Reportaje piratería software

Casi la mitad de los programas que se instalan en el ordenador son ilegales. Es uno de los peores índices de Europa y una lacra que no podemos permitirnos.

Aun a riesgo de generalizar, nadie se escandalizará si decimos que seguimos siendo un país de pícaros y donde el civismo muchas veces brilla por su ausencia. Es una imagen, además, que confirman los últimos casos de corrupción y malas prácticas de políticos o empresarios señalados por los medios. Salimos muy malparados en la comparativa con los países más modélicos del norte de Europa o con EE UU.

En el mundo de la tecnología también se echan en falta comportamientos de país cabal y maduro. En España ha sido habitual la existencia de mayoristas que defraudan el IVA a través de complejas redes de sociedades fantasma. También ha estado a la orden del día la importación de consumibles falsos o introducidos en el país por canales ajenos a los oficiales. Sin embargo, uno de los índices que mejor retratan a nuestro sector tecnológico es el de la piratería de software.

Según datos de la BSA, patronal de proveedores de software, referentes al año pasado, el 44% de los programas de ordenador instalados en las empresas de este país es pirata, es decir, es una copia o una descarga ilícita por la que el usuario no pagó ni un euro. Los expertos consultados por PC Actual calculan además que la piratería en los hogares es todavía mayor. Un exdirectivo de Microsoft dice que Office sufre índices de copia del 60 y 70% en España.

«La piratería es superior en los hogares que en las empresas. un exdirectivo de microsoft dice que office sufre índices de copia entre el 60 y 70% en españa»

Estas cifras nos dejan otra vez en evidencia con respecto a Europa. Y es que en la UE la piratería fue 10 puntos inferior. Pero también lo hace con respecto a los países punteros en materia tecnológica y en innovación. Así, en Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Japón o Suecia, el porcentaje de programas ilegales osciló en 2012 entre el 19% y el 26%.

Teo Alcorta, responsable de antipiratería en Microsoft, nos explica además que en los últimos años España es, junto con Grecia, de los pocos países del viejo continente donde el índice de software ilegal sube. «Es una desgracia que un país como este, que no tiene materias primas, no apueste por la innovación. Hay que tener en cuenta que la piratería genera desempleo y más crisis».

Echando la vista más atrás, pirateamos tanto ahora como hace una década. Eso quiere decir que ni en los tiempos de vacas gordas, cuando corría el crédito, cambió la tendencia. En términos económicos, la piratería se come más de 2.200 puestos de trabajo cualificados, 2.000 millones de euros del PIB y otros 375 millones en impuestos.

Reportaje piratería software 1

Escasa apuesta por la innovación

Si uno mira las cifras mundiales de piratería que cada año publica la BSA, encuentra que hay casi siempre una estrecha relación entre el desarrollo económico y el respeto a las leyes de protección intelectual, que son las que sancionan la copia de programas.

En otras palabras, una economía que no apueste por la innovación y que no respete el trabajo de sus ingenieros de software, pagando religiosamente por las licencias, será un país de segunda división a largo plazo. Mientras que en EE UU, Japón, Australia, Noruega o Finlandia los índices de ilegalidad rondan el 20%, en África o América del Sur muchas veces se sitúan en torno al 80%. Los valores en Rusia o China son del 63 y 77%, respectivamente.

Dentro de España, y mirando a lo que pasa en cada comunidad autónoma, es evidente la estrecha relación que existe entre piratería y desarrollo económico. Según datos de BSA de 2009 (último año del que hay estadísticas regionales), hay hasta 30 puntos de diferencia entre las comunidades más piratas y las menos. Grosso modo, en el centro y el norte del país, las regiones más ricas y con menor índice de desempleo, la piratería ronda el 35%. Mientras tanto, en el sur y en Levante, donde el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha dejado un panorama desolador, los índices van del 50 a casi el 60%.

Estadísticas piratería 1

Las razones

Juan Luis Ramos, el portavoz de la BSA en España, tiene claro que la principal razón de que tengamos uno de los índices de piratería más altos de Europa occidental está en que el software «no se valora lo suficiente porque es un bien intangible», que no se puede tocar. Esa percepción hace, además, que los usuarios no consideren tan grave el delito que supone su robo.

«Robamos un software, pero no se nos ocurre entrar en una tienda y llevarnos unos pantalones o un televisor sin pagar», dice Ramos, que recuerda además que una licencia de software da un derecho de uso, pero no la propiedad del programa.

Buscando otros paralelismos, Ramos asegura que piratear un programa es «como enganchar tu luz al cable del vecino». «Como no pesa, no lo valoramos tanto», insiste Teo Alcorta, de Microsoft. Para Miquel Bada, director de marketing de Adobe, una de las firmas más castigadas por la piratería, el problema es fundamentalmente «educativo». Cambiar los hábitos pasa, en su opinión, porque todos seamos conscientes de cuánto cuesta desarrollar un programa y dar un soporte al mismo, y de las ventajas que tiene tenerlo actualizado.

Reportaje piratería software 2

Los beneficios del software legal

  • Contarás con todas las actualizaciones que se desarrollen, de manera que reducirás cualquier tipo de vulnerabilidad del sistema.
  • En el caso de algunos programas, como Windows, acabarás con los cuadros de diálogo que preguntan por la procedencia del programa o con las pantallas en negro.
  • Cumples con la legalidad. Es importante, más aún en las empresas, porque el 75% de las denuncias provienen de empleados insatisfechos o que han sido despedidos.

Los problemas asociados al software pirata

Expones más a tu equipo al ataque de virus. En los sitios de descarga de programas hay mucho malware. Además, estás yendo contra la Ley de Propiedad Intelectual, que contempla penas de hasta tres años de cárcel y casi 300.000 euros en concepto de multa.

Si eres usuario doméstico, es difícil que te echen el guante, pero hay que tener mucho cuidado. Hace poco más de un año un usuario se descargó una licencia ilegal de ContaPlus y la difundió a través de un blog personal. Como resultado, le cayeron dos meses de prisión que no cumplió, pero que fueron la primera línea de su expediente policial.

También debes contar con el descrédito que supone para la empresa para la que trabajas que se sepa que usas software ilegal. Si eres autónomo también te puede afectar a nivel de imagen.

Las tiendas cambian

Para Ramos, además, España tiene el problema añadido de que los que deben dar ejemplo, como los poderes públicos, también piratean en exceso. Además, aquí la cadena de fraude muchas veces no empieza en el usuario, sino en la tienda donde compra. La dispersión de los establecimientos de informática y su pequeño tamaño fomentan la ilegalidad. Según datos de Microsoft, todavía un 20% de los puntos de venta y de las empresas que instalan sus programas trabajan con software ilegal.

En cualquier caso, aunque en España las tiendas han vivido sobre todo de vender máquinas y nunca prestaron atención a los programas que instalaban, ahora, con la crisis y el descenso de ventas de ordenadores, las cosas están cambiando. Su consecuencia es una de las pocas buenas noticias de este reportaje: la piratería en el canal de distribución ha bajado drásticamente en los últimos años.

Concretamente, ha pasado de índices del 45% al 20%. «Un distribuidor de informática que no sea capaz de lograr que un 18% de sus ingresos vengan de la venta de software tiene un problema serio», dice Teo Alcorta. Y es que los programas dan mejor margen comercial e implican que esa tienda va a poder vender luego servicios. La evidencia está a la vista de todos: muchos que no apostaron en su día por el software han desaparecidos.

Reportaje piratería software 3

¿Ha hecho Microsoft la vista gorda con la piratería?

Es difícil decirlo. La sospecha que han tenido siempre muchos usuarios es que el gigante del software ha mirado para otro lado cuando un usuario o una empresa pirateaba Windows u Office, porque adoptar medidas muy estrictas habría frenado la popularización de estos programas. Por supuesto desde Microsoft niegan que hayan actuado con tibieza.

Sin embargo, un exdirectivo reconoce que en los últimos tiempos la firma no ha sido más expeditiva con el pirata de Office, un programa que soporta índices de ilegalidad del 60 y 70%, para no dar opciones a aplicaciones como Google Docs. En el caso de Windows, la compañía intenta desde más de un lustro detectar copias piratas del sistema a través de actualizaciones, que, una vez son efectivas, multiplican las advertencias al usuario e incluso amenazan con dejarle la pantalla en negro si no adquiere la licencia oficial del programa.

Estadísticas piratería 2

Las alternativas

Si uno va a la tienda, una versión completa del nuevo Microsoft Office 2013 le puede salir por casi 300 euros, mientras que la profesional cuesta 540. La última versión de Adobe Photoshop ronda los 1.000 euros, mientras que AutoCAD 2013, el programa más extendido en las ingenierías y en los estudios de arquitectos, empieza desde casi 5.000 euros. Son muchos los usuarios que se quejan de que el software es caro. Sin embargo, desde la industria dicen que hay alternativas para no pagar tanto, y evitar el pirateo a la vez. El freeware es una de ellas.

Y es que cualquier de los programas mencionados tiene hermanos gemelos gratuitos, como OpenOffice o Gimp. Juan Luis Ramos, de BSA, recuerda que también «hay licencias recortadas y está la Nube», que permite acceder a casi cualquier programa desde 50 o 60 euros al mes.

Además, desde la BSA, se anima a las empresas a buscar entre las muchas subvenciones que hay para adquirir software o entre los programas Open Source. Sin embargo, para Miquel Bada, de Adobe, ni el freeware ni la Nube pueden erradicar la piratería. Él vuelve a insistir en que la solución está en la educación, «en la concienciación de los consumidores».

Reportaje piratería software 4

Office, AutoCAD, Photoshop…

Por último, cabe preguntarse cuáles son los programas que más se descargan o copian ilegalmente. Aunque hay cifras globales de piratería, los fabricantes que más padecen esta lacra son, sin embargo, reacios a suministrar este tipo de información. Ramos, de BSA, asegura que son las soluciones de ingeniería, arquitectura y construcción las más castigadas. «Por programas, me atrevería a decir que son Office, AutoCAD, Photoshop, ContaPlus, FacturaPlus y Presto (un software de gestión para el mundo de la construcción) los más pirateados».

Precisamente, un sector como el de la construcción ha sido uno de los más piratas en los últimos años. Este hecho tiene que ver también con que regiones como Andalucía o la Comunidad Valenciana, donde se ha construido tanto, estén también arriba de la lista.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?

Desconectado

Desconectado