesta 180 euros.

Wharfedale D330

Seguimos con este Wharefedale D330, encargado de representar a los altavoces de pie. El precio para las dos unidades es de 500 euros. El conjunto incluye tres vías, con dos woofer para los medios de 13 centímetros y un tweeter para los agudos de 2,5 centímetros. La potencia máxima es de 120 W y tiene una impedancia nominal de 4 Ω, aunque es compatible con equipos de 8 Ω.

Denon SCN10BKEM

Esta propuesta de Denon es una de las más baratas de la selección. Pero eso no quiere decir que no disponga de buenos atributos. Con una potencia de 65 W por altavoz, dispone de dos vías encargadas de abarcar las frecuencias medias y agudas y de una impedancia de 6 Ω. Su caja acústica es de pequeño formato, lo que te permitirá instalarlos en cualquier lugar. Pueden ser tuyos por un precio aproximado de 95 euros.

Mejores marcas de altavoces

Mejoras marcas de altavocesMejoras marcas de altavoces

Antes de poner punto y final a esta guía sobre altavoces, debemos hablar de las principales marcas que comercializan productos en el campo del audio. No es posible determinar con exactitud cuáles son las mejores y mucho menos citarlas todas. La propuesta que verás a continuación incluye algunos de los nombres más destacados en la fabricación de altavoces.

Bose

Bose es una compañía especializada en audio de origen estadounidense. Se fundó en el año 1964 y, además de altavoces, fabrica amplificadores, auriculares y otros sistemas. Sus productos se caracterizan por un diseño llamativo y arriesgado.

Sony

La empresa japonesa Sony nació en el año 1946. Es una compañía que abarca una gran cantidad de mercados, en los cuales se incluye la fabricación de equipos de música. Además, su marca comercializa teléfonos móviles, cámaras y televisores.

Harman

Harman es una corporación que vio la luz en el año 1980. Es la responsable de marcas muy importantes dentro del mundo del sonido, como Harman Kardon, Bang & Olufsen, JBL o AKG. En la actualidad es propiedad de Samsung, dependiendo de la matriz Samsung Electronics.

Denon

Denon tiene su origen en Japón, en el año 1910. Fue la responsable de producir los primeros cilindros fonográficos y fonógrafos del país nipón. También comercializó cintas y CD-ROM. En la actualidad destaca por sus altavoces, amplificadores y receptores.

Sonos

Fabricante de Estados Unidos con sede en Santa Bárbara, California. Es una compañía de reciente creación, sobre todo al compararla con el resto de fabricantes, que apareció por primera vez en el año 2002. Produce altavoces muy versátiles, integrados con los principales servicios de música y asistentes de voz. 

Bowers & Wilkins

Viajamos hasta el Reino Unido para hablar de Bowers & Wilkins. Fundada en el año 1966, sus actividades se desarrollan en torno a la electrónica de consumo. Fabrica auriculares, altavoces de alta fidelidad y altavoces inalámbricos. Sus productos vienen con un diseño muy cuidado.

Yamaha

Yamaha es una corporación histórica fundada en Japón en el año 1887. Tiene una división especializada en motos, quads y motores. Con todo, también fabrica instrumentos musicales, amplificadores y altavoces. Su logotipo destaca su vocación por la música incluyendo tres diapasones entrecruzados.

Sennheiser

Terminamos este listado con un fabricante alemán que inició sus actividades en el año 1945 bajo el nombre Labor W. Fabrica productos relacionados con el mundo del audio muy diversos. Su catálogo incluye auriculares, altavoces, auriculares para aviación o productos de asistencia auditiva.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado