Julian Assange, fundador de Wikileaks

Wikileaks ha vuelto a despertar gran preocupación por la privacidad con unos documentos donde podemos ver las herramientas que usa la CIA para espiar a la gente. Entre otras cosas, son capaces de convertir un ordenador Windows o un teléfono móvil, tanto iPhone como Android, en un micrófono encubierto. Entre los documentos podemos sacar en claro los estadounidenses participan en una trama internacional junto con el MI5, el servicio de seguridad británico, cuyo principal fin es el ciberespionaje. La operación que está llevando a cabo Wikileaks recibe el nombre de Year Zero, mientras que esta primera publicación se llama Vault7.

Y la filtración no ha hecho más que comenzar, pues estos 8.761 documentos se supone que no son más que la punta del iceberg, y es que durante las próximas semanas se irán publicando otras 6 entregas según Wikileaks en lo que podría convertirse en una fiiltración mayor incluso que la protagozaniada por Edward Snowden.

Una de las mayores preocupaciones de los fabricantes de telefonía móvil es la privacidad de sus usuarios. Apple y Google ya se habían manifestado en otras ocasiones explicando su punto de vista en cuanto a colaboraciones con la CIA y con el FBI. Teniendo en cuenta esto, y que los usuarios se preocupan bastante por su propia privacidad, las marcas se ven casi obligadas a tomar parte del asunto.

Respuestas de las grandes tecnológicas

Las compañías más importantes en materia de tecnología se han comunicado públicamente para tranquilizar a las masas, aunque sinceramente, ni mucho menos lo han conseguido. Lo más que han hecho ha sido lanzar balones fuera, explicando que gran parte de los problemas ya han sido solucionados en actualizaciones... Lo que abre aun mas dudas. ¿qué paso con aquellos que no?

Google

Google, aparte de haber tardado más que el resto en responder, no ha dado la información completa al 100% (al fin y al cabo, como el resto de entidades involucradas). Y es que han detallado que algunos exploits de los que se aprovechaba la CIA y el MI5 ya estaban solucionados. Sí, nosotros también nos hemos preguntado qué ocurre con el resto que quedan por solucionar, pues no han dado más información.

Concretamente los bugs que permiten a la CIA espiar a los usuarios tanto de Android como de Chrome, fueron identificados por la NSA en 2013. Por otro lado, ya no es solo que Google tenga que solucionar estos problemas en el software matriz para teléfonos móviles, que es Android AOSP, sino que además cada uno de los fabricantes tendrá que actualizar, y debido a la fragmentación la solución podría tardar meses en llegar.

En el caso de Google Chrome es muy fácil de solucionar un problema de seguridad, pues las actualizaciones son automáticas. Pero en el caso de Android... Al tener que pasar por las manos de los fabricantes (e incluso de las compañías telefónicas en algunos países) tardan muchísimo. Tanto que solo el 2,8% de los Android es 7.X Nougat, la última versión del SO.

Apple

Apple, que se ha visto inmersa ya en varias operaciones con el FBI, ha explicado más de una vez que no proporciona una puerta trasera para que los organismos públicos de seguridad norteamericana puedan entrar en los teléfonos de sus usuarios. Tan solo lo harían mediante orden judicial.

Sin embargo, tanto en la masacre de San Bernardino como en otros episodios del mismo tipo, no ha hecho falta llegar a juicios, pues el propio FBI ha conseguido contratar a un grupo de expertos para conseguir acceder a la información del teléfono. Google también explicó en su momento que no cederían ante una situación similar a la del FBI con el iPhone del terrorista.

La CIA, implicado de lleno en la tramaLa CIA, implicado de lleno en la trama

Los de Cupertino han explicado que las vulnerabilidades que se mencionan en los documentos han sido identificadas con tiempo y que se incluyó una solución en la última versión lanzada de iOS, antes incluso de que fueran publicadas en el portal de Assange. Eso sí, sólo parte de ellas, como ha hecho la gran G. Aprovecha y recomienda a sus usuarios tener siempre la última actualización de iOS actualizada para estar seguros que tendremos lo último en seguridad.

El 80% de sus teléfonos están actualizados (y por lo tanto, ha conseguido que el 80% de sus teléfonos corra menos peligro) y es que ellos lo tienen muy sencillo en este aspecto: ni las operadoras ni nadie puede controlar las actualizaciones, por lo que llegan directamente desde los servidores de la compañía. Por otro lado, actualizan los terminales con más frecuencia y además mantienen un número mayor de terminales al día.

