Trucos descargas 1

No obstante, antes de subir los ficheros a los servidores de hospedaje divididlos para que no rebasen el tamaño máximo. Os explicamos detalladamente cómo hacer ésta y otras operaciones.

Truco 1. Prioridades en µTorrent

Al pulsar con el botón derecho del ratón sobre cualquiera de tus descargas activas de µTorrent aparece un menú desplegable que te permite modificar su prioridad de descarga e, incluso, asignarle una velocidad máxima de subida y bajada especificándola en kilobytes por segundo.

Probablemente lo hayas descubierto por ti mismo, pero lo que no resulta tan obvio es que también puedes modificar la prioridad de los distintos ficheros que se incluyen en un paquete torrent. Accede a esta característica pulsando sobre la pestaña Archivos.

Una vez allí, haz clic en una de tus descargas en curso en el área principal para ver en qué estado se encuentran los ficheros que la integran. Pulsando el botón derecho del ratón sobre uno de ellos, podrás asignarle una prioridad alta, normal o baja, e incluso prescindir de su descarga, de modo que quede excluida del paquete.

Esta pestaña resulta también muy útil si llevas largo tiempo intentando descargar un torrent que ha bajado parcialmente pero que no alcanza el 100%. Si se trata, por ejemplo, de un disco, las canciones que se muestran en azul están completas y pueden escucharse sin mayor problema. Aquellos ficheros que presentan áreas en rojo no están completos, pero es probable que solo correspondan a documentación y resulten prescindibles.

Truco 2. Atención al tamaño

En este caso, el tamaño sí importa. Mucho más, en realidad, que el propio nombre del fichero, que, en el caso de las descargas directas, no suele corresponder con el nombre del artista ni con el de la película para prevenir que los bots del servicio de hospedaje las eliminen automáticamente.

Por lo tanto, no te inquietes demasiado si el archivo que has comenzado a bajar posee un etiquetado críptico. Sin embargo, presta especial atención al tamaño del fichero o del paquete de archivos, pues resulta mucho más revelador a la hora de detectar posibles fraudes. Algunos de ellos utilizan tamaños del todo incongruentes con el material que supuestamente contienen.

Trucos descargas 2

Así, desconfía sistemáticamente de todo largometraje que ocupe menos de 600 Mbytes y de todo álbum de música de larga duración que ocupe menos de 40 Mbytes. En cuanto a las aplicaciones, busca en la Red información acerca del número de CDs o DVDs que ocupan y cotéjala con los tamaños de los enlaces disponibles.

Truco 3. Películas en dispositivos móviles

En las versiones más recientes de Koyote Free Video Converter, la aplicación que vamos a utilizar para esta operación, se han introducido algunos recortes, pero puedes descargar la 2.0 (la última que mantiene todas las opciones gratuitamente).

Trucos descargas 3

Tras completar la instalación, ejecuta el programa y arrastra hasta su área central los ficheros que deseas convertir. A continuación, haz clic en el botón Presets y podrás elegir entre un sinfín de formatos optimizados para dispositivos móviles, entre ellos el iPhone de Apple y la PSP de Sony.

Si prefieres perfilar minuciosamente las características del archivo resultante, el área inferior izquierda de la aplicación te permite especificar, entre otros detalles, el códec que se utilizará, el tamaño del vídeo en pantalla o los fotogramas por segundo. Una vez que hayas definido los parámetros y que estos se ajusten a tus preferencias, indica la ruta de destino en Output path y, acto seguido, pulsa Convert Video. La conversión dará comienzo.

Truco 4. Ficheros con el tamaño idóneo

Como hemos visto, los servidores de hospedaje de archivos para descargas directas limitan el tamaño de los ficheros a un máximo establecido. Si el archivo o conjunto de archivos que deseas subir a uno de ellos lo rebasa, utiliza WinRar para crear paquetes del tamaño que te convenga.

Trucos descargas 4

Tras instalar la aplicación, selecciona en el Administrador de archivos de Windows los directorios o archivos que deseas empaquetar. Pulsa sobre cualquiera de ellos con el botón derecho del ratón y, en el menú contextual que se desplegará, elige Añadir al archivo. Un cuadro de diálogo te permitirá asignarle nombre al paquete. Como formato de destino, elige RAR y, seguidamente, escoge el tipo de compresión. La opción No comprimir se limitará a empaquetar y dividir sin ahorrar espacio, pero a cambio completará la operación más rápidamente.

Por último, especifica el tamaño de los paquetes en el campo Partir en volúmenes. Éste debe introducirse en bytes, de modo que si tecleas 104.857.600, los paquetes resultantes serán de aproximadamente 100 Mbytes. Si precisas ayuda con las unidades utiliza un conversor on-line.

Truco 5. Previsualiza los vídeos

Si te estás bajando un vídeo sin comprimir a través de descarga directa o si tu cliente de torrent no ofrece la opción de previsualización y temes que se trate de un engaño, evalúa el material a medio descargar utilizando AVIPreview, que es posible conseguir, por ejemplo, en Malavida. No precisa instalación, por lo que basta extraer el ejecutable, copiarlo en un directorio y abrirlo siempre que lo necesites.

Luego, despliega el menú File y escoge Open para abrir el archivo a medio descargar, o bien limítate a arrastrarlo sobre la barra superior de la aplicación. Ésta reconstruirá los índices y tratará de mostrar su contenido. El programa es compatible con AVI, DivX, MPEG y VideoCD.

Trucos descargas 5

Lo que necesitas saber sobre los subtítulos

Truco 1. Consíguelos

Tras descargar un vídeo en inglés o cualquier otro idioma que no sea el español, y quieras grabarlo en soporte óptico, es probable que necesites subtítulos. OpenSubtitles es un excelente buscador para este fin.

No obstante, como habrás tenido ocasión de comprobar, a menudo los subtítulos no se adaptan adecuadamente al ritmo del vídeo y se muestran a destiempo, haciendo imposible su visionado. Este problema, que se debe al hecho de que existen diversas versiones de casi todos los vídeos y que cada una de ellas posee sus propias características de codificación y formato, puede solventarse de manera muy sencilla invirtiendo el proceso.

Trucos descargas 6

En SubDivX buena parte de los subtituladores tienen la buena costumbre de indicar para qué versión del vídeo se confeccionó su fichero. Incluso, cuando no es así, no es infrecuente que otros usuarios hagan aclaraciones al respecto en el apartado de Comentarios .

Así, una solución muy efectiva para ahorrarte disgustos consiste en darte de alta en la página y buscar el título del vídeo que deseas descargar antes de bajarlo. Una vez que se muestre en pantalla el listado de subtítulos disponibles, toma nota de las versiones, elige uno de ellos, descárgatelo y realiza la búsqueda del fichero principal teniendo en cuenta la versión.

Si uno de los subtituladores, por ejemplo, deja constancia de que su fichero está sincronizado con la versión Proper, teclea en tu aplicación P2P o en el buscador de enlaces de descarga directa su título seguido de la cadena Proper. Cuando la descarga termine tendrás la seguridad de que todo encaja perfectamente.

Truco 2. Mucho mejor si son legibles

Aunque existen un sinfín de formatos de subtítulos, la inmensa mayoría de ficheros que encontrarás en la Red adoptarán el estándar Srt o bien el Sub. Casi todos los reproductores de sobremesa de reciente factura son capaces de leer los primeros, pero parte de ellos son incompatibles con los segundos.

Trucos descargas 7

Si ese es el caso del tuyo y te encuentras con un subtítulo que tu equipo de reproducción no puede mostrar en pantalla, descárgate la última versión de Subtitle Workshop. Instálala, ejecútala y traduce el programa al español a través de la opción Configuration - Language.

Acto seguido, despliega el menú Archivo, elige Cargar subtítulo y abre el fichero con extensión .sub. Seguidamente, accede de nuevo a Archivo y esta vez elige Guardar como. Te bastará seleccionar Subrip como formato de salida para obtener un archivo equivalente al que acabas de abrir, pero compatible con tu hardware.

Truco 3. Resincronización

Si todos los subtítulos que hay disponibles por la Red están fuera de sincronía con tu vídeo, utiliza Subtitle Workshop para ajustarlos a tu versión. Una vez hayas ejecutado el programa, elige uno de los subtítulos, preferentemente aquel que menos desfase muestre.

A continuación, despliega el menú Archivo y haz clic en Cargar subtítulo para abrirlo. Si el fichero de vídeo está etiquetado con el mismo nombre, probablemente se abra automáticamente. De no ser así, despliega el menú Película y elige Abrir para que los contenidos audiovisuales se muestren en pantalla y puedas utilizarlos como referencia.

Trucos descargas 8

Llegado este punto, lo ideal es tener claro a qué número de FPS fue creado el subtítulo que no encaja. Si posees esta información, escríbelo en el campo FPS de entrada. De lo contrario, deberás modificar progresivamente este valor para observar los resultados. En la mayoría de casos, los subtítulos están a 25 imágenes por segundo en el caso de vídeos PAL. Para NTSC, la cifra suele ser 23.976, aunque en ocasiones también podemos encontrarlas a 29.97 FPS.

Por otra parte, en el campo FPS escribe el número de imágenes con el que está codificado el archivo de vídeo. Esta variable se muestra en el área derecha de la interfaz del programa, inmediatamente debajo del vídeo, por lo que puedes copiar el valor directamente.

Truco 4. Perfila el principio y el final

Si esta operación no resulta suficiente, hay dos opciones adicionales en Subti­tle Workshop que te pueden ayudar mucho a la hora de cuadrar la sincronía entre la imagen y el texto. La primera se obtiene a partir del cuadro de diálogo que aparece al combinar las teclas Ctrl + B. En él, puedes especificar el momento en que suenan la primera y la última línea hablada del vídeo. La información puedes obtenerla utilizando el reproductor que integra Subtitle Workshop o cualquier otro.

Trucos descargas 9

La segunda posibilidad consiste en aplicar una leve demora a los subtítulos o adelantar su aparición, y está especialmente indicada para esos casos en los que, si bien las imágenes por segundo del archivo de vídeo y del fichero de subtítulos coinciden, hay un ligero desfase que puede paliarse retrasando o adelantando la aparición de estos últimos en bloque.

En este caso, accede al cuadro de diálogo pertinente pulsando simultáneamente las teclas Ctrl + D. En la ventana que se abrirá, asígnale un signo + al primer campo para retrasar la aparición del texto y un signo - para adelantarla. En el segundo, especifica un valor en segundos y décimas de segundo. Por último, asegúrate de que la opción Para todos los subtítulos está activada y haz clic en el botón Aplicar. Si todo funciona correctamente, la operación se llevará a cabo con éxito.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado