Inteligencia artificial en el año 2030: cómo afectará a nuestras vidas

Robot en una oficina
Un grupo de expertos en inteligencia artificial ha participado en un estudio de la Universidad de Stanford. En él se intenta predecir el impacto que esta tecnología tendrá nosotros en los próximos años

Últimamente se oye mucho hablar sobre inteligencia artificial. Está presente casi a diario en todos los medios que nos dedicamos a hablar sobre nuevas tecnologías y es un tema de conversación recurrente. Ahora bien, ¿qué es la inteligencia artificial? Podríamos intentar explicarlo de distintas maneras. Una definición formal sería aquella en la que una máquina "inteligente" se comporta como un agente racional flexible que percibe su entorno y lleva a cabo acciones que maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea. Otra definición que podríamos usar tiene que ver con el Test de Turing, según el cual se puede considerar que existe verdadera inteligencia artificial cuando no podemos determinar si estamos interactuando con un ser humano o con una máquina, grosso modo.

Comúnmente también se considera que existe inteligencia artificial cuando una máquina imita funciones cognitivas de organismos vivos. Es la forma más coloquial de entender cómo funcionan estos sistemas, así como una de las principales ramas de trabajo de quienes se dedican a desarrollarlos.

El impacto que los sistemas inteligentes tienen en nuestra vida es cada vez mayor. De aquí a unos cuantos años en el futuro habrán cambiado la forma en la que los seres humanos realizamos tareas tan sencillas como conducir un coche. También habrán cambiado la forma en la que cuidamos de nuestra salud, puede que incluso también tengan un papel en la educación de los más jóvenes.

Eso es lo que considera un grupo de expertos que participa en el One Hundred Year Study On Artificial Intelligence de la Universidad de Stanford. Este grupo de expertos ha intentado predecir los avances que llegarán pronto al campo de la inteligencia artificial, así como los problemas éticos que plantearán.

Así será la inteligencia artificial en 2030

Este grupo de expertos ha publicado un documento llamado Artificial Intelligence and Life in 2030. A lo largo de toda su extensión se analiza el impacto que tendrá la inteligencia artificial en ocho categorías que van de la salud, la seguridad, el entretenimiento o la educación, a robots de servicio, transportes e impacto en las comunidades de personas desfavorecidas. En él se intenta predecir cómo esta tecnología afectará a la vida urbana.

Transportes: el futuro incluye vehículos autónomos

Los transportes serán con toda probabilidad una de las primeras áreas en las que el público tendrá que confiar en la IA. Los coches autónomos pronto serán comunes y serán los primeros elementos en influir en cómo el público percibe los sistemas de inteligencia artificial. Una vez el hardware sea lo bastante seguro y robusto, su introducción en la vida diaria podría ser casi inmediata -lo que requerirá de cierto tiempo de adaptación-.

Conforme los vehículos circulen de forma más eficiente que las personas, estas vivirán más lejos del centro de las ciudades, tendrán menos coches en propiedad y pasarán su tiempo de forma diferente, lo que llevaría a una nueva organización urbana.

Robots domésticos: las máquinas de servicio serán una realidad

Los robots han comenzado a entrar en los hogares de unos quince años a esta parte, pero durante los próximos tres lustros los avances que se hagan en tecnologías mecánicas y de inteligencia artificial incrementarán el uso seguro de robots como si se tratase de un electrodoméstico. Estas máquinas podrán entregar paquetes, limpiar oficinas y mejorar la seguridad de un hogar.

Por ahora el ejemplo más claro que podemos dar de robots que han conseguido colarse en los hogares son los que se usan como aspiradores inteligentes, que se mueven por la casa utilizando sensores para identificar obstáculos o paredes. Dentro de quince años se espera que el campo de los robots domésticos vaya más allá de la limpieza o las tareas propias del hogar. Los avances que se están realizando en la comprensión del habla por parte de máquinas harán que pronto se conviertan en asistentes personales.

Por otra parte también aumentará la introducción de los robots en los laboratorios. Con el tiempo se han ido usando brazos mecánicos autónomos para tareas en laboratorio, con un coste reducido y un sistema de operación seguro.

Robot Asimo de HondaRobot Asimo de Honda / MsSaraKelly editada con licencia CC 2.0

Salud y medicina: monitorización de los pacientes y avances clínicos

La inteligencia artificial se ha visto muchas veces como una tecnología prometedora que incorporar al campo de la salud. Sus aplicaciones podrían mejorar la vida de millones de pacientes en los años venideros. Entre ellas podemos contar la toma de decisiones clínicas o la prevención de enfermedades en pacientes de riesgo.

Con la inteligencia artificial se podrá realizar un análisis detallado de la salud de un paciente, que luego se podrá compartir entre la comunidad médica para ayudar al tratamiento de casos similares o de descubrimiento de nuevos casos clínicos. También, gracias al auge de los sistemas de salud móviles, con los sistemas inteligentes se podrá realizar una mejor monitorización de los pacientes de forma constante.

El último punto en el que se puede aplicar la inteligencia artificial a las tecnologías de la salud es en el cuidado de personas mayores. De esta manera se espera poder otorgarles una mejor calidad de vida, una gestión personalizada de su estado de salud y de sus tratamientos.

La salud es un campo muy prometedor para la IALa salud es un campo muy prometedor para la IA

Educación: 'profesores robot' y sistemas de tutoría inteligentes

La educación también ha sido otro campo en el que, tradicionalmente, se ha pensado que la inteligencia artificial tenía mucho que ofrecer. De hecho en los últimos años ha habido un considerable auge de la IA en la educación. Los robots llevan tiempo siendo un recurso interesante que usar en una clase o con fines educativos, con los Lego Mindstorms de los años 80 del siglo pasado como uno de los primeros ejemplos.

Por ahora una de las aplicaciones que más se está dando a la inteligencia artificial en las escuelas es mediante "profesores robot". Algunos como Ozobot están pensados para educar a niños para programar máquinas y razonar de forma deductiva, mientras que otros como PLEOrb enseñan biología y a que los alumnos reaccionen a diferentes aspectos del medio ambiente. Su número aumentará conforme se necesiten, por ejemplo, nuevos programadores y analistas de datos que puedan manejar y organizar toda la información que las máquinas procesen.

En cuanto a los sistemas de tutoría inteligentes, no hace falta irse muy lejos para encontrar ejemplos que ya están funcionando. Uno de ellos es Duolingo, la aplicación destinada a aprender idiomas. Estos sistemas de aprendizaje inteligentes crecerán en número conforme se generalice la educación online, que en el futuro permitirá que no se tenga que limitar el número de alumnos de una materia en particular.

La IA será clave en la educación del futuroLa IA será clave en la educación del futuro

Comunidades desfavorecidas: cómo ayudar a una población deprimida

La idea de esta aplicación es usar datos para contribuir al bien social. La idea de base es conseguir que los limitados fondos que los gobiernos destinan para causas sociales se distribuyan mejor y de forma más efectiva. De la misma manera, también se podrían crear campañas de concienciación para estas comunidades o asistirlas en asuntos de salud.

Seguridad ciudadana: control en la calle y en el ciberespacio

Para el año 2030 las ciudades modernas se apoyarán en la inteligencia artificial como herramienta de seguridad. Algunas de las aplicaciones que ya se otorgan en algunos campos es la prevención de robos y de timos comunes. Las cámaras de vigilancia instaladas en las ciudades se harán cada vez más inteligentes, pero sólo podrán prosperar como sistemas si se ganan la confianza del público.

También se desarrollarán herramientas que gestionen mejor el uso de las fuerzas del orden, así como sistemas que ayudarán en las tomas de decisiones de los juzgados. De esta forma se espera dar con una solución objetiva, reduciendo al mínimo la posibilidad de que la subjetividad de un ser humano pueda interferir.

De la misma forma, los sistemas de seguridad informática se volverán más complejos y reforzados gracias al uso de la inteligencia artificial.

La IA puede hacer de las fuerzas del orden algo más efectivoLa IA puede hacer de las fuerzas del orden algo más efectivo

Trabajo: habrá sectores ocupados por robots

Una de las principales preocupaciones del público a la hora de afrontar el uso de inteligencia artificial es la posible desaparición de puestos de trabajo. Es cierto que un robot puede trabajar sin descanso, con lo que los responsables del estudio han predicho que los trabajos no especializados serán llevados a cabo por máquinas.

Como ya se comentó anteriormente, lo que sí se necesitarán serán trabajadores cualificados para mantener dichas máquinas o para crear otras nuevas. La industria digital ha tenido un impacto profundo en el mundo laboral en los últimos años, con lo que el auge de los sistemas de inteligencia artificial también le afectará de alguna manera.

Entretenimiento: el futuro está en Internet

La explosión de Internet ha generado un nuevo mundo en materia de contenidos. La forma en que los seres humanos utilizamos la red para compartir cualquier cosa en redes sociales, ver vídeos de todo tipo, así como películas y series ha dado alas a toda una nueva generación de formas de entretenimiento. El futuro uso de la inteligencia artificial en el campo del entretenimiento suscita desconfianza en materia de privacidad, ya que dentro del grupo de expertos que ha elaborado el estudio se teme que los grandes proveedores de contenido de Internet actúen como una especie de "Gran Hermano digital".

Página principal de YouTubePágina principal de YouTube

No todo el mundo ve la inteligencia artificial como algo positivo

La Universidad de Stanford invitó a investigadores, especialistas en robótica y otros científicos a predecir los efectos que las máquinas con "funciones cognitivas" podrían tener en la sociedad. Aunque la mayoría imaginó que habría grandes beneficios y grandes problemas, hay voces que se alzan contra la inteligencia artificial.

Dos de las más prominentes son las de Stephen Hawking y Elon Musk, que con anterioridad han advertido sobre los posibles peligros que esta tecnología podría tener.

En el caso del eminente físico, Hawking opina que "el desarrollo completo de la inteligencia artificial podría significar el fin de la raza humana". En una entrevista con la BBC, el científico comentó que aunque hoy por hoy la tecnología no representa ningún peligro tal y como está, en el futuro las máquinas -especialmente los robots- podrían volverse más inteligentes, más grandes y más fuertes que sus desarrolladores humanos. En sus propias palabras:

Despegaría por su cuenta, se rediseñaría a sí misma a un ritmo que nunca dejaría de crecer. Los humanos, que están limitados por una evolución biológica lenta, no podrían competir con ella y serían erradicados.

En cuanto a las declaraciones de Elon Musk, el CEO de Tesla Motors y cofundador de SpaceX piensa que la inteligencia artificial es una amenaza para la humanidad. El empresario cree que deberíamos tener "mucho cuidado con la inteligencia artificial". Está profundamente convencido de que son una amenaza a la existencia de nuestra especie, equiparándolo a "invocar a un demonio": el que lo hace cree que puede controlarlo, pero no puede hacerlo.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?