La luna

La llegada del hombre a la Luna fue uno de los eventos que causaron un mayor impacto en la sociedad durante la segunda mitad del siglo pasado. Algo así era, hasta ese entonces, algo que sólo autores literarios como Julio Verne habían llegado a imaginar. Incluso el dibujante belga Hergé se había adelantado unos cuantos años a los acontecimientos al crear un álbum de su emblemático personaje, Tintin, viajando a nuestro satélite en 1953. La misión del Apolo 11 supuso no sólo que el ser humano pudiese poner un pie más allá de las fronteras de su propio planeta, sino que miles de millones de personas lo viviesen en directo. Cuando Neil Armstrong y Buzz Aldrin salieron del módulo lunar, millones de familias lo hicieron con ellos. En plena década de 1960, tuvo que haber supuesto una proeza técnica enorme.

Hoy hemos conocido más detalles acerca de la retransmisión de la llegada del hombre a la Luna gracias a Popular Science, y podemos saber mejor qué pasos siguieron los científicos de la NASA para que en muchos hogares alrededor del mundo se pudiesen ver imágenes como estas:

¿Cómo se comunicaron desde el espacio exterior?

Neil Armstrong y Buzz Aldrin pisaron la superficie lunar el 20 de julio de 1969, pero los preparativos necesarios para lanzar con éxito el Apolo 11 y, para que se pudiese seguir desde la Tierra, llevaban en marcha casi una década. Es necesario tener en cuenta que entre los astronautas, el módulo lunar y el centro de seguimiento de la NASA en Houston era necesario compartir mucha información, por lo que se necesitaba diseñar un canal específico para todo ello.

En 1962 se empezó a trabajar en este canal de comunicación, con conclusiones obtenidas de las misiones de los programas Mercury y Gemini. Estas dos misiones orbitaron alrededor de la Tierra, usando sistemas de radio separados. Todas las comunicaciones, ya fuesen voz o datos, se hacían mediante bandas UHF y VHF —que se usan en muchos aparatos que utilizamos a diario—, mientras que el rastreo de los aparatos de vuelo lo realizaba una baliza C-band. Estas dos misiones, sin embargo, eran más simples que las del Apolo 11.

Había una dificultad técnica que salvar, dado que la baliza C-band no iba a ser suficiente para una misión que se iba a aventurar más allá de la órbita terrestre. Lo consiguieron usando una baliza S-band o USB especialmente creada para la ocasión. Con este dispositivo se lograba unificar la comunicación de datos y de voz, dejando de lado todas las comunicaciones que se usaron en los programas Mercury y Gemini en aparatos separados.

Este es el primer módulo lunar, Este es el primer módulo lunar, "el águila ha alunizado" / Jack Pearce editada con licencia CC BY-SA 2.0

Esto solucionaba la transmisión de voz y datos, pero dejaba el problema de la transmisión de vídeo en el aire. Era necesario solucionar esto, para lo que liberaron ancho de banda en la baliza cambiando la modulación de fase a frecuencia. Por desgracia, lo que consiguieron liberar —700 kHz de ancho de banda— no era suficiente para las cámaras de la época, con lo que necesitaban construir una cámara con exigencias menores. La NASA concedió dos contratos, uno a RCA —que construyó la cámara del módulo de comando— y otro a Westinghouse —que se encargó de la cámara del módulo lunar—.

¿Qué cámara recogió la llegada de los astronautas?

Fue la cámara de Westinghouse la que registró la llegada de los primeros seres humanos a la Luna. Estaba situada en un espacio de almacenamiento a la izquierda de la escalera, dentro de un dispositivo conocido como MESA. Este dispositivo se desplegaba al accionar una cuerda de seguridad, con la cámara cubierta por una manta térmica para aguantar el frío espacial. Esta cobertura tenía un agujero por el que salía la lente que lo capturaba todo, y se activaba por un interruptor que estaba dentro del módulo lunar.

Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad (Neil Armstrong)

La señal de la cámara se enviaba desde la antena del módulo lunar a unas emisoras situadas en Australia, donde se usaba un convertidor para pasar la señal recibida al estándar de por entonces. Esa señal después se enviaba al centro de control de Houston, que a continuación las enviaba al resto del mundo.

Se puede consultar el diario de transmisión televisiva del Apolo 11 en este enlace.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?