Samsung

Para Samsung, "la seguridad y privacidad de sus aparatos" es clave, y por ello abrirá una investigación de carácter urgente para comprobar lo que está ocurriendo, un comunicado muy breve y que nos llena de tranquilidad (nótese la ironía). Samsung es uno de esos fabricantes que no se toma muy en serio las actualizaciones de sus dispositivos. A saber, pueden tardar hasta un año en actualizar los dispositivos de su catálogo, sobre todo si estos no son de gama alta o gama premium.

Agentes de la CIAAgentes de la CIA

Hay que coger con pinzas todo aquello que diga Samsung, pues aunque trabajen para que no ocurran desgracias, recordemos que es la compañía que permitió, dos veces además, que los Galaxy Note7 explotaran en los bolsillos de sus propios clientes. Un mar de credibilidad y confianza para los usuarios.

En caso de ser cierto que Google ha dado solución a los problemas planteado por Wikileaks, o al menos a parte de ellos, Samsung lo tendría fácil para hacer llegar la actualización pertinente a sus teléfonos. Tan solo tendrían que adaptar el parche de seguridad a cada uno de sus terminales.

Microsoft

Microsoft ha seguido la misma dinámica dando explicaciones vagas y escuetas. Esta respuesta incita a pensar que ni se habían percatado del problema hasta ahora y que además tampoco saben cómo solucionarlo. Y es que el caso de Microsoft es particular, pues como el imaginario popular siempre se encarga de recordar, es muy fácil instalar cualquier malware.

Archivos adjutnos, enlaces maliciosos, ejecutables disfrazados... La compañía del sistema operativo de las ventanitas se tiene que tomar muy en serio la seguridad de sus equipos, pues es uno de los grandes motivos por los que ha perdido una gran cuota de mercado. Quizás deberían replantearse eliminar la posibilidad de instalar aplicaciones de fuera de la Tienda de aplicaciones, como ha hecho Apple, de modo que el usuario no tiene opción de instalarse a sí mismo malware, con lo que sin duda alguna se solucionaría gran parte de problema.

Facebook

Facebook no ha publicado ningún comunicado, pero sí ha asegurado que el sistema de crifrado de extremo a extremo usado en WhatsApp no se ha visto vulnerado. Realmente poco importa, pues aún sin vulnerar este sistema de seguridad, la CIA es capaz de interceptar las comunicaciones antes de que estén protegidas, pues es el mismo SO el que ha sido infectado.

Cabe recordar que desde 2015 la política de privacidad de Facebook permite a las agencias gubernamentales como la NSA o la misma CIA recabar información de sus usuarios, por lo que tienen muy buenas relaciones. En el caso España, cuando Tuenti era una red social, esta colaboraba de forma activa con la policía española, por lo que no es algo nuevo.

La CIA también se ha manifestado

La CIA se manifestó explicando que no iba a hablar de la veracidad de los documentos. A diferencia de lo que podemos ver en otras empresas, la traducción del comunicado de la CIA expone que tampoco quieren hablar de si van a realizar una investigación interna o no (para encontrar al culpable de las filtraciones). Lo que es lógico, pues si no caerían en una contrariedad.

Por otro lado, alegó que en ningún caso las prácticas de espionaje irían destinadas a los ciudadanos estadounidenses, sino que estaban pensadas para espiar a toda aquella persona (de otro país) que pudiera poner en peligro la seguridad nacional. Esto es debido principalmente a que las leyes del país prohiben llevar a cabo misiones de vigilancia electrónica a ciudadanos americanos.

Esto también hay que cogerlo con pinzas, pues teniendo en cuenta el historial de estas instituciones, está claro que no tienen pudor alguno cuando quieren conseguir algo. Aseguran también que cumplieron con la ley en todo momento, y es que supuestamente se someten a rigurosas revisiones para saber si la están cumpliendo o no.

Por último, afirman que los propios ciudadanos de USA deberían estar molestos porque Assange ha puesto en peligro una vez más la seguridad del país y de sus habitantes. Así que, podemos intuir que tanto a la CIA como a USA en general no le importa ni la privacidad ni los derechos humanos del resto del mundo siempre y cuando sus habitantes estén a salvo, algo que por otro lado ya han demostrado muchísimas veces, tanto en situaciones similares como en situaciones bélicas.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?